Informe. La fractura que Washington esperaba: Evo y Chávez vs Lula y Kirchner. ¿Mito o realidad?

Por Causa Popular.- Antes de partir hacia Puerto Iguazú para reunirse con sus pares de Brasil y Argentina, el presidente de Venezuela Hugo Chávez viajó imprevistamente a Bolivia para de delinear con su colega Evo Morales la estrategia que implementarían en el conclave. Con esta visita Chávez dejó más que claro cual es el papel que está decidido a jugar en la región, y el lugar que le otorga a Bolivia en su proyección. Sólo transcurrieron 3 meses desde que asumió Evo, pero la última visita de Chávez fue la séptima desde entonces. Caracas tiene pensado invertir en diversos proyectos en el Altiplano en el marco de una asociación entre las dos petroleras estatales. Brasil, atento a lo movimientos del gobierno boliviano, acusa a Chávez de estar detrás de la nacionalización, y la cancillería venezolana le responde con un comunicado. Antes de lo pensado, a las diferencias entre Argentina y Uruguay que resquebrajan al Mercosur y le permiten meter la cola al imperio, se suman roces entre aliados fundamentales para el futuro de la pregonada Patria Grande Bolivariana.

La próxima semana, los gobiernos de Bolivia y Venezuela estrecharán vínculos en el terreno energético. Según confirmó el ministro boliviano de Hidrocarburos Andrés Soliz Rada, el mandatario venezolano, Hugo Chávez, rubricará con su par boliviano Evo Morales distintos proyectos energéticos que van a asociar a Petróleos de Venezuela (PDVSA) con Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB). Rada, informó además que los convenios se subscribirán en un lugar paradigmático: la zona productora de coca del Chapare, en la región de Cochabamba.

El ministro de Hidrocarburos aclaró que los términos contractuales convenidos con Venezuela, tienen como objetivo potenciar la empresa boliviana luego de años de vaciamiento.

El contrato que firmarán ambos estados prevé que en varias de las iniciativas conjuntas, la participación de YPFB será del 90%, mientras que PDVSA sólo se quedará con el 10% restante.

El anunció se convierte en la confirmación de una profunda alianza entre ambos países, que acentúa la preferencia del gobierno del MAS por alinearse con el eje Caracas – La Habana. Luego de la firma del TCP y de su ingreso al ALBA, los acuerdos energéticos, que incluyen la invitación formal a que Bolivia sea parte de la construcción faraónica del Gasoducto del Sur, representan un paso trascendente en ese sentido.

En tanto, el ministro boliviano rechazó que Caracas actúe como un “pulpo o vampiro” para ganar dinero en Bolivia, y sostuvo que si esa fuese la intención venezolana, bastaría con que cambie el destino de las exportaciones de gas de Argentina y Brasil a Estados Unidos. “La intencionalidad (de Venezuela) es lograr una alternativa a la presencia dominante de EEUU a través de los Tratados de Libre Comercio (TLC)”, dijo Soliz.

Entre los proyectos se destaca la instalación de una planta para la extracción de líquidos al gas natural que se exporta a Brasil, en la localidad de Río Grande, en Santa Cruz (Oriente boliviano). Los líquidos resultantes van a usarse para producir gas licuado de petróleo, el que se utiliza en las garrafas. También se levantaría una planta para producir plásticos en Villamontes, en Tarija, y Venezuela va a donar asfalto por valor de dos millones de dólares para construir una ruta en el Chapare.

Los acuerdos entre ambas empresas estatales incluyen la exploración de los hidrocarburos en Bolivia, pero además Caracas va a otorgar a La Paz un crédito de ocho millones de dólares para potenciar una compañía de refinado y almacenaje de hidrocarburos ya existente.

Chávez y Morales firmaran además, convenios para que 200 ingenieros bolivianos sean capacitados en Venezuela. Y se van a inaugurar estaciones de servicio que van a llevar el logotipo “Petroandina”, de la futura sociedad entre PDVSA y YPFB. Por último, se informó que Venezuela va a exportarle a Bolivia 200 mil barriles de gasoil para cubrir el déficit del combustible en las zonas productoras del oriente del país.

