Informe: Las nuevas guerras privadas

Por Causa Popular.- Los mercenarios en las guerras siempre existieron. Desde la antigüedad hasta la actualidad, en todos los ejércitos del mundo existieron y existirán mercenarios. Fueron popularizados en el film “Los perros de la guerra”, titulo acorde con la crudeza y tenacidad que representaban estos soldados que “defendían” la democracia en un país africano. Obviamente, la democracia se defendía por dinero. En la actualidad también el vil metal tiene que ver en esta guerra, a la que podemos llamar guerra sucia. Pero antes de entrar en tema, ¿por qué no definir a qué tipo de soldado se denomina “mercenario”?

En la antigüedad los mercenarios fueron utilizados por los romanos en el último Imperio. Los romanos aprovecharon como mercenarios a los bárbaros que pedían la protección del Imperio, actividad que les permitía vivir dentro de sus fronteras incorporándose a las legiones romanas.

Con el tiempo esta particular forma de reclutar hombres para los ejércitos se siguió utilizando.
Un mercenario es: “un hombre capacitado para la guerra que no pertenece a ninguno de los dos grupos enfrentados en el campo de batalla. Es decir, un extranjero que por dinero va a luchar para uno u otro bando, sin tener ningún interés nacional en esta lucha y que solamente está motivado por el salario y la forma rápida de ganar dinero y volver a su lugar de origen o incorporase en otro frente de guerra que exista en ese momento en el mundo.

La Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó el 4 de diciembre de 1989 la «Convención Internacional contra el reclutamiento, la utilización, la financiación y el entrenamiento de mercenarios» que establece en su artículo 1°:

– «1º) se entenderá por «mercenario» toda persona: Que haya sido especialmente reclutada, localmente o en el extranjero, para combatir en un conflicto armado; Que tome parte en las hostilidades animada esencialmente por el deseo de obtener un proyecto personal y a la que se haga efectivamente la promesa, por una Parte en conflicto o en nombre de ella, de una retribución material considerablemente superior a la prometida a abonada a los combatientes de grado y funciones similares en las fuerzas armadas de esa Parte; Que no sea nacional de una Parte en conflicto ni residente en un territorio controlado por una Parte en conflicto;

– ”2º) Se entenderá también por ‘mercenario’ toda persona en cualquier otra situación:
Que haya sido especialmente reclutada, localmente o en el extranjero, para participar en un acto concertado de violencia con el propósito de: Derrocar a un gobierno o socavar de alguna manera el orden constitucional de un Estado; Socavar la integridad territorial de un Estado; Que tome parte en ese acto animada esencialmente por el deseo de obtener un provecho personal significativo y la incite a ello la promesa o el pago de una retribución material; Que no sea nacional o residente del Estado contra el que se perpetre ese acto; Que no haya sido enviada por un Estado en misión oficial; Que no sea miembro de las fuerzas armadas del Estado en cuyo territorio se perpetre el acto».

– El Artículo 5º de dicha convención que establece:

– “1. Los Estados Partes no reclutarán, utilizarán, financiarán ni entrenarán mercenarios y prohibirán ese tipo de actividades de conformidad con disposiciones de la presente Convención.

– ”2. Los Estados Partes no reclutarán, utilizarán, financiarán ni entrenarán mercenarios con el objeto de oponerse al legítimo ejercicio del derecho inalienable de los pueblos a la libre determinación reconocido por el derecho internacional y tomarán, de conformidad en el derecho internacional, las medidas apropiadas para prevenir el reclutamiento, la utilización, la financiación o el entrenamiento de mercenarios para tal objeto.

– ”3.- Los Estados Partes establecerán penas adecuadas para los delitos previstos en la presente Convención en las que se tenga en cuenta su carácter grave”

Para entender por qué la Tercera Guerra del Golfo o Guerra de Irak, es “un nuevo concepto de la Guerra Moderna” hay que tener en cuenta tres cuestiones.

En primer lugar, se lleva a cabo en el corazón del mundo petrolero.

En segundo lugar, los países involucrados integran la Coalición encabezada y dirigida por los EE.UU. e Inglaterra.

En tercer lugar, las guerras o conflictos regionales se han extendido a Afganistán, Indonesia, Congo, Ruanda, Colombia, etc.
En estos momentos la mayoría de los mercenarios desplegados en Irak provienen de América Latina. Existen centros de reclutamiento y entrenamiento en Perú, Honduras y Chile.

Es condición fundamental haber pertenecido a las fuerzas armadas y de seguridad de sus países. Los mercenarios de Irak en la actualidad son soldados súper especializados de orígenes diversos: sudafricanos, libaneses, bosnios, franceses, indios, colombianos, chilenos, irlandeses, ingleses, australianos y norteamericanos.

