Informe: Saín desembarcó en el Gobierno K para controlar la dificultosa seguridad aeroportuaria

Por Causa Popular.- Luego de varías idas y vueltas, el gobierno nacional anunció el 21 de febrero la conformación de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) en reemplazo de la Policía Aeronáutica Nacional (PAN) -creada por Carlos Menem en 1992-, como una fuerza desmilitarizada que actuará bajo la órbita de Ministerio del Interior. La vieja PAN era junto a la Gendarmería dos fuerzas militarizadas muy cuidadas por el menemismo y afines a las directrices estratégicas del Departamento de Estado. Ahora la nueva PSA tendrá al especialista en temas de seguridad Marcelo Saín, como interventor durante 180 días. La flamante estructura de control de las aeroestaciones buscará así que la nueva fuerza actúe de manera coordinada con la Aduana, la AFIP, Migraciones y las restantes fuerzas de seguridad. Quién es el hombre al que el gobierno le pidió que meta “bisturí” en un área espinosa y de sumo interés para los EEUU.

La PAN, tuvo junto a Gendarmería Nacional un trato preferencial por parte del menemismo y esa atención y respaldo coincidían con las intereses del Departamento de Estado norteamericano de que las fuerzas militarizadas cumplan funciones en asuntos de seguridad interior y en la lucha contra el narcotráfico, es decir la violación a la Ley de Seguridad Interior .

El tropezón del gobierno de Kirchner con los rastros del menemismo se supo en octubre del 2003 cuando Horacio Verbitsky publicó en Página 12 que la Gendarmería había acordado “con funcionarios de Estados Unidos y sin conocimiento del gobierno argentino el uso en la OEA de un “Curso sobre Terrorismo” que reiteraba la doctrina de la Seguridad Nacional y que ya generó un conflicto diplomático y otro por discriminación. El Curso de capacitación no presencial por internet ya había motivado protestas de las embajadas del Líbano, la Autoridad Palestina y la Federación de Entidades Arabes Argentinas porque presenta al Islam como una “cultura proclive al terrorismo”. El subsecretario de Estado de Estados Unidos para la lucha contra el terrorismo, Steven Montblatt, quien también es secretario ejecutivo del Comité Interamericano contra el Terrorismo de la OEA, CICTE, había adoptado el Curso de la Gendarmería, sin conocimiento del gobierno argentino, involucrado así en una política contraria a la declarada por sus autoridades.”

Relata Verbitsky que antes de que el manual fuera publicado , “la Junta Interamericana de Defensa difundió su Apreciación Estratégica para el año. Debido a una “aguda crisis económica y de gobernabilidad” en la Argentina había un “grave problema de seguridad pública”, con “violencia urbana y enfrentamientos con las fuerzas del orden”. Ese era uno de los “focos de inestabilidad regional que podrían afectar a los Estados Unidos” a través de “un aumento de la escalada de violencia terrorista”, decía. A esta ofensiva estadounidense se sumaron el ministro de Defensa y el jefe del Ejército de entonces, Horacio Jaunarena y Ricardo Brinzoni, quienes propiciaban la intervención militar en seguridad interior. El senador Eduardo Duhalde, a cargo del Poder Ejecutivo, laudó en favor del antecesor de Beliz, Juan José Alvarez, que se oponía.

El gobierno argentino recién se enteró del curso de Gendarmería cuando el CICTE lo incluyó en su programa de capacitación para este año. El embajador ante la OEA, Rodolfo Gil, solicitó al organismo que no hiciera públicos esos materiales mientras eran revisados por las autoridades nacionales y” expresó la preocupación del gobierno. El curso tenía posiciones opuestas en 180 grados a las que sostiene la Cancillería en materia de derechos humanos y que avanzan sobre situaciones internas de diversos países”.

