“Hay condiciones favorables para vencer en las presidenciales de 2010”

Tras las elecciones municipales del domingo pasado en Brasil, que mostraron un respaldo al partido oficialista, el PT se prepara para enfrentar el desafío de las próximas presidenciales sin Lula, su fundador y su candidato de siempre. Pomar también se refirió a la crisis financiera y sus coletazos en Latinoamérica: “Los países que en estos años consiguieron mantener o ganar cierta distancia de Estados Unidos sufrirán menos”.

Los días 29 y 30 de septiembre se realizó en Buenos Aires el Encuentro de Reflexión Política “Los gobiernos progresistas en América Latina. Entre el conflicto y el consenso”, organizado por la Red de Fundaciones Progresistas. ZOOM dialogó con Valter Pomar, secretario de Relaciones Internacionales del Partido de los Trabajadores (PT), quien fuera uno de los expositores del Encuentro que reunió a varios referentes de la izquierda latinoamericana.

Pomar representa al sector ubicado más hacia la izquierda en el PT brasileño —fundado por Luiz Inácio Lula da Silva en 1980—, y en diciembre de 2007 compitió por la titularidad de su Partido con el actual presidente del Partido de los Trabajadores, Ricardo Versión, y el también diputado Federal Jilmar Tatto.

Actualmente, Lula da Silva mantiene un nivel de apoyo extraordinario, pero la dificultad futura radica en el impedimento que tiene para postularse para un tercer mandato. “El PT aún no tiene una figura clara como candidato que pudiera suceder al actual Presidente del Brasil”, confirma Pomar. Sin embargo, revela que el nombre de la jefa de ministros, Dilma Rousseff, es el más citado. Militante que combatió a la dictadura de los años ‘70 y experta en petróleo y energía, Dilma Rousseff se encuentra en el actual gobierno luego del alejamiento de José Dirceu, envuelto en acusaciones por corrupción en el año 2005. “Rousseff recién se afilió al PT en 2001, tras haber hecho gran parte de su carrera política en el Partido Democrático Laborista (PDT) del histórico líder Leonel Brizola”, subraya Pomar.

Las elecciones municipales en Brasil

El Secretario de Relaciones Internacionales del PT expresó su opinión acerca de la crisis económica en Estados Unidos y las posibles repercusiones en América Latina, así como respondió a consultas sobre las elecciones municipales llevadas a cabo el domingo pasado y las elecciones generales de 2010. A sólo cuatro días de las elecciones locales, Pomar adelantó que la candidata oficialista Martha Suplicy (también posible aspirante presidencial) aventajaría al candidato conservador Gilberto Kassab en la segunda vuelta para la alcaldía de San Pablo.

El pasado domingo 5 de octubre, alrededor de 130 millones de ciudadanos brasileños mayores de 16 años participaron de las elecciones municipales. Las cinco principales ciudades del país (San Pablo, Río de Janeiro, Belo Horizonte, Salvador y Porto Alegre) tendrán ballottage, el próximo 26 de octubre. El oficialista Partido de los Trabajadores (PT) y los candidatos de partidos aliados al presidente brasileño, fueron los principales triunfadores en los comicios del domingo en Brasil, en los que resultaron elegidos más de cinco mil alcaldes y 50 mil concejales.

—¿Cómo están percibiendo la crisis económica de Estados Unidos y en qué grado afectaría a las economías latinoamericanas, en especial a Brasil?

