Informe especial: el confuso episodio del periodista de la dictadura y las valijas venezolanas

El Grupo Clarín mantiene actualmente un conflicto con Marcelo Saín, elegido por el presidente Kichner para presidir la Policía de Seguridad Aeroportuaria en Ezeiza. Al parecer el grupo oligopolico Clarín desea continuar ocupando un lugar preferencial en la caza de información que se puede lograr en los lugares más reservados del Aeropuerto. Para entender esta confrontación, es menester un análisis detallado de los hechos y del Grupo Clarín.

La polémica

Según Página 12, un insólito conflicto se desató en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza, después de que Canal 13 denunciara que la Policía de Seguridad Aeroportuaria le “prohíbe a un periodista (de ese medio) trabajar en el Aeropuerto de Ezeiza”.

El canal sostiene que la PSA le retiró al cronista “la acreditación profesional para desenvolverse en las instalaciones de Ezeiza”. Desde la PSA aclararon que la medida se adoptó “en cumplimiento de recomendaciones de la Organización Internacional de Aviación Civil (OACI), que tras dos auditorias sugirieron establecer un mayor control en los permisos de acceso a las áreas restringidas”.

“Dupesso tenía acceso a áreas restringidas del aeropuerto, lo cual no tenía justificación para su actividad”, dijo una fuente de la PSA. En un comunicado, Canal 13 denunció que la PSA “le retiró a Dupesso la acreditación profesional que lo habilita a desempeñarse en el aeropuerto y, en su lugar, las autoridades de esa fuerza le ofrecieron una nueva y parcial, que no permite el acceso a zonas de interés, que resultan imprescindibles para llevar adelante la tarea periodística en el lugar”.

Según Artear, la empresa productora que controla Canal 13 y TN, “Dupesso contaba desde hace 27 años con la acreditación correspondiente para desplazarse por el Aeropuerto y en junio de este año le fue renovada y ampliada en cinco zonas. Un mes atrás la PSA se la solicitó con el argumento de que estaba mal otorgada”.

“Artear considera que la decisión de las autoridades resulta contraria al pleno ejercicio de la libertad de prensa y obedece a una represalia por un informe periodístico que Canal 13 y TN difundieron recientemente, conocido como ‘Los Abrevalijas’, que denunciaba a una mafia encargada de robar pertenencias a los pasajeros en el Aeropuerto”, dice la empresa periodística en un comunicado.

La denuncia fue presentada ante la Asociación de entidades periodísticas (Adepa) y la sociedad Interamericana de Prensa (SIP).En declaraciones publicadas esta semana, directivos de Canal 13 sostuvieron que Dupesso había sido protagonista del informe “Los Abrevalijas” y se le adjudicaba el informe sobre el descubrimiento de una valija con dólares en poder del venezolano Guido Antonini Wilson.

Al día siguiente, en la PSA, se mostraron sorprendidos por la versión, ya que “el informe de los abrevalijas” fue producto de una cámara oculta y la valija de Antonini Wilson fue descubierta por personal de la PSA”.

La versión de Clarín

“La Gerencia de Noticias de Artear -Canal 13- denunció hoy ante la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (Adepa) y la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) «el retiro de la acreditación» a su cronista en Ezeiza, por parte de la Policía Aeronáutica del Aeropuerto Internacional.

«En mi carácter de gerente de Noticias de Artear, deseo poner en conocimiento sobre el retiro de la acreditación profesional que sufriera recientemente el cronista Norberto Dupesso, en las instalaciones del Aeropuerto Internacional de Ezeiza, a manos de la Policía de Seguridad Aeroportuaria», sostiene la nota firmada por Carlos De Elía.

Explica que las autoridades de esa fuerza retiraron la acreditación a Dupesso en su condición de cronista de Canal 13 y TN, y que «en su lugar ofrecieron una nueva y parcial ya que no permite el acceso a zonas de interés, que resultan imprescindibles para llevar adelante la tarea periodística en el citado lugar». En un duro tono, Artear consideró que la decisión de las autoridades «resulta contraria al pleno ejercicio de la libertad de prensa y obedece a una actitud de represalia debido a un informe sobre la mafia encargada de robar pertenencias a los viajeros en el aeropuerto de Ezeiza».