El traspié que cometió Gendarmería en los contenidos de su formación no ha sido verificado en la PAN, pero varios especialistas han coincidido en apuntar que “la policía aeroportuaria era fuerza de lineamientos ideológicos similiares a los de Gendarmería, es decir, que sus oficiales han recibido en los últimos 10 años contenidos de formación profesional muy cercanos a los dictados de la DEA y el departamento de Estado”.

Con la creación de la nueva PSA y la desmilitarización de su personal al traspasarla a la órbita del Ministerio del Interior, la seguridad aeronáutica deja de estar por fuera de la Ley de Seguridad Interior, pasa a ser una nueva fuerza policial y quizás Saín sea la posibilidad de que no seguir siendo una fuerza de seguridad profesionalizada que recibió durante el menemismo una formación poco democrática o muy cercana a las hipótesis nortemericanas de conflictos regionales, en donde la politización de los grupos terroristas viene de la mano del narcotráfico.

Como mínimo, son contenidos muy poco acordes con la defensa nacional, pero hasta ahora el único narcotráfico verificado ha provenido del seno del aparato de seguridad aeroportuaria y no, como vive machacando Estados Unidos, de “las redes de narcotráfico que alimentan al terrorismo de América Latina”.

El gobernador de Chubut, Mario Mario Das Neves fue consultado por la prensa en su condición de ex titular de la Aduana y ex integrante de la Comisión Bicameral que investigó en su momento la «aduana paralela» que presidió cuando era diputado nacional en la década del 90. Calificó como «importantísima» a la disolución de la PAN que «solo lo pudo hacer un presidente como (Néstor) Kirchner, por que era una organización tenebrosa con un poder otorgado en la década del 90 fundamentalmente por el ex ministro de economía (Domingo Felipe) Cavallo que permitió todo tipo de relajamiento en el control».

«Cavallo le fue quitando funciones a la policía aduanera y permitió el libre movimiento en aeropuertos como Ezeiza donde por ejemplo nunca se pudo saber hasta el día de hoy el listado de las personas que estaban autorizadas a circular con total libertad por áreas clave» explicó. Das Neves aclaró que «muchas de las personas que andaban por Ezeiza con esas tarjetas en la solapa, que nadie sabe quienes son y que se desplazaban sin ninguna restricción, eran justamente dadas por la PAN y no había nadie del ministerio de defensa que le pusiera límites».

La decisión

La medida adoptada por el presidente Néstor Kirchner mediante los Decretos de Necesidad y Urgencia 145 y 147 surgió como respuesta al escándalo desatado tras el secuestro en España de 60 kilogramos de cocaína embarcados en un vuelo de Southern Winds (SW) -de capitales nacionales, pero con un importante subsidio por parte del Estado- y que pasó los controles del Aeropuerto de Ezeiza.

El anuncio de la creación de la PSA estuvo a cargo del jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y el ministro del Interior, Aníbal Fernández, mediante una conferencia de prensa en casa de Gobierno junto al flamante interventor Marcelo Saín. “Se transfirió orgánica y funcionalmente la Policía Aeronáutica Nacional a la órbita de Ministerio del Interior, y con la denominación de Policía de Seguridad Aeroportuaria quedará sometida al sistema de seguridad interior y será la continuidad en términos orgánicos de la PAN”, anunció el jefe de Gabinete.

¿Cambiar algo para no cambiar nada?

La idea del gobierno es la de alcanzar una nueva fuerza “muy profesionalizada” con el traslado del total del universo que compone la PAN al Ministerio del Interior, con lo que el personal afectado pase a ser efectivo de seguridad del mismo rango de la Policía Federal, la Prefectura Naval y la Gendarmería nacional. Aníbal Fernández aclaró que la nueva fuerza “tendrá exactamente las mismas atribuciones que la PAN”. La diferencia es que la PSA “ya no tendrá estado militar sino que será una fuerza de seguridad interior bajo la responsabilidad política del ministerio del interior”.