—Esta es una crisis esperada. Estaba claro que, después de años de especulación, esto se iba a derrumbar, tarde o temprano. Es una crisis gravísima porque se da en el corazón económico del capitalismo. Tendrá repercusiones mundiales de mediano plazo, incluso en los países de desarrollo intenso como China, India y, por supuesto, Brasil. ¿Cuál será el tamaño del impacto sobre América Latina? Esto obedecerá más al grado de dependencia de los países frente a Estados Unidos. Los países que en estos años consiguieron mantener o ganar cierta distancia sufrirán menos. En nuestro caso, por ejemplo, el comercio con Estados Unidos ha bajado sustancialmente; sin embargo, Chile, Colombia y sobre todo México sufrirán más. No obstante, en todos lados habrá impacto de alguna manera. La cuestión es cómo vamos a reaccionar frente a ese impacto. Tuvimos una experiencia con la gran crisis de los años ‘30 y, en ese contexto, los países latinoamericanos —algunos por lo menos— consiguieron generar un proceso de industrialización. De manera similar, hoy tenemos que aprovechar la oportunidad de esta gran crisis para sacar adelante procesos de desarrollo nacional o incluso para defender la correlación de fuerzas en cada país y en el sur del Continente.

—Con respecto al Brasil, ¿cómo describiría el poder dentro del partido de gobierno?

—Nosotros no estamos en el poder, nosotros formamos parte de un gobierno que es una coalición donde confluyen partidos de derecha, centro e izquierda. Nosotros tenemos un papel importante en el gobierno, pero es necesario siempre recordar que no estamos en el poder y que somos parte de una coalición. La situación específica del PT es de fortalecimiento; el escenario de las elecciones municipales para el Partido de los Trabajadores ha sido bueno. Hemos conseguido un resultado electoral muy positivo, incluso en ciudades importantes, lo que refuerza nuestras expectativas frente a la elección presidencial de 2010. Pensamos que hay condiciones favorables para vencer en la elección presidencial aunque no será fácil. Si bien tenemos un gobierno con mucha popularidad, un liderazgo con mucha popularidad, un partido fuerte, el partido más importante del país como es el PT, por otra parte no tenemos un candidato presidencial con la popularidad que responda a la fuerza del gobierno, ni al liderazgo de Lula ni a la fuerza del PT. Todos nuestros candidatos tienen poca resonancia en las encuestas.

—En ese aspecto, ¿qué papel juega Eloísa Lima teniendo en cuenta que fue candidata durante la última elección representando a un sector de la izquierda brasileña?

—Eloísa [ex miembro del PT] podrá ser candidata, pero hoy su rol en el país es muy negativo porque su enemigo principal es el PT, no es la derecha, y esa es su dificultad. Entonces, por esa razón no mide en las encuestas. Ese es el problema, no es que se trata de una candidatura fuerte. Si fuera así la situación sería distinta. Es una flaca candidatura, pero que en el debate político hace ataques prioritarios contra nosotros: por ejemplo, durante las campañas electorales se la pasó atacando al PT.

—¿El PT baraja algún candidato dentro de sus filas históricas?

—El PT aún no tomó decisiones sobre quién será el candidato o la candidata presidenciable. Hay por lo menos un nombre ya muy conocido y discutido como es el de la ministra Dilma Rousseff, quien es la jefa de la Casa Civil del gobierno. Teniendo en cuenta que el punto fuerte del gobierno es el proceso de desarrollo y ella está al frente de esas medidas gubernamentales, se comprende que muchos piensen que si el gobierno tiene sucesor su nombre estará asociado a ello. Pero esto todavía es una discusión.

—¿Rousseff viene de las filas del PT?

—Ella proviene de las luchas armadas de los ’70, estuvo presa hasta los años ’80. Gran parte de su militancia política la desarrolló en el Partido Democrático Laborista (PDT), liderado en su momento por Leonel Brizola. Luego ella se afilió a nuestro partido. Es una militante de izquierda; sobre eso no hay dudas.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

La multinacional de la industria petroquímica que alcanzó centralidad política nacional por la intención de cerrar su planta en Santa Fe, cuenta con su principal centro de producción en el polo del partido de Bahía Blanca y es cuestionada por la contaminación generada.
Comparamos las cifras de pobreza del 2020 y el 2021 según el INDEC. A partir de ellas, analizamos cuales podrían ser los caminos a seguir.
A cuatro años de la desaparición forzada de Santiago Maldonado seguimos sin saber que le sucedió. Mientras tanto, la causa se encuentra paralizada en la Corte Suprema de Justicia.