El trabajo de Dupesso, acreditado hace 27 años en el aeropuerto internacional de Ezeiza, fue fundamental para que se difundiera el escándalo del empresario venezolano Guido Antonini Wilson, quien en agosto intentó ingresar en el país con un maletín con 800.000 dólares no declarados.

La verdadera confrontación

El grupo Clarín presionó a los legisladores nacionales para que saquen una sesión parlamentaria en la cual se haga explícito que “El congreso Nacional va a intervenir para “proteger a la libertad de prensa” de los ataques del estado y de la Policía Especial Aeronáutica, en menoscabo de la posibilidades del periodismo de poder acceder a las fuentes de información para dar cuenta a la ciudadano de lo que puede ocurrir en sectores del poder ajenos a todo control por parte de la sociedad.”

Lo cierto es que la denuncia de Artear obligó al titular de la PSA Marcelo Sain, a elevar un informe al ministro del Interior, Aníbal Fernández en el que fundamenta por qué se le retiró a Dupesso la credencial que le permitía el acceso a zonas restringidas del aeropuerto.“Según las normativas internacionales, los únicos que pueden acceder a sitios restringidos son el personal del aeropuerto. Además, si le otorgamos una credencial de ese tipo a un periodista, deberíamos hacerlo con todos los otros medios, y el aeropuerto así no podría trabajar”, explicaron voceros de la PSA.

La misma fuente hizo referencia a que el periodista “había obtenido su acreditación en 1980, durante la dictadura militar”.La disputa entre Saín y Artear ya registraba un antecedente: las declaraciones del funcionario a un medio electrónico de Mendoza, en las que sostuvo: “Parece que hay medios que financian el delito”, en alusión a que las imágenes de la cámara oculta del canal habrían sido tomadas por uno de los delincuentes.

Algunas preguntas sobre este entramado:

– Clarín es un grupo de negocios transnacional,
– el periodista de Canal 13, Norberto Dupesso lleva 27 años en el aeropuerto de Ezeiza, lo que lo convierte en periodista del Grupo Clarín, y no “periodista de medios de comunicación visual”. Esto es evidente porque hace 27 años Canal 13 no pertenecía a Clarín.
– ¿Qué hizo Dupesso en lugares estratégicos para la soberanía nacional, durante 27 años, con el privilegio de ser el único periodista que podía caminar sin trabas por todo el aeropuerto de Ezeiza?
– En tantos años, Dupesso, ¿nunca se enteró que había una Aduana Paralela donde salían y entraban miles de millones de dólares durante el modelo neoliberal de Menem y De la Rúa.
– Clarín y Dupesso, ¿no deberían dar cuenta de las razones por las que obtuvo su acreditación exclusiva en 1980, durante la dictadura militar.

Algunas respuestas

Según infidencias y trascendidos se pudo saber que María Laura Santillán, periodista estrella del grupo Clarín en sus empresas ligadas a la televisión, es la sobrina predilecta de una señora que a su vez es la Directora de Aduanas en el Aeropuerto de Ezeiza. Al parecer el grupo Clarín estaba manifiestamente contrariado con el establecimiento en Ezeiza de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, creada por el presidente Kirchner para suplantar a la corrupta seguridad que hasta entonces era manejada por la Fuerza Aérea.

Policía de Seguridad Aeroportuaria conducida por civiles y cuyo armado, diseño y dirección está en manos de Marcelo Saín. Por alguna razón posiblemente difícil de expresar, también la Aduana de Ezeiza estaba incomoda con el cambio de las fuerzas de seguridad. Así las cosas, sobrina y tía se pusieron de acuerdo para “tenderle una cama” a Marcelo Saín.

Contando con la libre movilidad del periodista Dupesso en Ezeiza, y con los procedimientos que hizo la aduana para detectar con sus scanners algunas perejiladas, el Canal 13 emprendió una “arriesgada y grandiosa investigación” que descubrió (cámaras ocultas -por quienes- mediante) entre otras grandes operaciones, “la cuestión de las valijas rotas” de las cuales algunos empleados sustraían objetos de los viajantes por el aeropuerto, y la más resonante de todas ellas “la valija del venezolano” que traía 800.000 dólares en efectivo en una valija.