Sin embargo el mismo Fernández se adelantó a las críticas que pudieran surgir por éste mero cambio de formas y se preocupó por destacar que las medidas no significan apenas un cambio de nombres: “no es un problema semántico, sino de fondo. Hay esquemas específicos de la nueva policía que hay que resolver y redimensionar, hay capacitación que se tiene que dar para optimizar el funcionamiento del aeropuerto y hay que desarrollar políticas sobre estructuras que ya existen”.

Con el correr de los días se pudo comprobar que las valijas con drogas que viajaban “solas” al exterior, era una práctica habitual desde hacía al menos tres años en el aeropuerto argentino de Ezeiza, según reveló uno de los sospechosos por el contrabando de cocaína a España a través de la empresa SW. Walter Beltrame, el principal implicado en el caso, le entregó al juez Carlos Liporace documentos en los que se puede apreciar que el envío de cargamentos de droga a España era habitual, aunque también había viajes a otras latitudes de las denominadas “valijas voladoras”. La firma SW realiza un vuelo semanal que une Córdoba (centro de Argentina) con Tacna, destino que causó al menos extrañeza a los investigadores.

Por el contrabando de 60 kilos de cocaína a España en cuatro valijas que iban sin “pasajero” están detenidas tres personas, pero además desató una crisis en la Fuerza Aérea, que terminó con el descabezamiento de toda su cúpula, el pase a retiro de 14 brigadieres y la intervención de la Policía Aeronáutica Nacional (PAN), que el gobierno de Néstor Kirchner finalmente disolvió.

Quién es el hombre del bisturí

Con la indicación de “meté bisturí”, el presidente Néstor Kirchner designó al especialista en legislación penal Marcelo Saín como jefe del nuevo organismo que se ocupará de la seguridad en los terminales aéreos argentinos. El interventor de la nueva fuerza aseguró el pasado miércoles 23 al asumir el cargo, que en un plazo de 30 días reforzará la seguridad y evaluará tanto al personal como al sistema para evitar nuevos casos de contrabando de drogas. “Vamos a crear un régimen nuevo de seguridad aeroportuaria con la estructuración de una fuerza con todos los parámetros organizativos modernos y con un trabajo a nivel de cooperación internacional”, anticipó el flamante jefe de la nueva PSA.

El designado interventor de la Policía de Seguridad Aeroportuaria Marcelo Saín es un académico experto en seguridad que tendrá en sus manos la reformulación de la disuelta Policía Aeronáutica Nacional. Crítico de las mafias en las policías, Saín fue viceministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires entre julio del 2002 y enero del 2003, cuando el área estaba a cargo de Juan Pablo Cafiero. Desde ese lugar cargó contra la policía bonaerense a la que acusó de “financiarse ilegalmente” aunque destacó que también podían llegar a tener cierta complicidad de intendentes bonaerense y caciques distritales. Saín además es “partidario de la sindicalización policial”, lo que le costó un nuevo encontronazo con intendentes y la corporación policial.

Posteriormente ocupó el cargo de Comisionado de Prevención y Control de Lavado de Dinero de la Secretaría de Lucha contra el Narcotráfico de la Nación. Actualmente era director de la Unidad de Información Financiera (UIF) en representación de la Secretaría de Lucha contra el Narcotráfico de la Nación.

Licenciado en Ciencia Política de la Universidad del Salvador, con una maestría en Ciencias Sociales en la FLACSO, y Doctor en Ciencias Sociales de la UNICAMP brasileña, Saín se desempeñó como docente en materia de seguridad. Es autor de dos libros: “Política, Policía y Delito” y “Seguridad, Democracia y Reforma Policial de la Argentina”, además de tener numerosas publicaciones especializadas y ponencias en eventos nacionales e internacionales sobre seguridad pública y las agencias policiales, cuestiones de la defensa nacional, relaciones civil-militares y seguridad internacional.

