La falacia del periodismo independiente

En el genial libro La Chispa de Perón, de Fermín Chávez, se desliza la opinión del General sobre los que se decían “independientes” con una jugosa anécdota. Allí se habla de que Perón en 1967 trataba de hacer un acuerdo con Balbín y las negociaciones se llevaban adelante en Puerta de Hierro. El delegado del líder radical era Facundo Suárez, que le transmitió a Perón la inquietud de Balbín por la opinión de los independientes sobre el acuerdo. A lo que este le explicó: “Pero Facundo, dígale al doctor Balbín que no se preocupe. Esos andan con la escalera al hombro para ver a quien se suben primero”.

Cuando la señal de noticias TN hace un culto sobre el periodismo independiente, la simpleza de Perón para analizar los fenómenos políticos y sociales le da un golpe de nocaut a esa presuntuosa afirmación. Más cuando se tiene en cuenta que esta señal de noticias pertenece al Grupo Clarín, donde permanentemente es avasallada la libertad política de sus periodistas y en donde la censura es moneda corriente.

De esto fui testigo directo en mi breve paso por la redacción del gran diario argentino entre 1999 y 2000 cuando desde el matutino sus periodistas no podían criticar al gobierno de De la Rúa. Cuestión que llegó al pico máximo el día de la renuncia al Ministerio de Economía de José Luis Machinea. En una magistral obra de lo que no debe hacerse en periodismo, en el titular de la tapa se hablaba en potencial de los posibles reemplazantes y minimizaba la noticia que con todas las letras era la más importante: la renuncia del Ministro de Economía, indicada más chica en la volanta. Luego De la Rúa con su desastroso gobierno se encargó de que oportunamente el Grupo le soltara la mano.

Otro ejemplo de que la censura atraviesa la mayoría de los medios, la comprobé en la redacción del diario La Razón, en la época en que uno de los dueños era Juan Alemann. Allí, si se tenía que nombrar a Augusto Pinochet estaba prohibido agregarle la palabra dictador, y menos asesino. Solo se lo podía llamar como ex militar. Cuando el Grupo Clarín compró el vespertino, fundado por los Peralta Ramos, Alemann siguió escribiendo ahí pese a que había sido un notable ex funcionario de la dictadura. Otra perlita más de las complicidades y el doble discurso que reina en los paladines del “periodismo independiente”.

En La Razón trabajaba también Pablo Llonto, que venía de ser otra víctima del “periodismo independiente”: por defender los derechos de sus compañeros de Clarín, cuando era delegado gremial, no se le permitió ingresar a trabajar al diario a partir del año ‘91 y en 1999 fue despedido de la empresa por un fallo de la Corte Suprema menemista.

Los que marcan la agenda

Por eso, da bronca que ninguno de los medios de comunicación actuales salga de la agenda que marcan los grandes grupos, ya sea por derecha o por izquierda. Hasta ahora, ninguno despegó de esa lógica y todos siguen la evolución de las mismas noticias. Con esto se abusa en la sobreinformación y la poca profundización, junto con el ocultamiento de los temas más espinosos o que tocan grandes intereses económicos.

Nunca podemos ver en ninguna portada a cuánto asciende la evasión a través de la timba financiera, que vuelve necesaria una ley que regule esa actividad para que pague sus correspondientes impuestos. O quiénes son los dueños de los grandes pooles de siembra o los dueños de las tierras. O los nombres de los que talan árboles para sembrar soja. O los que evaden impuestos y se llevan la plata al exterior. Eso no es noticia para quienes permanentemente nos inundan con datos irrelevantes de la realidad o quieren que muchas personas vivan vidas ajenas, como si fuera una cuestión nacional que Susana Giménez debe tener o no un nuevo novio.

El desafió pasa por no caer en la trampa de lo que te imponen que es noticia. El sueño de un medio con criterio propio no es imposible. El periodismo no se hace con personas sin ideología, todo lo contrario. Por lo que sería sano que cada uno asuma su identidad política y sea consecuente con eso. Muchos confunden periodismo con una eterna editorial de crítica y antioficialismo, cuando lo que vale es lo que se piensa. No está mal ser oficialista si el gobierno de turno coincide con la ideología de uno, porque si no queda libre el camino para los que son oficialistas por cuestiones de bolsillo.

Cuando cada uno asuma su identidad política sin tapujos y sin ocultamientos se podrá hacer un periodismo mejor, aunque suene a utopía.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Comparamos las cifras de pobreza del 2020 y el 2021 según el INDEC. A partir de ellas, analizamos cuales podrían ser los caminos a seguir.
A cuatro años de la desaparición forzada de Santiago Maldonado seguimos sin saber que le sucedió. Mientras tanto, la causa se encuentra paralizada en la Corte Suprema de Justicia.
Evocamos a la jornada histórica del 17 de octubre en clave jurídica, contemplando lo que posterior a ella será la Constitución del 49 y sus derechos.