Comparados estos “hallazgos” producto de la “investigación periodística”, con “todo lo que pasó y entró” por la Aduana (paralela) en la década de los 90, y todo aquello que también pasó desde el 1976 al 1983, los “delitos descubiertos suenan a chiste malo.

Pero a Marcelo Saín no le resultaron ningún chiste, por que esta “travesuras” apuntaban directamente a desprestigiar el proceder de la reciente Policía de Seguridad Aeroportuaria y a su propia persona.

Pero este hombre, que sabía con que “toros tenía que lidiar” cuando se le encomendó la tarea (tarea esta por la cual fueron asesinados varias personas y nunca se supo de quienes fueron los malhechores) contraatacó, y entre otras acciones, puso presos algunos individuos, acción que molestó a la Aduana, quitó del lugar al “Periodista exclusivo” de Clarín, y le impidió entrar a los espacios reservados, a los cuales solo puede acceder personal especifico del aeropuerto y de la propia Policía de Seguridad; esta ultima acción, molestó al grupo Clarín.

En las semanas que sucedieron estas disputas, se generó una guerra entre la Aduana, y la Policía de Seguridad, que contó con todos los beneficios de publicidad y propaganda que solo el grupo Clarín puede proporcionar. Decimos “publicidad y propaganda”, por que los relatos en los medios gráficos así como en los audiovisuales, planteaban una “guerra entre buenos y malos”, donde los malos eran siempre la gente que estaba bajo la dirección de Saín.

Así, dos muy grandes dependencias del Estado (una de ellas una Agencia, -La Aduana, que depende de la AFIP-) estuvieron expuestas ante la civilidad argentina y también la internacional, como lobbies furiosos por preservan “su coto de caza y las preciadas joyas que hay en su interior”.

Por si no recuerdan los lectores, por ese entonces (un poco antes) también toda la “prensa libre” del país comenzó a fogonear de manera imposible de frenar, la inminente tragedia aérea que iba a ocurrir en cualquier instante entre aviones que sobrevolaban Ezeiza.

Todo esto, como condimento de las presiones contra el Estado y el gobierno, en tiempos preelectorales. Al parecer, el mayor ataque a “la libertad de prensa” sufrido por el Grupo Clarín, consistió en que Marcelo Saín prohibió que el “periodista libre” nombrado por la dictadura militar en 1980, pudiera seguir entrometiéndose y con el grado de excepcionalidad (era el único periodista autorizado) en lugares que por sus características relativa a la seguridad nacional, están reservados para cierto grupo de personas del aeropuerto y para la Policía de Seguridad.

En concreto le quitó la credencial para que pueda ingresar a esas reparticiones, y dio órdenes expresas para que no pueda volver a entrar con ninguna excusa.

El grupo Clarín, dañado por esta privación, se “sacó la máscara” del anonimato y denuncio ante todas las instituciones que defienden “la prensa libre” en el mundo occidental, instituciones estas que en menos de horas, se pronunciaron contra “el brutal ataque a la prensa” perpretado por el estado Argentino, por intermedio del Director de la Policía de Seguridad Aeroportuaria.

Así, este grupo de negocios varios, que está en franco proceso de transnacionalizarse, se expuso a la contrarréplica de Saín, que ni lerdo ni perezoso, dio a conocer el día y el mes, así como el año, en que este señor periodista había sido nombrado. Esto, dejó expuestas más aún, las mutuas relaciones entre el grupo Clarín y la dictadura militar.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Analizamos el federalismo argentino, centralizándonos en el AMBA y su funcionamiento. ¿Cómo se hace para gobernar una región en la que se deben coordinar asuntos con dos gobernadores y cuarenta intendentes?
Proponemos recuperar el rol de las mujeres en las organizaciones político–militares de izquierda surgidas en la década de 1970 en Argentina, como también la militancia en las organizaciones de base.
Repasamos la medida del “dólar soja” y los altibajos de la economía nacional, junto a la inflación en los diferentes sectores de consumo