En sus primeras declaraciones públicas Marcelo Saín, consideró que poner un civil a frente de esta fuerza “es un hecho histórico” y destacó la “ausencia del Estado” como una de las causas del contrabando de cocaína. El Presidente Néstor Kirchner “creó una fuerza y estableció una conducción civil, y esto es un hecho histórico”, destacó Saín luego de asumir en su cargo.

Saín recalcó “la necesidad de reconstruir el Estado frente a las empresas privadas que prestan algún tipo de servicio en la zona aeroportuaria, y que por ello tienen alguna incidencia en la seguridad
Aeroportuaria”. El flamante interventor aseguró que el contrabando de droga «da cuenta del accionar de bandas de narcotraficantes» lo que demuestra «que ha habido corrupción institucionalizada».

Si bien se prevé que Saín esté al frente de la PSA por 180 días, tal como lo establece el decreto de constitución de la nueva fuerza de control, el ministro del Interior Aníbal Fernández sostuvo que “se tratará de usar menos del 10 por ciento del plazo otorgado” para la intervención ante “la necesidad inmediata de una legislación” destinada al tema de seguridad aeroportuaria.

Según este ministro el flamante funcionario cuenta con el “cien por ciento” de la confianza del gobierno nacional y agregó que “tiene las manos libres para llevar a cabo las reformas que sean necesarias”. Habrá que ver que dicen en el duhaldismo piensan lo mismo que en la Casa Rosada.

************************************************************

Nota relacionada

Por Horacio Verbitsky / Pagina 12 / 26 de Octubre de 2003

GENDARMERIA CONTRA FREUD, COOKE Y EL ISLAM

Los centinelas La Gendarmería acordó con funcionarios de Estados Unidos y sin conocimiento del gobierno argentino el uso en la OEA de un “Curso sobre Terrorismo” que reitera la doctrina de la Seguridad Nacional y que ya generó un conflicto diplomático y otro por discriminación. La Cancillería lo detectó y Beliz ordenó que fuera discontinuado. Por primera vez desde San Martín y O’Higgins, tropas argentinas operaron en Chile, una alianza que se verá mañana en la Conferencia de Seguridad Hemisférica.

El gobierno del presidente George W. Bush intenta imponer a través de subrepticias quintas columnas locales su visión unilateral del mundo que las cancillerías latinoamericanas le niegan. Ese es el origen del “Curso sobre Terrorismo” que el ministro de Seguridad, Gustavo Beliz, ordenó retirar de circulación a la Gendarmería Nacional. El Curso de capacitación no presencial por internet ya había motivado protestas de las embajadas del Líbano, la Autoridad Palestina y la Federación de Entidades Arabes Argentinas porque presenta al Islam como una “cultura proclive al terrorismo”.

El subsecretario de Estado de Estados Unidos para la lucha contra el terrorismo, Steven Montblatt, quien también es secretario ejecutivo del Comité Interamericano contra el Terrorismo de la OEA, CICTE, había adoptado el Curso de la Gendarmería, sin conocimiento del gobierno argentino, involucrado así en una política contraria a la declarada por sus autoridades. Las explicaciones que el jefe de la Gendarmería envió a solicitud de Beliz el viernes, agravan el cuadro. Según el Comandante Eduardo Luis González el Curso fue solicitado a un órgano de la Gendarmería, que es una fuerza de seguridad interior, por el Colegio Interamericano de Defensa, es decir un órgano militar.

Las leyes argentinas separan en forma tajante los dominios de Seguridad Interior y Defensa Nacional, y Estados Unidos intenta indiferenciarlos, de modo que todos intervengan en todo. En la Conferencia sobre Seguridad Hemisférica que sesionará mañana y pasado en México los ministros de Defensa José Pampuro y de Relaciones Exteriores, Rafael Bielsa se opondrán a esos designios de Estados Unidos. Las entidades árabes presentaron una denuncia por discriminación al INADI, que interrumpió las actuaciones cuando la Gendarmería suspendió el Curso.
Cortesía y esteticista

El curso pertenece a una denominada “Subsede Buenos Aires-Gendarmería Nacional” de la Universidad Católica de Salta, que depende del Arzobispo de Salta Mario Antonio Cargnello. La “Subsede”, creada en setiembre de 1989, es controlada por la Gendarmería y se maneja en forma autónoma. Las carreras y cursos que ofrece incluyen abogacía, administración de empresas y de consorcios, informática, comercialización, cortesía verbal, oratoria moderna y esteticista (sic). Las actividades de este curioso organismo se costean con aranceles y con financiamiento provisto por la Fundación Centinela.

