Humor. González Fraga: “Los sectores de menos ingresos se beneficiarán con una inflación galopante”

Por M. K., columnista invitado, especial para Causa Popular.- El productor de dulce de leche, militante transversal y actual funcionario del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Javier González Fraga, declaró al periodismo que, contrariamente a lo que suele opinar el coro de economistas a sueldo de inversores extranjeros, una inflación de entre el 15 y el 20% anual no le haría mal a la Argentina, y que tal como están dadas las cosas, los aumentos de precios beneficiará en primer lugar a los sectores sociales con menores ingresos.

El funcionario explicó que, por haber salido del sistema económico, político y educativo hace mucho tiempo, quizás dos o tres generaciones atrás, los sectores excluidos no tienen memoria colectiva de anteriores procesos inflacionarios, y además, han perdido la tendencia natural al ahorro que caracterizó históricamente al grueso de la sociedad argentina.

Como gastan todo lo que les ingresa, seguirán haciéndolo aunque consuman menos cantidad de productos. Eso equivale, dijo González Fraga, a la conocida indiferencia entre oferta y demanda.

Sintonizado con el discurso barroco que cultiva su superior Jorge Telerman, González Fraga afirmó con una gravedad que recuerda a Narciso Ibáñez Menta en sus mejores épocas, como aquella interpretación memorable de “El muñeco maldito”:

“La gente excluida gasta todos sus ingresos en dos rubros: alimentos y teléfonos celulares. Si el gobierno puede centrar su política de controles en frenar las alzas en estos dos rubros, a quién le va a importar que aumenten los colegios privados, los gimnasios y los precios de los shoppings”.

Ese fue único punto flojo de la hipótesis del economista que presidió el Banco Central durante la gestión de Erman González en Economía, en aquella época gloriosa de los Bonex, y anteriormente había sido representante del inversor egipcio Gaith Pharaon.

Pharaon, dueño del Banco BCCI y amigo del emprendedor Alberto Kohan, debió enfrentar la persecución del gobierno norteamericano por centrar sus inversiones en tráfico de armas y estupefacientes.

González Fraga niega haberlo asesorado:

“Aunque no niego mi amistad con Gaith, no fui su consejero sino el de su esposa, que tenía una peletería en París y quería vender tapados de un tipo de lobito de mar que solo se encuentra en nuestras cosas patagónicas, ese con una manchita oscura en el lomo”, se defiende.

Cuando en 1991 el gobierno norteamericano le bajó el pulgar al BCCI de Gaith Pharaon, la consultora que realizara el arqueo contable de la sucursal Miami, informó:

«El banco se halla en una situación única para operar una red de recopilación de informaciones secretas, dado que trabaja con personajes como Noriega, Saddam Hussein, Marcos, el ex presidente peruano Alan García, el líder sandinista Daniel Ortega, el dirigente de los contrarevolucionarios nicaragüenses Adolfo Calero y los traficantes de armas Kashoggi y Al Kassar».

Contra la opinión de González Fraga, los dueños de los shoppings y algunas encuestadoras han advertido que estos nuevos espacios de la economía globalizada están siendo abandonados por la clase media alta, que se ha vuelto nuevamente fanática de las tiendas de barrio.
Una encuesta de Anal-ogías determinó que el 68.8% de los concurrentes a shoppings son las clases bajas.

Su titular, la socióloga Anal-ía del Franco, lo explica así:
“La mayoría de los que concurren a los shoppings son cartoneros que limpian la montaña de desechos producida diariamente por los consumidores, desde cartón hasta pochoclo, y esto súper-actividad les genera súper-ganancias, que los cartoneros suelen aprovechar comprando las ofertas del día”.

En el microcosmos del shopping, los cartoneros reproducen la esencia del ciclo económico: recolectan, venden, y luego gastan lo ganado.

Los dueños de los locales de venta de ropa no quieren quedar afuera de este nicho, y han ideado ofertas atractivas sin que se reduza su márgen de ganancia.
Lo explica Evangelina Zalazar, manager de “Chiiki’s”, una pilchería de moda:

“Nuestra fábrica en el Bajo Flores tiene costos mínimos, cercanos a cero. Desde que Telerman nos persigue, cambiamos el arroz partido por el de grano largo, y el hueso con carne por cubitos Knorr. Además, la moda de mostrar la pancita reduce en un 18% la incidencia de la tela en el precio final. Yo le diría que de un modo u otro, estamos con una ganancia del 1900 % a ojos cerrados”, confesó la entrevistada.

