Formosa y los indígenas del “Bañado La Estrella”. Hoja de ruta de un atropello

Por Causa Popular.- Comunidades Indígenas, junto a la población de Bañado la Estrella y pequeños productores de la provincia de Formosa, presentaron un recurso de amparo ante la Suprema Corte para que se suspenda la reconstrucción de la Ruta Provincial 28 que atraviesa el río Pilcomayo. En el escrito, al que pudo acceder Causa Popular en exclusiva, los pobladores responsabilizan al Ministerio de Planificación y al gobierno de la provincia de Formosa, por las consecuencia ambientales y patrimoniales que sufren desde que en 1993 comenzó a realizarse la reconstrucción de la Ruta 28 tramo Las Lomitas – Posta Cambio Salazar.

El abogado Luis María Zapiola, representante legal de los damnificados, solicitó la suspensión de las obras, y que se declare la inconstitucionalidad de las leyes que avalan las obras. Aquí el informe sobre una maniobra impulsada por el actual Gobernador Gildo Infran, que viola los derechos adquiridos por los habitantes reconocidos por la Constitución Nacional y por los Pactos Internacionales.

El escrito presentado ante la Corte Suprema solicita la «nulidad del proyecto reconstrucción ruta provincial 28 tramo Las Lomitas -Posta Cambio Salazar, su estudio de impacto ambiental, llamado a licitación internacional y audiencia pública, ordenando al ministerio de Planificacion Federal, inversión publica y servicios, reformular el proyecto de reconstruccion de la ruta provincial 28, con participación indígena y de todos los afectados amparistas de autos, respetando los derechos constitucionales e internacionales invocados y lesionados

Zapiola consigna también la responsabilidad que le compete al gobierno nacional en el procedimiento mediante los cuales se implemento el proyecto de reconstrucción de la ruta.

«En virtud del Decreto Nº 1142/2003 – artículo 5º – se transfirió desde el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación a la Subsecretaria de Desarrollo Urbano y Vivienda del Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios la ejecución del «Programa De Emergencia Para La Recuperacion De Las Zonas Afectadas Por Las Inundaciones», financiado mediante un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo y aprobado por la República Argentina e incluido en el Presupuesto Nacional (…) Monitoreado por SIEMPRO (Sistema de Información, Monitoreo y Evaluación de Programas Sociales) e instancias gubernamentales que deberían garantizar un uso eficiente de los programas con financiamiento externo», cuya responsabilidad atañe a la Nación y la Provincia de Formosa.

Los organismos hicieron la vista gorda y todo el proceso de diseño de la obra, «estudio de impacto ambiental«, llamado a licitación internacional y «audiencia pública» se realizó a puertas cerradas y con el evidente criterio de no participación de los directamente afectados.

Asi mismo a la audiencia pública convocada para el 10 de octubre de 2003 «No se adjuntó informe ambiental y no se convocó vía medios de comunicación como dispone la ley provincial. Otro aspecto altamente llamativo, por irregular, es que los días 30 y 31 de agosto y 1 de septiembre de 2003 se publicó en los diarios locales el llamado a licitación de la obra, sin mediar presentación alguna del Estudio de Impacto Ambiental (EIA) ni Audiencia Pública.»

Historia de una tragedia

Hasta 1944 el río Pilcomayo desbordaba en la región conocida como «Estero Patiño» (coincidente con la actual línea recta del límite internacional entre la provincia de Formosa y el Dto. Hayes de Paraguay). Entre 1963 y 1965 los desbordes del río comenzaron a producirse desde la región de la Laguna de los Pájaros, de modo tal que se forma, al sur, un nuevo bañado, conocido luego como «Bañado La Estrella«, sobre el que se asentó población ganadera procedente de Salta y de la actual provincia de Chaco, en buena relación con los habitantes originarios de la comunidad Pilagá. El paisaje de la zona es llamado «Campo del Cielo» por no tener árboles alrededor.

Desde los tiempos más remotos de la ocupación militar de la región, la actual ruta 28 era el camino obligado para unir los fortines del Pilcomayo (Fortín Lugones, Nuevo Pilcomayo, Cabo 1º Chávez, Lagadik, Yunká, Laguna de los Pájaros, Sargento 1º Leyes, etc.) con Las Lomitas. Las postas Sargento Cabral (Km 45) y Zalazar eran parte de este circuito de control militar de frontera (especialmente reforzado durante la Guerra del Chaco, entre Paraguay y Bolivia -1932 a 1935-).

Cuando después de 1963 se forma el bañado, este camino se cortaba en el valle de La Estrella por largos períodos en tiempos de creciente (otoño). El valle del Salado era franqueable mediante un puente.

En 1992 el ex vicegobernador (para ese entonces, intendente de la ciudad de Formosa), envió una misión técnica (encabezada por el Ingeniero Horacio Zambón) para identificar una vía probable de derivación de aguas del bañado hasta la localidad de Las Lomitas.

La intención era que mediante un canal se llegara con agua a Las Lomitas. Según consta en el escrito presentado ante la corte, «a 5 Km al Norte de Las Lomitas se pretendía desarrollar un emprendimiento productivo de cítricos. De más está decir que el movimiento de suelos era más interesante para las empresas, elevando la ruta

Y continúa «En 1993 se realizan las obras diseñadas con criterios políticos, antes que técnicos, elevando la cota de la ruta, con un vertedero de ripio de menor longitud que el de diseño (700 metros, contra 1000 de diseño, y frente a un valle de aproximadamente 2000 metros de paso natural).»