El curso sobre terrorismo fue elaborado por el Comandante Mayor Alberto Kobylarz y por dos hombres del Pacto de Olivos en el establishment de inteligencia: el menemista Mario Baizán, quien proclama con orgullo su paso por la SIDE, y el nosiglista César Mario Bartolomé, quien oculta el suyo por la Central Nacional de Inteligencia, CNI, y se presenta como un mero académico. Colaborador de Carlos Corach y asesor de Carlos Menem, Baizán participó en la creación del CICTE, que en vano aspiraba a conducir.

La Gendarmería cerró el acuerdo con el Colegio Interamericano de Defensa en febrero de 2002. En aquel momento, la Junta Interamericana de Defensa difundió su Apreciación Estratégica para el año. Debido a una “aguda crisis económica y de gobernabilidad” en la Argentina había un “grave problema de seguridad pública”, con “violencia urbana y enfrentamientos con las fuerzas del orden”. Ese era uno de los “focos de inestabilidad regional que podrían afectar a los Estados Unidos” a través de “un aumento de la escalada de violencia terrorista”, decía. A esta ofensiva estadounidense se sumaron el ministro de Defensa y el jefe del Ejército de entonces, Horacio Jaunarena y Ricardo Brinzoni, quienes propiciaban la intervención militar en seguridad interior. El senador Eduardo Duhalde, a cargo del Poder Ejecutivo, laudó en favor del antecesor de Beliz, Juan José Alvarez, que se oponía.

El gobierno argentino recién se enteró del curso de Gendarmería cuando el CICTE lo incluyó en su programa de capacitación para este año. El embajador ante la OEA, Rodolfo Gil, solicitó al organismo que no hiciera públicos esos materiales mientras eran revisados por las autoridades nacionales y le expresó a Montblatt la preocupación del gobierno.

Por más que la Gendarmería se haya ocultado detrás de la “Subsede” y de la Fundación, el Curso compromete la responsabilidad del Estado Nacional, con posiciones opuestas en 180 grados a las que sostiene la Cancillería en materia de derechos humanos y que avanzan sobre situaciones internas de diversos países.

Sigmund, John y Yasser

El Curso reproduce la concepción que rigió en la Argentina entre 1976 y 1983, cuando psicólogos y psicoanalistas estuvieron entre las víctimas preferidas de los grupos de tareas de la dictadura. Una foto de Sigmund Freud ilustra el instinto de muerte y “la agresividad humana” en “el fenómeno terrorista”. El capítulo sobre “Terrorismo Latinoamericano” endilga a “un tal John William Cooke, un ex diputado nacional exiliado en La Habana, contactos con los elementos subversivos” (sic). Enumera las principales operaciones del ERP y Montoneros, a los que califica en forma alternativa como “terroristas” o “subversivos”, que desataron “un período de violencia inimaginable” y “provocaron la muerte de miles de personas”.

En cambio, ignora el derrocamiento violento de los gobiernos constitucionales en 1955, 1962 y 1966, el bombardeo a la Plaza de Mayo en 1955, los fusilamientos de 1956, los métodos del terrorismo de Estado dispuestos en 1976, el repudio social que merecieron y la postración en que dejaron a las Fuerzas Armadas. Ilustra ese capítulo una foto de Mario Firmenich y Fernando Vaca Narvaja con el presidente de la Autoridad Palestina Yasser Arafat. El capítulo sobre “El terrorismo moderno” incluye otra del ex presidente egipcio Gamal Nasser. El dedicado a “Terrorismo y cultura” comienza con el subtítulo “El caso del Islam” e incluye un recuadro titulado “La violencia en el Corán”. Le sigue otro extenso capítulo sobre “Terrorismo islámico”. El gobierno libanés sostuvo que ese enfoque “puede incitar al odio y crear resentimientos”.