Es la primera vez que un empresario textil admite semejantes margenes. Siempre se había creído que un 10 % anual era un beneficio aceptable en el régimen capitalista.
En concordancia con esta nueva tendencia, las agencias de vigilancia privada que atienden a esos nuevos templos del mercado, han recibido orden de permitir el ingreso irrestricto de gente morocha. En el pasado, una piel un poco subida de tono era causal de paliza.

Otra de las tendencias en boga son los juegos con teléfonos celulares dentro de los shoppings, una moda que hace furor entre millones de jovencitos provenientes del segundo cordón industrial.

Habida cuenta de que las empresas de telefonía fija no permiten el ingreso de sus cuadrillas a los andurriales del Gran Buenos Aires para instalar aparatos, la telefonía celular es el medio de comunicación habitual entre los excluidos, y los mensajes del texto el modo más frecuente y divertido.

Como esos sectores sociales no conocen la escuela, han desarrollado un lenguaje sintético adaptado a ese vacío educativo. Las empresas de telefonía celular han captado esta realidad, desarrollando campañas de promoción con premios para quien use mayor cantidad de mensajes de texto. Los más habituales son dos viajes al Mundial de Alemania en la bandeja de los barrabravas irlandeses y una noche con Nazarena Vélez, casi todo incluido.

Grupos de jóvenes cartoneros apostados en un extremo del shopping, desafían a otros grupos ubicados en el extremo opuesto, desatando batallas campales-virtuales mediante mensajes de texto, en una contienda en la que gana el más divertido.

“lk psm 1 pk k kr drm vlt” es el texto que ganó la semana pasada en el Shopping de Avellaneda.

Su feliz emisor, un caballero de Aldo Bonzi, ganó una cena íntima en Rodizio con la nombrada vedette, babero incluído, más dos entradas gratis para el bailable de la Tota Santillán.

En el nuevo lenguaje, se conoce como “Pk” al último descubrimiento de la industria de los paraísos químicos, el paco.

El especialista en educación Mariano Narodowski, del Pro, cree que los mensajes de texto son un reemplazo eficaz de la escuela:

”Si no existieran, los jóvenes habrían perdido todo tipo de contacto con el idioma escrito. De ese modo, el joven del Gran Buenos Aires adquiere los rudimentos del castellano que le permitirán hoy o mañana leer eventualmente las noticias policiales y hasta los títulos de Crónica”.

– Y agrega:

”Las vocales son letras en extinción, como el esperanto o el latín”.

Esta nueva masividad está en discusión en las sociedades controlantes de los shoppings.

Algunos asesores demasiado ideologizados opinan que habría que trasladarlos al interior de los countries y cerrar los actuales, pero los pragmáticos dicen que se inicia una nueva etapa en la que el dinero entrará a raudales.
Asesores en seguridad como Blumberg o Bragagnolo han alertado sobre una nueva modalidad del delito en shoppings, que consiste en arrancar a martillazos toda esa decoración reluciente que embelesó a los arquitectos de los 90, la que sería reciclada en varias fundiciones clandestinas del Gran Buenos Aires.

Sea como fuere, las tesis de Javier González Fraga, que no comparte la histeria generalizada en el gobierno por contener la inflación, causaron un revuelo acotado a sus allegados trasversales.

El ahora funcionario sabe que durante los tres próximos meses, sus opiniones serán tenidas en cuenta por los medios, que lo instalarán como referente obligado en el rubro “hipótesis divertidas de funcionarios mediáticos”, un capítulo de la comunicación creado por su jefe Jorge Telerman, quien lo domina a la perfección y corre con ventaja en el primer lugar.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Exclusivo para Zoom, Jorge Dorio recorre la historia del ámbito salud. Haciendo hincapié en CABA, se pregunta sobre cómo este se vio afectado en la era macrista.
Las políticas encarecedoras y expulsivas en la Ciudad de Buenos Aires lo único que hacen es aumentar. En esta nota analizamos cual es la situación actual de la economía y vivienda de los ciudadanos y el rol que ocupa el Estado en su desempeño.
Gilda se hizo Santa porque así lo quiso el pueblo. A 25 años de su muerte, recorremos su vida y su impacto social, el cual sigue siendo vigente.