Según el texto elaborado por el abogado representante de los demandantes, las obras implementadas «han hecho desaparecer las bellezas del antiguo Bañado La Estrella, los bosques de algarrobo y quebracho de las lomadas de la divisoria de aguas y gran parte de la fauna silvestre de mamíferos; transformándolo en un área de anegamientos peligrosos, ya que se superaron ampliamente las cotas del valle original. Los valles de La Estrella y del Salado se unieron en un solo espejo de agua provocando el anegamiento definitivo de grandes extensiones de pastizales naturales, algarrobales y bosques de media loma, hasta ese momento claves en la economía local y en la belleza del paisaje (como componente de bienestar de los pobladores).

Pobladores con derechos de adjudicación obtenidos legalmente en el Instituto Provincia de Catastro y Tierras Fiscales, perdieron gran parte o todas (Sr. Américo Torres) sus extensiones; incluyendo a los Pilagá de Campo del Cielo, que recientemente habían obtenido el reconocimiento de parte de sus tierras ancestrales (se afectó aproximadamente el cincuenta por ciento (50%) de sus tierras. Los efectos de la creciente impactaron temiblemente sobre las economías ganaderas, con gran mortandad de animales y la instalación de enfermedades hasta el momento inexistentes en la región. Paralelamente, el fenómeno de la desecación y la salinización, aguas debajo de las obras, afectó de manera directa a los pobladores del Norte de Pozo del Tigre, viendo sus campos y pastizales poco a poco destruidos»

Fuertes inundaciones producidas en los años 1995, 1999 y 2001 rompen la ruta «poniendo en peligro producciones, infraestructuras y vidas. Nuevamente hubo vadeos en forma laminar, por sobre la cota de la ruta«, o sea, se mantiene la lógica del proyecto inicial profundizándolo.

El Proyecto «Reconstrucción Ruta Provincial 28 Tramo Las Lomitas – Posta Cambio Zalazar«, objeto del amparo presentado por los pobladores de Bañado La Estrella, plantea como solución elevar la cota de la ruta 45 centímetros más que cuando fue construída.

El escrito judicial deja asentado que «el objetivo de inundar campos para retener agua se mantiene y sus objetivos son tan incomprensibles y arbitrarios como los del señor Rovira en 1992. Mayor riesgo de anegamiento de las tierras de los pequeños productores cuyas propiedades resultan adyacentes o cercanas a la ruta y las tierras de las Comunidades Pilagá El Descanso, Campo Del Cielo, KM. 30 y en general la totalidad de mis representados, sea, reitero por anegamiento o por la riesgosa obra a construir que pone en permanente peligro de inundación a las comunidades, localidades y pobladores aguas arriba y aguas abajo del Bañado la Estrella

Según consta en el escrito al que pudo acceder Causa Popular, una de las cosas insólitas del caso es que la reconstrucción de la Ruta 28 se comenzó a realizar con fondos del BID -contrato de préstamo 1118/OC-AR- otorgados bajo el financiamiento del «Programa de Emergencia para la Recuperación de las Zonas Afectadas por las Inundaciones«. Programa que tiene un costo total de US$ 500 millones, 60 por ciento de los cuales son aportados por el BID.

El objetivo del programa financiado por el BID es el de «apoyar la recuperación económica y social en las zonas afectadas«, a través de la «Mitigación de los efectos de las inundaciones«, la «Reconstrucción y/o rehabilitación de la infraestructura económica y social» y la «Prevención para reducir en el futuro los daños producidos por fenómenos similares»

En el escrito se da cuenta que recién en el 2004 «ante la interposición de los reclamos administrativos que tramitaron, las autoridades nacionales y provinciales se dieron por enterados de que en la zona a inundar y en general en toda la zona puesta en peligro por la obra a realizar existen comunidades indígenas del pueblo Pilagá, pobladores campesinos criollos con presencia de familias desde hace casi cien años en el lugar y localidades que corren riesgo de ser inundadas como Fortín La Soledad y Punta del Agua.»

«Mis representados, interpusieron reclamo administrativo -continúa el escrito en manos de la Suprema Corte- previo en ambas jurisdicciones (Provincial expediente Nro. A-1280/04 y Nacional expedientes S01-0002954/2004 Y S01-0052721/2004) al solo efecto de intentar un diálogo con las autoridades tanto provinciales como nacionales. (…) pero solo obtuvieron el silencio como única respuesta».

Mientras que en el fuero federal «se obtuvo con fecha 17 de febrero de 2004 la suspensión preventiva de la obra”, la Provincia de Formosa no cumplió.

«Mis representados conocen la verosimilitud de los hechos y derechos alegados en el presente amparo. Han vivido en el lugar desde siempre, y ningún técnico desde un escritorio les puede enseñar lo que la naturaleza que los rodea les enseña todos los días. Tampoco les puede enseñar lo que la desidia y corrupción estatal genera en sus vidas y patrimonio, las inundaciones posteriores a las obras realizadas en el Bañado La Estrella a partir de 1993, la mortandad de sus animales, nunca indemnizadas«.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Las políticas encarecedoras y expulsivas en la Ciudad de Buenos Aires lo único que hacen es aumentar. En esta nota analizamos cual es la situación actual de la economía y vivienda de los ciudadanos y el rol que ocupa el Estado en su desempeño.
Gilda se hizo Santa porque así lo quiso el pueblo. A 25 años de su muerte, recorremos su vida y su impacto social, el cual sigue siendo vigente.
El intendente de Tapalqué habló con revista Zoom sobre los cambios en el gabinete nacional y provincial. Conversamos sobre la economía y creación de trabajo como ejes de campaña en la llegada de las elecciones generales.