Guido Antonini Wilson estaría vinculado a Carlos Andrés Pérez

Esta es una trascripción textual de lo que el periodista peruano Bayly publicó en su columna de opinión, en el diario peruano Correo, bajo el título “Ese raro gordo bonachón” en la que da cuenta de cómo conoció a Antonini Wilson, en Miami en enero de 2002, de la relación de este último con Carlos Andrés Pérez y de su inclinación política contraria al Presidente venezolano y a la Revolución Bolivariana: “Me dijo que Chávez era una desgracia, que había instaurado un régimen autoritario y corrupto, que los amigotes de Chávez estaban haciéndose muy ricos, que no se podía hacer dinero a no ser que fueras socio del régimen. Me contó que era amigo de Carlos Andrés Pérez, que hablaban a menudo, que Carlos Andrés estaba en Santo Domingo, pero venía con frecuencia a Miami.”

“Le dije que conocía a Carlos Andrés, que lo había entrevistado el año 97 o 98. Agarró el teléfono, llamó a Carlos Andrés y le dijo que estaba conmigo. Me dio sus saludos. Le dijo que cuando viniera a Miami, teníamos que juntarnos los tres para hablar de política. Hablaron de cosas que no entendí y cortó. Mi amigo Guido (Antonini Wilson) se sirvió otro trago y me dijo: -Chávez no va a durar. Va a caer pronto. Lo vamos a tumbar. Le dije que eso sería difícil, los militares lo apoyan y muchos de sus compañeros de promoción ocupaban puestos claves. -Acuérdate de mí -insistió-. A Chávez lo tumbamos. Va a terminar en la cárcel. Pensé que estaba fanfarroneando, que quería hacer alarde de su poder y sus conexiones”.

Bayly, luego de narrar su encuentro con Antonini, explica que conversó con él en un departamento ubicado en Grand Bay, Miami, donde el ciudadano estadounidense, de origen venezolano, hizo una exhibición de su riqueza.“ Me llevó a la cochera del edificio y me mostró su colección de autos de lujo: Hummers, Ferraris, Lamborghinis, Mercedes”, describe el presentador peruano.

Y lo más jugoso de este artículo de Bayly viene cuando recuerda: “Unos meses después, en abril, leí que le habían dado un golpe a Chávez. Me acordé de mi amigo Guido, de sus enfáticas palabras: -Chávez no va a durar. Lo vamos a tumbar. Lo llamé para preguntarle qué estaba pasando en Caracas. No contestó. No volví a verlo más, hasta una mañana, cinco años después, en que abrí un periódico en Buenos Aires y vi la foto de ese raro gordo bonachón, acusado de ser “el hombre de la valija”, el misterioso pasajero que llegó en un vuelo privado desde Caracas y quiso introducir ilegalmente un maletín con ochocientos mil dólares en efectivo. Y que me dije fue: ¿Pero este gordo no estaba conspirando contra Chávez?”.

El cholulaje de Antonini Wilson por Jaime Bayly le jugó una mala pasada, ya que el peruano describe con lujo de detalles su encuentro en Miami y se explaya sobre el odio acérrimo que siente el empresario por la figura de Hugo Chávez. Por eso la sorpresa del periodista cuando se entera de que en el episodio de la misteriosa valija esta involucrado Guido Antonini Wilson: “¿Pero este gordo no estaba conspirando contra Chávez?”.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Ponemos en eje la situación actual de Peru, qué está sucediendo y cómo los medios hegemónicos del país tapan los sucesos.
A propósito de las conmemoraciones de la guerra de la independencia en Jujuy.
La revolución feminista avanza, conquista lugares y estamentos del poder antes impensados.