La Triple Frontera

El Curso dedica diez páginas a la colectividad árabe en la Triple Frontera y sostiene que es lugar de asentamiento “de los miembros de organizaciones terroristas”, entre las que menciona a Hezbollah. La Argentina y Brasil han refutado en forma expresa esa lectura en ocasión de los viajes a la zona del jefe del Comando Sur, general James Hill, y del coordinador del Departamento de Estado para la lucha contra el terrorismo, Cofer Black. Durante sus visitas, ambos aceptaron que no se había detectado actividad terrorista o de células dormidas en la Triple Frontera, pero en contacto con la prensa o el Congreso de su país insistieron en lo contrario.

La suspensión del Curso es una medida necesaria pero insuficiente. No se ve la conveniencia de que Gendarmería conduzca una denominada Universidad y la utilice como agente encubierto de acción política. O, dicho con sus propias palabras, para mantener “una muy intensa relación con el medio empresarial” e “integrar en un ámbito propicio a personal de la fuerza de distintas jerarquías con civiles provenientes de los más diversos sectores sociales”.

Tampoco se justifica el engendro de la Fundación Centinela, concebida como forma de expandir los roles que la lógica democrática impone a organizaciones verticales y con una finalidad específica limitada, que en el caso de la Gendarmería es el cuidado de las fronteras y, en forma más amplia, la seguridad interior. Una fuerza de seguridad interior con política exterior propia constituye una originalidad excesiva aun para un país tan imaginativo y generoso.

Seguro que no

La Declaración sobre Seguridad en las Américas que los estados miembros de la OEA firmarán el martes en México muestra tanto la presión estadounidense para expandir el rol militar a las cuestiones de seguridad como la resistencia de los principales países de la región, que no comparten esa visión unilateral. Esta noche partirán hacia México Pampuro y Bielsa, quienes han coordinado la posición argentina con sus pares de Brasil, México, Venezuela y Chile.

Los ministros argentinos rechazarán la concepción sobre los “estados fallidos” o los “espacios no gobernados”, con las que Estados Unidos intenta allanar la soberanía y autodeterminación de los pueblos, y defenderán el multilateralismo, la democracia y los derechos humanos. Dirán que la fortaleza de las instituciones evita la militarización excesiva e inadecuada de cualquier conflicto. También aducirán que cada Estado enfrenta diferentes riesgos para su seguridad, por lo cual rechazarán cualquier intento de uniformidad. El empleo de todos los recursos estatales para enfrentar “nuevas amenazas, preocupaciones y desafíos”, legales, diplomáticos, militares o de inteligencia, “no implica que esos medios deban estar bajo la órbita militar”.

La posición de máxima de Estados Unidos está contenida en los documentos preparatorios de la Junta Interamericana de Defensa, presidida en Washington por el general norteamericano Carl H. Freeman, veterano de Vietnam, que confunden Defensa y Seguridad. Al referirse a las “Nuevas Amenazas” describen el terrorismo con excepcional amplitud. Sus motivaciones irían desde el “fundamentalismo religioso” hasta los “reclamos de determinados grupos sociales que buscan la renovación de los gobiernos e inclusive el cambio de sistema”. Luego enumeran las armas nucleares y de destrucción masiva, las drogas ilícitas, la degradación del medio ambiente, la corrupción, el HIV/Sida, la denominada “Violencia Ciudadana” que, junto con la criminalidad, “amenazan el orden público, social y político” y el crimen organizado internacional. También mencionan como fuente de conflictos la brecha tecnológica entre las naciones, las crisis económicas, y ¡la “Expansión de la Jurisdicción Universal”! La justicia por los crímenes del pasado es la única materia en la que los uniformados se manifestaron adversos a la globalización.

