FORJA y el 17 de Octubre

Recorremos el ideario de FORJA, los vínculos con Perón y el peronismo para comprender su posicionamiento el 17 de octubre de 1945.

“hay dos argentinas, una conservadora que no quiere que ocurra nada y en la cual está incluido el actual radicalismo. Esa Argentina tiene una apariencia poderosa porque maneja las estructuras oficiales de los partidos, el periodismo, la radiotelefonía, los gobiernos, pero esa Argentina no tiene vitalidad ninguna, es un edificio caduco, subsiste por inherencia porque en ella ya no creen ni los que la forman. Y hay una Argentina subterránea, joven, vigorosa, caótica aún, pero que pronto se va a orientar, que se está ya orientando a pesar del desorden que introducen banderías extrañas en su seno». (Carta Jauretche a Ábalos. 9-7-1942)

En 1806-1807 un conjunto de criollos había llevado adelante la gesta de la reconquista y la defensa del territorio que los piratas pretendían arrebatar y anexar colonialmente, al mismo tiempo daba nacimiento a nuestro ejército (marcando la tradición nacional tanto por el anti-colonialismo, como por ser expresión del “pueblo en armas”), generando una conciencia nacional y la idea que este pueblo puede tener un destino de grandeza. De ahí emerge la otra gran gesta del siglo XIX, el proceso de emancipación continental.

            No obstante, en el mismo momento de la invasión al Río de la Plata, del otro lado del océano, en Inglaterra se produce un acontecimiento sustancial que va a transformar la forma de dominación de Gran Bretaña en relación a nuestro continente, referimos al famoso Memorial de Castlereaght elevado al Gabinete en mayo de 1807. El planteo plasmado en el documento pone de relevancia la necesidad de transformar los intentos de dominación directa en el Sur de América. Ahora se trata de una dominación indirecta.

            Sintéticamente se trata de dominar fundamentalmente por la penetración en la estructura económica del país al cual se pretende subordinar, lográndola por medio de la diplomacia, el peculado, la corrupción, etc. Ese dominio económico es fundamentado y ocultado por intermedio de la cultura que establece una visión de la patria a contrapelo de las necesidades de la misma. No obstante este predominio de la dominación indirecta Inglaterra seguirá (cuando lo considere necesario) con penetraciones directas como la ocupación colonial de Malvinas en enero de 1833 o la invasión al Paraná que culminará con la Batalla de la Vuelta de Obligado, por ejemplo. Esa estructura dependiente se va a ir profundizando con los años, fundamentalmente luego de Caseros y Pavón.

            El lector podrá preguntarse: ¿Por qué ir tantos años atrás para hablar de FORJA y el 17 de octubre? En lo que sigue encontrará la respuesta, pero podemos “adelantar” que es justamente ese orden el que viene a develar el forjismo, al tiempo que el levantamiento de ciertas banderas conformadas en ideario que va a influir en el nacimiento del peronismo a la vez que explicar el vínculo entre la movilización popular y los jóvenes forjistas, y es justamente ese orden semi-colonial el que viene a romper el peronismo.

Es en junio de 1935 cuando un puñado de patriotas preocupados por la situación de la patria se juntan en un “viejo subsuelo” y dan nacimiento a una agrupación político-cultural bajo el nombre de Fuerza de Orientación Radical de la Joven Argentina por su sigla FORJA, inspirada en una frase de Yrigoyen: “todo taller de forja parece un mundo que se derrumba”. Estamos en plena desolación de la llamada por el tucumano José Luis Torres como década infame, cuya realidad inmortalizó Discépolo en sus tangos y Scalabrini Ortiz captó prematuramente su espíritu en “el hombre que está solo y espera”. Son varios de esos “hombres solos” los que se juntan en ese sótano y comienza una tarea gigantesca que apunta a develar y demoler el entramado de la Argentina dependiente.

Decimos estos porque es justamente FORJA uno de los bastiones que devela en forma profunda y sistemática el accionar del imperialismo británico en la Argentina. Estos jóvenes, que mayormente provienen del yrigoyenismo, reflexionan desde y para la Argentina, y se sumergen en el estudio de nuestra realidad encontrándose con que nuestro país era prácticamente una colonial informal de Gran Bretaña. Esto adquiere mayor notoriedad porque mayormente se hacía énfasis en el imperialismo norteamericano, el cual no pasaba de ser solo un fantasma en estas tierras, ya que el realmente dominante era el británico.

            Ahora bien, los forjistas desnudan este accionar no solo en la fraseología, o en ideas abstractas, sino que (y fundamentalmente aquí actúa la inteligencia y la pluma de Scalabrini), del descubrimiento del entramado imperial concreto a través de datos, hechos, personajes, etc. Es decir, comienzan a indagar en la estructura económica de nuestro país y se encuentran con que la misma está montada en función de la dependencia británica.

