José Pepe Mujica: «Si Uruguay no logra reaccionar caminamos rumbo a África»

Por Manuel Tejera, Minas

El carismático líder tupamaro bosquejó días pasados en Minas su modelo de crecimiento económico para el país. Para el senador decir que «Uruguay es un país pobre es faltar a la verdad… dos tercios de la población están amontonados a menos de 100 kilómetros de la bahía de Montevideo, lo demás es prácticamente un desierto verde…».

El senador José Mujica estuvo durante toda una jornada en Minas días pasados cumpliendo una nutrida agenda de actividades. El legislador del Movimiento de Participación Popular (MPP) enfatizó que la instancia electoral del próximo 31 de octubre «es histórica por las consecuencias en cualquier sentido que tendrá: el país ha llegado a un momento en que tiene algunos problemas de fondo que van a pautar la vida por varios años». Para Mujica, decir que «Uruguay es un país pobre es faltar a la verdad» y planteó la contradicción que supone que un país de neto perfil agro exportador, hoy posea sus campos despoblados y su población envejecida. «Dos tercios de la población están amontonados a menos de 100 kilómetros de la bahía de Montevideo, lo demás es prácticamente un desierto verde».

Por otro lado, recordó que Uruguay está al límite de su capacidad de endeudamiento y crediticia: el país debe US$ 13.000 millones, que con los intereses sumados alcanzan a los US$ 18.000 millones. «Quiere decir que cada gurí que nace está debiendo US$ 5.000 por abajo de la pata, a los que tendrá que hacer frente en el transcurso de su vida, se dé cuenta o no. Lo más probable es que no…», dijo Mujica.

Como tercer elemento en su análisis introdujo la coyuntura global y consideró que las desigualdades entre países ricos y subdesarrollados son cada vez mayores. «El intercambio futuro dividirá a las naciones en dos categorías: los que venden talento e inteligencia y se quedan con la parte del comercio y del valor, y los que venden materia prima y sudor, que se quedan con la peor parte. Si Uruguay no logra reaccionar caminamos rumbo a África», dijo.

La inversión y la deuda

En este contexto Mujica dio a la prensa local algunas pautas del modelo de crecimiento económico que entiende hay que aplicar en el país.

En primer lugar habló del tema de la inversión, señalado desde los partidos tradicionales -e incluso dentro de la izquierda- como un factor clave a la hora de generar puestos de trabajo. No obstante el representante del MPP apunta a priorizar el crecimiento desde la reactivación de la producción nacional y en consecuencia del mercado interno. «La dificultad más grande
que tiene Uruguay para las inversiones, y no lo dice Pepe Mujica sino un trabajo de técnicos del FMI, es que cuando un país debe por encima de lo que anualmente puede exportar, la deuda pública externa se vuelve contra la inversión directa extranjera. Los analistas exteriores no leen discursos y no les interesan las promesas que puedan hacer Vázquez, Stirling o Pepe Mujica: leen números y esos números aconsejan que esa gente a la larga no puede pagar lo que debe y por más seguridades que se quieran dar, no se va poder cumplir»,
dijo.

Esta situación produce a juicio de Mujica que la inversión que recale en países con este perfil sea netamente especulativa. «Viene a comprar por chirolas lo que vale mucho más en momentos de oportunidad. Este tipo de inversión no significa un aumento del patrimonio productivo, como es el caso de la cerveza», dijo.

Reactivación y mercado interno

El crecimiento económico y su consiguiente repercusión en la creación de puestos de trabajo pasan por la reactivación productiva, en especial de las pequeñas y medianas empresas. «Este es un país de boliches, de talleres con dos o tres tipos trabajando, eso es lo que tenemos que buscar que se desarrolle», sostuvo. En este sentido consideró que hay que revalorizar el rol del mercado interno como generador de trabajo.

«Tenemos que arrancar con lo que tenemos y buscar que lo que existe se pueda desarrollar. Si usted fabrica buzos y yo le traigo buzos de Taiwán usted no se defiende, ahora si no los traigo la cosa va a caminar… Y después tomará dos gurises para producir más buzos, ese es el proceso desde el arranque», dijo Mujica. Enfatizó que hay una cantidad de bienes de consumo final que «no importa que nos cuesten más caro, si nos generan puestos de trabajo. En una sociedad uno paga por una ventanilla o por la otra: un preso cuesta $ 7.000 u $ 8.000 por mes, y lo pagan quienes están trabajando aunque no se den cuenta, un gurí del Iname nos cuesta $ 17.000 por mes…».

«En lugar de pelear por un país que organice ollas populares o merenderos, el país de la lástima, es mucho más digno pelear por una política que genere un país de trabajadores. No vamos a tocar el cielo con la mano, pero creo que la gente tiene que tener la seguridad del trabajo estable», dijo Mujica.

El clientelismo político fue uno de los temas abordados por el senador José Mujica, aludiendo a «un viejo estilo que nos ha jodido bastante: vótame que te doy seis chapas de zinc o te consigo la pensión para tu abuela». En este sentido dijo que tenía que hacer una «pequeña recomendación» a eventuales ciudadanos que pudieran estar en una situación de este tipo. «Al que le ofrezcan tres chapas que le pida seis, y al que le den seis que le pida doce… Después que vote a cualquiera, menos al que le dio las chapas, porque la conciencia pública no debe de subordinarse a las necesidades. Este recurso hay que desterrarlo y la forma es demostrando que no sirve para nada».

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Gilda se hizo Santa porque así lo quiso el pueblo. A 25 años de su muerte, recorremos su vida y su impacto social, el cual sigue siendo vigente.
El intendente de Tapalqué habló con revista Zoom sobre los cambios en el gabinete nacional y provincial. Conversamos sobre la economía y creación de trabajo como ejes de campaña en la llegada de las elecciones generales.
El “Capitán Gandhi” fue el designado por la Revolución Libertadora a la investigación de delitos. Elaboró tramas mediáticas, como lo fue el «asesinato» de Juan Duarte, y numerosas “interrogaciones”, entre ellas la de Fanny Navarro.