Otros problemas mencionados fueron el aumento de la pobreza extrema, el creciente nacionalismo indígena y el desempleo. Frente a este cuadro, la JID recreó la vetusta Doctrina de la Seguridad Nacional, para la que todo constituye un desafío a la seguridad y no se prevé otra respuesta que la militar: el monitoreo constante por las Fuerzas Armadas de los “factores condicionantes” y la interoperatividad entre las Fuerzas Armadas y las de Seguridad, es decir aquello que las leyes argentinas sancionadas después de la dictadura militar con toda razón prohibieron. Ese es el contexto en el cual la Gendarmería Argentina presentó al CICTE su Curso sobre Terrorismo.

Coca y petróleo

La JID vaticinó que el conflicto colombiano podría “extenderse a los países vecinos”. Mencionó con inquietud la alta votación en favor del representante de los campesinos cocaleros bolivianos Evo Morales, cuyas demandas “son inadmisibles para el gobierno, comprometido en la erradicación de los cultivos de hojas de coca ilegales”.

Venezuela mereció pocas pero muy significativas líneas, como “uno de los más importantes proveedores de petróleo de los Estados Unidos”. Las groseras referencias a cuestiones internas de esos países desaparecieron en los borradores que mañana comenzarán a discutir los cancilleres y ministros de Defensa en México, debido a la coordinación entre la Argentina y Chile, a los que se sumaron luego Brasil, Paraguay, Perú, Venezuela y por último México. Estados Unidos, Canadá, Colombia y Ecuador reclamaban la militarización de la seguridad.

El texto hace hincapié en las medidas de fomento de la confianza y seguridad entre los estados y los pactos subregionales, y destaca el “orden jurídico sustentado en las Cartas de las Naciones Unidas y la OEA”. El miércoles 23 y jueves 24 esas medidas se corporizaron sobre el territorio: por primera vez desde las campañas de San Martín y O’Higgins, 400 soldados argentinos operaron del otro lado de la Cordillera, junto a sus pares chilenos, en un simulacro de evacuación de la ciudad de Temuco.

Ante una ficticia erupción del volcán Osorno, helicópteros, camiones, jeeps y gomones evacuaron a 200 personas y las llevaron del Lago Tromen al Lago Argentino, donde fueron atendidas por un Hospital de Campaña Móvil. El episodio histórico hubiera sido perfecto si además la burocracia argentina hubiera hecho las cosas de modo que la solicitud de autorización al Congreso llegara antes del comienzo del ejercicio para el cual, sin duda, no hubiera habido reparo alguno.

Al discurso estadounidense de las nuevas amenazas, Brasil y la Argentina respondieron añadiendo al borrador las “preocupaciones y otros desafíos” que han determinado que “la seguridad tenga un carácter multidimensional”. En el lenguaje críptico de la diplomacia, las “preocupaciones” se refieren a los apetecidos “espacios vacíos”, como la Amazonía y la Patagonia, y “los desafíos” a la necesidad de ocuparlos con poblaciones y actividad económica que impliquen una verdadera presencia soberana.

Entre los “valores compartidos” el borrador menciona el desarrollo integral y la justicia social, la democracia, los derechos humanos y el respeto a la soberanía nacional. La Argentina consiguió que se incluyera la “decisión de colaborar, a solicitud del Estado que lo requiera, en la búsqueda de soluciones urgentes a las crisis financieras que afecten la estabilidad política, económica o social de un Estado Miembro”, que será apoyado en sus negociaciones con “los organismos financieros internacionales”.

