La estrategia antichavista de promover la abstención en las elecciones del próximo domingo pierde terreno

Por Miguel Lozano; Prensa Latina.-

La convocatoria a la abstención como forma de política pierde terreno hoy en Venezuela, donde sólo tres organizaciones opositoras persisten en sus intentos de desacreditar por esa vía las elecciones locales del próximo domingo.

Luego de un proceso de debate en sectores opositores sobre la conveniencia de participar en los comicios para concejales y juntas parroquiales, sólo Súmate, Bravo Pueblo y Alianza Popular -de pobre arraigo popular- decidieron optar por la abstención.

El llamado a no asistir a las urnas es considerado un intento de tratar de capitalizar una tendencia a la pobre participación en los comicios locales, ante el previsible triunfo arrasador de los partidarios del Presidente del país, Hugo Chávez.

Sin embargo, partidos tradicionales como Acción Democrática y el demócrata cristiano COPEI, consideraron que sería más dañino ausentarse de la contienda electoral que ser derrotados en combate.

La evaluación está sustentada en el criterio que el próximo domingo se abre un nuevo ciclo electoral, en el que se incluye la elección de los 165 diputados de la Asamblea Nacional en diciembre de este año y las presidenciales de 2006.

En opinión de Julio Borges, dirigente del opositor Primero Justicia, «Estamos conscientes que estamos atravesando nuestro desierto y eso significa poder ir contracorriente, incluso contra mucha gente de la oposición»

Según su criterio «el camino, aunque muy duro, es persistir en que democráticamente podemos organizar una nueva mayoría para derrotar democráticamente a un régimen que no es democrático»

Sin dejar de señalar críticas al Consejo Nacional Electoral, Borges estimó en declaraciones al diario Panorama, del estado Zulia, que «tampoco van a ganar quienes piensan que la cifra de abstención es sinónimo de que la gente está reclamando algo».

El Movimiento V República (MVR), partido insignia del Bloque del Cambio, que apoya a Chávez, considera que esas fuerzas obtendrán el 82 por ciento de los cargos de concejales y juntas parroquiales.

Luis Camargo, del partido Podemos -integrante del Bloque del Cambio- estima que la abstención va a ganar como ocurre en las elecciones municipales a nivel mundial, pero lo importante es cuánto aminorará.

Camargo estima que pueden votar de un 50 a un 60 por ciento de los más de 14 millones de venezolanos con derecho al voto, lo que sería un paso de avance en relación con los comicios locales de 2000, cuando la abstención fue superior al 76 por ciento.

En un intento por enfrentar las pretensiones de descalificar las elecciones, el Gobierno venezolano invitó observadores internacionales y más de 100 de ellos, provenientes de 22 países, comenzaron a llegar al país.

Para muchos observadores el dilema de la abstención constituye en esencia un reconocimiento de los grupos opositores más recalcitrantes de que no pueden derrotar en las urnas el proyecto chavista, de profundo contenido social.

Sin liderazgo, unidad, ni alternativa al Socialismo del siglo XXI que propone Chávez, esos grupos consideraron más redituable políticamente intentar apropiarse de la abstención tradicional, que parte del poco peso dado en el pasado a los gobiernos locales.

Por el contrario Chávez, quien ha reiterado sus llamados a asistir a las urnas el próximo domingo, estima que un factor importante de su proyecto es la valorización del poder popular, en el cual municipios y juntas parroquiales tienen un peso importante.

En total cinco mil 999 cargos serán puestos en juego en los próximos comicios, para los que se presentaron más de 38 mil candidatos.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Exclusivo para Zoom, Jorge Dorio recorre la historia del ámbito salud. Haciendo hincapié en CABA, se pregunta sobre cómo este se vio afectado en la era macrista.
Las políticas encarecedoras y expulsivas en la Ciudad de Buenos Aires lo único que hacen es aumentar. En esta nota analizamos cual es la situación actual de la economía y vivienda de los ciudadanos y el rol que ocupa el Estado en su desempeño.
Gilda se hizo Santa porque así lo quiso el pueblo. A 25 años de su muerte, recorremos su vida y su impacto social, el cual sigue siendo vigente.