Katrina, Rita y el precio del petróleo: cuál será el futuro de la economía mundial tras el paso de los huracanes

Por Causa Popular.- Los huracanes que azotan las costas de los Estados Unidos se han convertido en la principal preocupación de los economistas a nivel mundial. Tanto el Katrina como Rita, pueden convertirse en una página importante en los libros de historia que registren los sucesos que mantienen la atención mundial por estos días. Más allá de los títulos catástrofes de los medios de comunicación, que en muchas ocasiones funcionan como métodos efectivos de control social, pocos son los que afirman que la economía mundial no saldrá ilesa de los fuertes vientos huracanados potenciados por el calentamiento de la tierra. Si la crisis del petróleo de 1973 fue una bisagra en la historia económica mundial, esta catástrofe natural provocada por el hombre, tiene la suficiente fuerza como para volver a disparar los precios de esta tan preciada materia prima dejando al borde de la crisis la economía de todo el planeta.

Al cierre de esta edición de Causa Popular, los mercados energéticos internacionales centraban su atención en la evolución del huracán Rita, a la espera de poder conocer cuanto afectará la oferta de petróleo su paso por el Golfo de México.

Aunque declaraciones de algunos meteorólogos anunciaron una disminución en la velocidad del huracán y una leve modificación de su dirección que afectaría en menor medida las refinerías norteamericanas, al menos 14 plantas de procesamiento -con una capacidad combinada de 3,3 millones de barriles diarios- paralizaron sus operaciones en las localidades de Houston, Port Arthur y Corpus Christi ante la proximidad del meteoro.

A estas se añaden otras cuatro instalaciones cerradas, tras el paso del huracán Katrina, por lo cual en la actualidad está fuera de servicio cerca de 20 por ciento del potencial de refinación con el que cuenta Estados Unidos. En resumen, en el Golfo de México se paralizó el 92 por ciento de la producción de crudo y el 66 por ciento del gas natural, con vistas a reducir las eventuales afectaciones que pudiera producir el paso del huracán Rita.

Mientras tanto el Fondo Monetario Internacional (FMI), El Banco Mundial (BM) y el G7 -los siete países más industrializados del planeta-, no ocultaron su preocupación, y el precio del petróleo tendrá prioridad en las agendas de las reuniones que mantendrán este fin de semana. Para el titular del FMI, Rodrigo Rato, hace unos meses atrás el aumento extraordinario del consumo, en China y Estados Unidos principalmente, había sido la fuerza que disparó la escalada del valor del barril de crudo.

No obstante, el FMI consideraba que ésa era una subida relativamente saludable, porque indicaba una mayor actividad económica. Sin embargo, las alzas de precios por falta de abastecimiento “son más peligrosas, puesto que pueden ocasionar mayores presiones inflacionarias, que a su vez, desemboquen en una subida de las tasas de interés mundiales”.

Claro que como es su costumbre, mientras las crisis ocurran a consecuencia de los problemas producidos en las economías centrales, el optimismo es lo que prima en los análisis del Fondo. Según este organismo, el Katrina y el Rita sólo reducirá en una décima el crecimiento previsto para este año en Estados Unidos.

Además para Rato ese perjuicio inmediato será compensado por el incremento de la inversión pública en la zona, la que elevará la actividad económica. A pesar de los dolores de cabeza causados por el crudo, el director gerente dejó claro que “la economía mundial tiene una base robusta” y que “el sistema financiero mundial es más resistente ahora que hace muchos años”. La experiencia indica que si el fondo lo dice, las razones para preocuparse están más que fundamentadas.

Como era de esperarse, y contradiciendo las previsiones de este organismo, el precio del oro negro siguió aumentando el jueves, cuando Rita era un huracán de máxima categoría y se acercaba a las costas del Golfo de México mientras la población abarrotaba las carreteras interestatales para escapar con sus propios medios.

Por su parte, los países más ricos del mundo, quienes mandan en el directorio del FMI, se reunieron el viernes para intentar encontrar una respuesta al encarecimiento del Petróleo.

Previo a la reunión, analistas internacionales coincidieron en indicar, que el G7, en este contexto, está muy preocupado en encontrar las maneras de enfrentar la duplicación de los precios del Petróleo desde comienzos de 2004, con una producción que, incluso antes del Katrina, el Rita, y la guerra en Irak, ya estaba en el límite y con capacidades de refinación insuficientes.

Extrañamente, el análisis más “crudo” respecto a las consecuencias de la crisis petrolera mundial, provino del Presidente de la Cámara de Exportadores de Argentina (CERA) Enrique Mantilla. Según expreso Mantilla en un comunicado de prensa “la Economía mundial tiene algunos riesgos importantes. Hay problemas en la oferta de Petróleo.

Eventos que signifiquen un faltante temporario en relación a la demanda puede significar que el precio del Petróleo vuele. El Banco Central Europeo (BCE) ya prevé que si siguen así las cosas la demanda de los consumidores y su confianza en la evolución económica caerán”.

Aludiendo a la crisis del petróleo de 1973, Mansilla agregó en el mismo comunicado que “con el alza del precio del Petróleo reaparecen los petrodólares.

Los hechos muestran que hay un deudor-comprador de última instancia que son los Estados Unidos con lo cuál los modelos macroeconómicos con coeficientes invariantes no describen bien lo que está pasando”.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Exclusivo para Zoom, Jorge Dorio recorre la historia del ámbito salud. Haciendo hincapié en CABA, se pregunta sobre cómo este se vio afectado en la era macrista.
Las políticas encarecedoras y expulsivas en la Ciudad de Buenos Aires lo único que hacen es aumentar. En esta nota analizamos cual es la situación actual de la economía y vivienda de los ciudadanos y el rol que ocupa el Estado en su desempeño.
Gilda se hizo Santa porque así lo quiso el pueblo. A 25 años de su muerte, recorremos su vida y su impacto social, el cual sigue siendo vigente.