Jornadas Regionales de Software Libre

Desde sus inicios en el año 2000, CaFeLUG se ha conformado como un grupo de trabajo pujante en favor de la filosofía del Software Libre, siendo actualmente uno de los grupos de usuarios más numerosos y activos del país. Del 20 al 22 de Agosto próximo, organizan la octava edición de las Jornadas Regionales de Software Libre.

—¿Quiénes participan y con qué objetivo?

—Las Jornadas Regionales de Software Libre son un evento regional, internacional e itinerante donde diferentes actores de la comunidad trabajan para integrar proyectos, lanzar nuevas ideas y superar los límites de los programas que utilizan.

Las jornadas del 2008 serán la octava edición del evento, que ya se ha realizado en Argentina y Uruguay. Para el 2009 está planeado realizarlas en Chile. Durante las jornadas se reunirán programadores, desarrolladores, estrategas, expertos en tecnologías, emprendedores involucrados en Software Libre para intercambiar ideas, compartir técnicas, discutir y explorar tecnologías libres tales como Perl, MySQL, JAVA, PHP, Python, Linux, Apache y muchas otras.

La organización de las jornadas de este año está a cargo nuestro y contamos con el apoyo y participación de organizaciones afines.

Autor

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

“Existe algo bastante intrínseco entre el arte y el dolor, en el uso de la tragedia individual o colectiva para hacerlo algo más que un suceso.” ¿Qué es ser artista? Por Martina Evangelista.
Se cumple un nuevo aniversario de la desaparición del joven policía porteño Arshak Karhanyan. Qué se sabe hasta ahora y cuál es la actualidad de la causa. Por Eduardo Silveyra
“No es sólo una mala idea, sino que además no funciona, ya que hace agua entren o salgan dólares; será posible destruir el modelo industrial que no termina de desarrollarse en la Argentina, pero no habrá nada que lo reemplace. Una columna de Eric Calcagno