Cancillería venezolana responde por acusaciones de ingerencia en Bolivia

Antes de las declaraciones de Evo Morales en Viena -ver aparte-, la cancilleria venezolana emitió un comunicado en el que se mostró sorprendida por las declaraciones de Marco Aurelio García, asesor de la Presidencia de Brasil, y del Ministro de Relaciones Exteriores de Brasil Celso Amorin, ante el Parlamento de ese país, en relación al apoyo que le habría otorgado Venezuela a la nacionalización de los hidrocarburos en Bolivia, que afecta intereses de capitales brasileños.

“Es mundialmente conocida la realización de un Referéndum consultivo realizado en Bolivia en torno a la nacionalización de sus recursos naturales,” dijo la cancillería venezolana en un comunicado.

Según informaron algunos medios de comunicación, Amorim dijo que el Presidente Lula expresó de “manera inequívoca su incomodidad con algunas interferencias” de Chávez y que Lula le comunicó su malestar al Presidente de Venezuela Hugo Chávez durante la pasada reunión que sostuvieron junto a los presidentes Morales y Néstor Kirchner en Puerto Iguazú, Argentina.

Según Amorim, Lula dijo a Chávez que la presencia de técnicos de PDVSA en Bolivia “podría ser un estímulo para algún tipo de actitudes lo cual ponía en duda el proyecto mayor (el Gasoducto del Sur) y la propia integración sudamericana”.

“Censurar la presencia de funcionarios de PDVSA que se encuentran en Bolivia, a solicitud de sus legítimas autoridades, para brindar asistencia técnica en aquellos aspectos que han considerado necesarios, sería tan absurdo como condenar la presencia de funcionarios de PETROBRAS,” dijo la cancillería venezolana.

En tanto el vicepresidente de Bolivia, Alvaro García Linera, tildó de “rumores infundados” las versiones sobre una eventual asesoría del gobierno del mandatario de Venezuela, Hugo Chávez, al proceso de nacionalización que emprendió el país andino. “Esos son simplemente rumores infundados que tienen que ver más con una actitud políticamente calumniosa, no tienen nada que ver con la realidad”, declaró García Linera, quien quedó a cargo del Poder Ejecutivo durante la gira del presidente Evo Morales por Europa.

Interrogado sobre la eventual injerencia de Chávez en la decisión tomada por el presidente boliviano, García Linera aseguró que fue “ninguna”. “La decisión de nacionalizar las reservas de gas y petróleo es un programa del gobierno boliviano que surgió de una gran movilización, el año 2003, bajo la consigna nacionalizar sin expropiar”, señaló el vicepresidente en declaraciones que difundió el pasado jueves la agencia estatal de informaciones ABI.

Para el influyente funcionario, no hay nada de raro en la presencia de técnicos venezolanos en Bolivia. “Puede haber franceses, noruegos, argentinos o brasileños”, dijo, al tiempo de precisar que la “propuesta de nacionalizar tiene más de ocho meses”.

Declaraciones van y declaraciones vienen, la agenda bilateral se recaliente semana tras semana y nadie puede asegurar que la situación no empeore. Nadie puede negar que Evo no tiene mucho tiempo para evitar que la crisis permanente de su país se lo lleve puesto y con él, quede enterrada para siempre la última oportunidad de ese 80 por ciento de la población boliviana que vive bajo la línea de pobreza.

Brasil con un presidente que va contando los días que le faltan para volver a las urnas, parece un país diferente luego de estos años de gobierno petista. Como todas las crisis, esta tiene final abierto, pero Washington observa silente el deterioro de las relaciones del Cono Sur. Parece que no hay donde equivocarse (a pesar de Petrobrás): Evo necesita tiempo y eso es mucho más que la paciencia que le dedica Brasilia.

– Reproducimos el comunicado completo de la cancillería venezolana

MINISTERIO DE RELACIONES EXTERIORES

DECLARACIÓN DE PRENSA

Con mucha sorpresa hemos conocido las declaraciones atribuidas por los Medios de Comunicación a Marco Aurelio García, Asesor de la Presidencia de Brasil. Igualmente por los comentarios del Ministro de Relaciones Exteriores de ese hermano país ante su Parlamento. Mayor sorpresa aún por la naturaleza de las mismas. El más somero análisis nos conduce a elementales conclusiones:

– 1. Afirmar que la decisión soberana dictada por Presidente Evo Morales de nacionalizar los recursos de hidrocarburos bolivianos obedeció a la influencia del Presidente Hugo Chávez, puede atribuirse a cualquier otra causa, menos a la de desconocimiento por nuestros apreciados amigos brasileños. Es mundialmente conocida la realización de un Referéndum consultivo realizado en Bolivia en torno a la nacionalización de sus recursos naturales. Son igualmente conocidos los compromisos asumidos por el entonces candidato Evo Morales durante la reciente campaña electoral a la Presidencia de nuestra hermana República. De manera que es un irrespeto repetir las provocaciones que la prensa reaccionaria ha venido vertiendo sobre el Presidente de Bolivia, presentándolo como una suerte de hombre sin personalidad, ni criterio propio, precisamente por ejecutar un mandato de su pueblo y un compromiso de honor asumido en su campaña por la Presidencia. Como el Presidente Luiz Inacio Lula Da Silva lo ha destacado, el triunfo de Evo Morales es un acto de reivindicación histórica de los millones de indios del continente, ignorados, humillados y despreciados por las elites gobernantes. Compartimos este criterio con nuestro querido amigo Presidente Lula.

– 2. Censurar la presencia de funcionarios de PDVSA que se encuentran en Bolivia, a solicitud de sus legítimas autoridades, para brindar asistencia técnica en aquellos aspectos que han considerado necesarios, sería tan absurdo como condenar la presencia de funcionarios de PETROBRAS. Tal como se expresa en la Declaración de Puerto Iguazú, los Presidentes de Brasil, Argentina y Venezuela “… se pusieron de acuerdo en fomentar inversiones conjuntas a fin de favorecer el desarrollo integral de Bolivia ”, conclusión ésta que expresa el estado de ánimo y la voluntad de los tres países de contribuir con un país hermano que atraviesa dificultades bien conocidas por todos. Es ese elevado propósito, y ninguno otro, el que explica la presencia de los funcionarios de PDVSA en Bolivia. Allí continuarán, junto a otros que se ocupan de brindar apoyo solidario en aspectos tan sensibles como la salud y la educación, en tanto que lo deseen el pueblo y el Estado bolivianos.

– 3. El gobierno y el pueblo venezolanos han saludado siempre la nobleza y el espíritu fraternal que ha acompañado, como ocurrió en la reunión de Puerto Iguazú, la conducta y las expresiones del Presidente Luiz Inacio Lula Da Silva. Cualquier asunto sobre el cual hubiese existido alguna duda o inquietud, quedaron despejados en la reunión Presidencial del 4 de los corrientes. Pero, además, no es cierto que hubiese algún reclamo por nuestra presencia en Bolivia, pese a que se hayan planteado informaciones evidentemente falsas en torno al rol de PDVSA.

– 4. No abrigamos ninguna duda de que ese espíritu se mantendrá para continuar fortaleciendo el proceso de integración de nuestros países y, particularmente, de nuestros pueblos pese a las presiones y provocaciones de la derecha, por muy poderosa que ella sea. Ceder ante ella ha sido siempre una desgracia para los pueblos, como lo demuestran innumerables hechos de nuestra historia.

Finalmente, nuestro gobierno manifiesta su firme voluntad de continuar estrechando la relación con los hermanos brasileños y con su máximo líder, en el esfuerzo común por incrementar los beneficios que obtienen nuestros pueblos de esa relación. MERCOSUR resulta así, un instrumento importantísimo que ya demostró capacidad para enfrentar la presión y el chantaje.

Venezuela no condiciona a priori su presencia allí. Expresará, sí, sus convicciones sobre lo que considera el mejor camino a seguir. Por esta misma razón, Venezuela ratifica su firme voluntad de continuar en el esfuerzo común y fraternal por avanzar en un proceso integrador sustentado en la cooperación, la solidaridad, la complementación económica y el respeto a la soberanía, de cara a nuestros pueblos y a sus más sentidos reclamos.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

En esta nota descomponemos los resultados de las elecciones del domingo pasado. Pensamos en los debates internos de las diferentes coaliciones y las estrategias que deberán ser llevadas a cabo.
A 66 años de la autodenominada Revolución Libertadora, leemos nuestro presente y encontramos sombras de la misma, la cual amenaza el futuro y la existencia de la sociedad argentina.
El 8 de septiembre se concretó el «Dialogo de alto nivel sobre acción climática en las Américas». El mismo dejó algunos interrogantes para discernir.