Uno de los párrafos fundamentales reconoce que “cada Estado tiene el derecho soberano de identificar sus propias prioridades nacionales de seguridad y definir las estrategias, planes y acciones para hacer frente a las amenazas a su seguridad, conforme a su ordenamiento legal, y con el pleno respeto del derecho internacional y las normas y principios de la Carta de la OEA y la Carta de la ONU”. En consecuencia “es libre para determinar sus propios instrumentos” ya sean fuerzas armadas o de seguridad pública. Esto fue aceptado a regañadientes por Estados Unidos.

Con la JID o sin la JID

Por insistencia de Chile y la Argentina el borrador incluyó “la necesidad de aclarar la relación jurídica e institucional” de la JID con la OEA. El acuerdo entre ambos países y Brasil consiste reducir a la JID al asesoramiento de “carácter técnico-militar que en ningún caso podrá tener naturaleza operativa”, con “supervisión civil” y “conformación democrática de sus autoridades”. Dependerá políticamente de la OEA, no se ocupará de temas de seguridad interior,por lo cualnopodrá incluir representantes de las fuerzas de seguridad, como la Gendarmería. En cambio habrá civiles, ya que los delegados militares de cada país dependerán de los respectivos embajadores ante la OEA y se cortará el cordón umbilical con el Comando Sur y el Colegio Interamericano de Defensa. La Argentina pretende que el marco interamericano refleje el esquema institucional propio de un estado de derecho, sobre la base de la conducción civil de los sistemas de defensa y seguridad. También se opondrá a que la JID asuma un rol político o institucional, como el que se desprende de los documentos citados de 2002.

Respecto del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), se oponmdrá a que se utilice para combatir las “nuevas amenazas”, para lo cual ya hay órganos específicos de la OEA, como el CICTE o el CICAD. Con Estados Unidos y Canadá se alinearon en la posición contraria Colombia, Ecuador, Bolivia y los países de Centroamérica y el Caribe que sólo tienen guardias nacionales. Estados Unidos aceptó el borrador pero es posible que durante la Conferencia insista en su posición inicial, que el canciller Colin Luther Powell, su adjunto Roger Noriega y el nuevo embajador Lino Gutiérrez defendieron ante las autoridades argentinas. En ese caso los países del Mercosur, más Chile, Perú, Venezuela y México, anunciarían su retiro de la JID.
Doble filo

Uno de los puntos que mejor suenan del borrador y que fue defendido por Chile, afirma que “el fundamento y razón de ser de la seguridad es la protección de la persona humana”, lo que incluye derechos humanos, desarrollo económico, inclusión social, educación, lucha contra la pobreza, la enfermedad y el hambre.

Su doble filo es que puede ser invocado para alguna “intervención humanitaria” forzosa. Fastidiado por la cancelación de la orden de compra de 20 aviones Tucano por Colombia, que en cambio comprará máquinas estadounidenses, Brasil fue categórico en este punto: “El concepto de seguridad no puede ampliarse tanto como para permitir la injerencia internacional sin consentimiento ni requerimiento del país afectado”. Además, según el borrador, al terrorismo debe combatírselo “con el pleno respeto al estado de derecho y al Derecho Internacional”.

En la misma dirección apuntan el compromiso para “fortalecer el sistema multilateral basado en la Carta de la ONU, en la Carta de la OEA y en el derecho internacional” y la “reafirmación del papel del Consejo de Seguridad de la ONU como el órgano con la responsabilidad primordial de mantener la paz y la seguridad internacionales”. Cualquier parecido con la posición de Alemania, Francia y Rusia en la crisis de Irak no es casual.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

El 8 de septiembre se concretó el «Dialogo de alto nivel sobre acción climática en las Américas». El mismo dejó algunos interrogantes para discernir.
A poco de la próxima Cumbre de la CELAC, avanza la propuesta para relevar la OEA en su rol regional y asumir una perspectiva en clave soberana.
Gustavo Castro realiza un análisis de los resultados de las PASO 2021 en la Provincia de Santa Fe. A partir de estos, nos plantea cual es la estrategia a seguir de cara a las elecciones generales.