Informe especial: Un Municipio bajo la sombra de la dictadura

Juan de Jesús y Guillermo Magadán poseen no sólo la particularidad de haber sido los únicos dos políticos que llegaron a ocupar la jefatura de Estado en La Costa en estos 24 años de democracia, sino porque los une un pasado bastante funesto. El primero, actual intendente, fue uno de los máximos responsables de la cartera de la Salud comunal durante el gobierno de facto y el segundo es hijo de Arturo Magadán, uno de los intendentes durante el autodenominado Proceso de Reorganización Nacional. Directamente uno, e indirectamente, el otro, forman parte de la historia más negra del llamado, por aquellos tiempos dictatoriales, Municipio Urbano de la Costa, tras una orden emitida por el gobierno militar bonaerense que decidió su separación de General Lavalle.

El Partido de la Costa es un distrito no sólo particular por su geografía, su poca densidad de población y por estar conformado por doce ciudades que se expanden a lo largo de más de 90 kilómetros de playa, sino porque solamente dos políticos compartieron la máxima responsabilidad política desde 1983 a la fecha.

Juan de Jesús, actual intendente y candidato a primer diputado por Frente Para la Victoria en la provincia de Buenos Aires para las elecciones del 28 de octubre, y Guillermo Magadán, radical devenido hoy a hombre de la Unión Pro de Mauricio Macri y Francisco De Narváez y nuevamente candidato a la jefatura comunal en estos comicios.

Médico pediatra de profesión, la carrera política de De Jesús se inició bajo la tutela de los militares y es funcionario público desde el año 1977. El intendente fue recomendado por su amigo y compañero Sr. Quiroga quien era secretario de Acción Social de la Municipalidad de General Lavalle en el gobierno de facto y que fue vinculado, procesado y condenado por tráfico de drogas años después.

En el año 1978 se crea el Municipio de la Costa separado de General Lavalle, el Dr. De Jesús pasa a ocupar la dirección del Hospital de San Clemente del Tuyu hasta el año 1980. En el mes de junio de ese año fallece el Dr. Roberto León Dios, quien valientemente firmaba los certificados de defunción de los cuerpos aparecidos en la playa, víctimas de los Vuelos de la Muerte, como “NN cuerpo mutilado y fallecimiento por caída de altura”.

En el año 1981 asume la asume la intendencia Dardo Elicabe (su hijo Carlos fue funcionario de De Jesús en su gobierno en democracia) y lo nombra Secretario de Salud de la Municipalidad mediante el decreto 298 del 23/6/81 al Dr. Juan de Jesús que firmaba las actas de defunción de los cadáveres devueltos por el mar como “paro cardio respiratorio”.

El Partido de la Costa, por aquel entonces, era uno de los lugares elegidos por las Fuerzas Armadas y sus grupos de choque para llevar adelante los más tarde famosos Vuelos de la Muerte. Fue así que con el correr de los años salieron a la luz varios casos de asesinatos y desapariciones producidas en sus costas. Los episodios más resonantes fueron los restos humanos hallados en 2005 en el cementerio de General Lavalle (localidad situada a pocos kilómetros de San Clemente, primera ciudad costera), correspondientes a tres Madres de Plaza de Mayo: Azucena Villaflor, Esther Ballestrino de Careaga y María Ponce de Bianco, todas secuestradas en 1977. Sus cuerpos habían aparecido, según un informe elevado por el equipo argentino de Antropología Forense – él mismo que descubrió los restos del Che Guevara-en playas situadas entre las localidades de Santa Teresita y Mar del Tuyú y fueron rápidamente enterrados en la necrópolis lavallense como ¨desconocidos¨.