En el ejército de EE.UU., hay cincuenta soldados regulares por cada mercenario.
En Irak actúan actualmente treinta y cinco empresas privadas que le sacan las papas del fuego al desbordado ejército norteamericano. Las bajas de los perros de la guerra no cuentan para el Pentágono.

Es muy común encontrar en Internet empresas que ofrecen servicios para trabajar en Irak.
En uno de ellos, el CEO Jeffrey Shippy, dice que sus hombres, dueños de una experiencia que sólo puede ofrecer la intensidad del conflicto colombiano, están dispuestos a cumplir misiones de seguridad en Irak por salarios mensuales de entre 2.500 y 5.000 dólares.

Los estadounidenses cobran 10.000 dólares.
“Nosotros protegemos el personal de una multinacional encargada de la reconstrucción del aparato administrativo iraquí. Nos definen como BG/CP (bodyguard/close protection).

El sueldo es de 6.000 dólares por mes. Actualmente estamos negociando contratos más importantes (escolta de hombres políticos o dirigentes de empresas estadounidenses). En ese caso, el sueldo es superior, de 8.000 a 9.000 dólares mensuales. El servicio prestado exige mucha discreción, es decir, el revólver o la ametralladora no tienen que estar a la vista». …” .

Algunas de las más importantes empresas de mercenarios son:
DynCorp. Fundada en 1964, cuenta hoy con 23.000 empleados en varios lugares del mundo. Es una de las 30 CPM (Corporaciones Privadas Militares) que se encuentran muy comprometidas en Colombia en cuestiones de narcotráfico y consumo de droga.

Blackwater: holding integrado por Blackwater Training Center, Blackwater Target Systems, Blackwater Security Consulting, Blackwater Canine (adiestramiento y servicio policial de perros) y Blackwater Air (AWS).

KRB: (Kellog Brown & Root), filial de Halliburton Corporation, de la que el actual vicepresidente de EEUU Dick Cheney fue directivo entre 1995 y 1999.

Algunas otras compañías que se dedica a la privatización de la guerra son:
Vinnell Corp, Custer Battle, Armor Group, Kroll Security International, Global Risk Strategies, Meteoric Tactical Solutions, Trig Guard Force o Blackwater Security Consulting Company, etc.

En el libro “La Privatización de las Guerras” de Darío Azzellini y Boris Kanzleiter, se lee:

“…Después de que en diciembre del 2004 el contingente de EEUU aumentó a 150.000 soldados, las tropas de las compañías militares privadas (CMP) representan el segundo ejército más grande en Irak. Según informaciones de la CMP Custer Bateles, hay más de 30.000 iraquíes y ‘varios miles de otros’ al servicio de las CMPs. El número de extranjeros trabajando para CMPs según diferentes fuentes se estima entre 6.000 y 20.000. Ya durante la invasión en marzo del 2003 muchos de los sistemas de armamento altamente desarrollados de los buques de guerra en el Golfo fueron manejados por especialistas de cuatro CMPs diferentes, así como también los sistemas de armas de vehículos aéreos no tripulados Predator, Global Hawks y los aviones de bombardeo B-2 Stealth. En Irak, empleados de CMPs hacen patrullaje, cuidan edificios, infraestructura, y prestan guardaespaldas para representantes iraquíes y de los Estados Unidos.

Hasta el personal en las cárceles militares en Irak pertenece a empresas privadas de seguridad. De esta forma, empleados de las empresas CACI y Titan estuvieron implicados en los casos de tortura en la cárcel de Abu Ghraib. Las empresas privadas en Irak se apoyan en los servicios que ofrecen las CMP. …”

Lo peligroso de estas estructuras de los CMP es que escapan a toda jurisprudencia, no están cubiertos por la convención de Ginebra, no son combatientes y ni tampoco no lo son; todos ellos por una razón u otra van armados, pero no son reconocidos por ninguna estructura militar reconocida en el mundo.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Exclusivo para Zoom, Jorge Dorio recorre la historia del ámbito salud. Haciendo hincapié en CABA, se pregunta sobre cómo este se vio afectado en la era macrista.
Las políticas encarecedoras y expulsivas en la Ciudad de Buenos Aires lo único que hacen es aumentar. En esta nota analizamos cual es la situación actual de la economía y vivienda de los ciudadanos y el rol que ocupa el Estado en su desempeño.
Gilda se hizo Santa porque así lo quiso el pueblo. A 25 años de su muerte, recorremos su vida y su impacto social, el cual sigue siendo vigente.