Del lado de los Magadán, Arturo, el padre, fue un fiel exponente de la dictadura ejerciendo la jefatura de Estado municipal, cuando en La Costa se sucedían los ¨vuelos de la muerte¨ y las ejecuciones nocturnas en sus playas. Su hijo Guillermo, abogado recibido en 1984 en la Universidad Católica Argentina, fue intendente radical en el período comprendido por los años 1995-2003. Durante su mandato de acontecieron situaciones anómalas como la profanación de tumbas – incluida la de su padre dictador- y una represión salvaje y sangrienta contra trabajadores estatales que reclamaban por salarios adeudados. Entre los funcionarios que integraban su Gabinete se pueden enumerar nombres de la más denostada estirpe vernácula: Jorge Grande (titular de la Secretaría de Gobierno y uno de los principales involucrados en los hechos antes mencionados), Alejandro Magadán (su hermano, titular de Salud), Marcelo Touris (ocupaba la dirección de Salud), Juan José Passarelli (director de Prensa y Comunicación Social), entre otros.

Dentro de este panorama, hubo un episodio que marcó a fuego y aceleró la salida del gobierno del clan Magadán: la desaparición de Darío Jerez, ocurrida en octubre de 2001. Aún hoy, nada se sabe de su paradero. Este episodio vuelve a unir a la dupla De Jesús-Magadán: en la actualidad, Viviana Zubiaurre, viuda de Jerez, es la titular del área de Derechos Humanos del gobierno comunal.

En medio de la desmemoria a la que exhorta el poder conformado por ambos y sus ¨brazos armados¨ (léase cooperativas de servicios que operan, coaccionantes, en las distintas localidades que conforman el distrito) y el miedo y la opresión que sufre la población (estimada en menos de 70 mil habitantes), el olvido es la recurrencia más absoluta que se verifica de aquel pasado reciente. Nadie, ni los medios de comunicación, se animan a esbozar si quiera alguna revisión histórica de aquellos hechos acaecidos hace 30 años y su correlato en el tiempo. Ellos, aún hoy y muy a pesar de sus actuaciones tanto en la dictadura como en la democracia, prosiguen gozando de impunidad y poder.

De cara a los comicios del 28 del corriente, el dejesusismo pretende mantenerse en el poder. Es por ello que Juan Pablo de Jesús, hijo del jefe comunal, es el candidato a intendente por el oficialismo alineado a Cristina Fernández de Kirchner y Daniel Scioli, en los órdenes nacional y provincial, respectivamente.

Juan Pablo nunca había ejercido un cargo a nivel local, pero fue designado el año pasado como Secretario General de la Comuna. Antes había pasado por el Anses de Sergio Massa y había sido Jefe de Compras del ministerio de Seguridad bonaerense de Raúl Rivara donde fue denunciado penalmente por el actual titular de la cartera de Seguridad, León Arslanián, por la compra de 500 patrulleros con blindaje trucho para la Policía bonaerense. La denuncia fue radicada en el Juzgado a cargo de Cesar Melazo.

Por su parte, Magadán escogió aludir a su más clara inexpresividad ideológica y se sumó a las huestes de la manifestación de la derecha más reaccionaria. El ayer radical representará a la Unión Pro de Mauricio Macri y Francisco De Narváez, como aspirante al máximo cargo comunal.

La estrecha relación que une a ambos desde hace 31 años quedó tácitamente sellada en 2001, cuando subrepticiamente pactaron unirse ante la posibilidad de una revuelta popular que clamaba por el ¨que se vayan todos¨, que en definitiva se transfería ¨al que se vayan ellos¨ (De Jesús y Magadán).

Hoy, como desde hace 24 años, Juan de Jesús y Guillermo Magadán se travisten de adalides democráticos, impunemente contenidos en un poder político y económico local que los protege; ayudados por el temor que trasladan a sus habitantes. La tarea radica en no dejar de apelar a la memoria infinita y esencial de saber que alguna vez ellos, fueron muchachos peinados a la gomina y ahora ser presentan como ¨descamisados¨ para continuar sometiendo con sus sombras de dictadura.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Ponemos en eje a la Central Hidroeléctrica Aña Cuá y conversamos con el ingeniero Fabián Ríos, encargado de la obra.
A raíz de la crisis ecológica en la que se ve sumida el planeta tierra, nos interrogamos respecto a energías diferentes a las hegemónicas, y cómo estas pueden llegar a desarrollarse en Latino América.
A partir de los incendios en Santa Fe, observamos las repercusiones de tales y las exigencias del pueblo para que este problema sea regulado por la ley.