            Sintéticamente: los forjistas quitan el velo a través del estudio histórico desde el empréstito con la Baring Brothers del papel pernicioso del endeudamiento al cual consideran que actúa como un mecanismo de encadenamiento, la injerencia británica en el trazado de nuestros ferrocarriles en forma de abanico hacia el puerto de Buenos Aires esa gigantesca tela de araña que aprisionaba a la mosca que era la nación a decir de Scalabrini, el control de Gran Bretaña de nuestro comercio exterior, la obra balcanizadora sobre nuestro continente de principios de siglo XIX, la penetración imperialista en las empresas de energía, teléfonos, etc., las grandes extensiones de tierras patagónicas en manos británicas y desde ya la ocupación colonial en Malvinas, la denuncia del Pacto Roca-Runciman que denominan como Estatuto legal del coloniaje, el dominio británico sobre el Banco Central de la República Argentina tanto por la escritura de puño y letra por parte del imperialismo del estatuto del banco como por su dominio a través de la mayoría accionaria, la denuncia sobre la corporación de transporte, sin dejar de lado aspectos culturales como el rol de la historiografía oficial (y la necesidad del revisionismo histórico), o el entramado político de la oligarquía aliada a este interés imperialista, por mencionar algunos puntos nodales de las denuncias de FORJA.

No casualmente entonces los forjistas escribían que éramos una Argentina colonial y que queríamos ser una Argentina libre. Por eso también es que van a comenzar a pensar en la necesidad de una emancipación integral de nuestra patria. Así afirman en 1941 que “no hay soluciones parciales en materia económica y la salvación del país consiste en su emancipación económica, que no puede ser obra de un año, y que necesita previamente una transformación espiritual para llegar a la comprensión de que las directivas a aplicarse son precisamente las inversas de las seguidas hasta ahora”.

En esos años los forjistas van entablando vínculos políticos con diferentes movimientos políticos tanto argentinos como latinoamericanos, como asimismo con diferentes personajes. Entre los vínculos que establecen con militares aparece el que comienzan con el entonces joven Coronel Juan D. Perón. El mismo empieza sin un contacto personal, sin conocerse, por intermedio de la lectura por parte del Coronel de los cuadernos de FORJA. Poco más tarde Jauretche y Manzi se reúnen con él, y comienzan a establecer una relación más estrecha. Así, cuando se produce la revolución juniana del año 43 los forjistas movilizan unos 300 militantes en apoyo, dando cuenta y expresando que la misma iniciaba la finalización de los “años infames”. En esos años los forjistas pujan porque esa revolución profundice su matriz popular.

Entre estas vinculaciones directas también se destaca que cuando Perón inaugura la Cátedra de Defensa Nacional el 10 de junio de 1944, Scalabrini Ortiz asiste y le envía un “papelito” al Coronel donde pide por la nacionalización de los ferrocarriles, Perón que había leído historia de los FF.CC. de Scalabrini le dice: “confíe Scalabrini en que una de las primeras medidas que tomaremos será la recuperación de los ferrocarriles”. Unos años más tarde Perón cumple su palabra. También, por entonces Perón se reúne a largo de un año prácticamente todos los días a dialogar con Jauretche. Estos son solo algunas de las vinculaciones directas que podemos encontrar.

Como vemos el vínculo del forjismo, Perón y el naciente peronismo es directo, pero también cabe destacar que anida en uno más indirecto por el ideario expresado por FORJA. Queremos decir que como sabemos Perón tuvo diversas influencias a partir de las cuales fue conformando creativamente su ideario y cuerpo doctrinario, encontramos influencias del de los sectores industrialistas de las FFAA, del sindicalismo, del nacionalismo de los años 30, del catolicismo y la doctrina social de la iglesia, etc. y dentro de estas influencias se encuentra la del nacionalismo expresado por el forjismo. Así, por ejemplo plantean en un volante que “la restauración argentina sólo podrá cumplirse sobre la base de la soberanía popular, la emancipación económica y el imperio de la justicia”.

A partir de este recorrido consideramos se puede comprender mejor el porqué del accionar forjista en los días de octubre del 45. En este sentido, cabe destacar que en las reuniones que se dan a partir del desplazamiento y detención de Perón, el forjismo activa por la movilización. Así, en la reunión de la CGT en la cual se determina la realización de un paro nacional para el 18 de octubre (la cual es sumamente importante para los acontecimientos que se “adelantan” un día), el rol fundamental (coinciden los testigos), es el cumplido por un joven forjista militante de ATE: Libertario Ferrari. 

El mismo 17 de octubre FORJA moviliza a la Plaza de Mayo desde diferentes puntos conjuntamente con el pueblo trabajador, y saca también un comunicado en el que expresa, entre otras cuestiones que: «la Junta Nacional de F.O.R.J.A. en presencia de la agitación oligárquica promovida por las fuerzas de la reacción en connivencia con las izquierdas extranjerizantes y de la inquietud reinante entre los trabajadores ante el riesgo de una restauración de los sistemas de opresión económica y de dominación imperialista establecidos desde el 6 de septiembre de 1930 por la misma confabulación de intereses e ideologías. DECLARA: Que en el debate planteado en el seno de la opinión está perfectamente deslindado el campo entre la oligarquía y el pueblo, cualesquiera sean las banderas momentáneas que se agiten y que en consecuencia y en cumplimiento de su deber, argentino y radical expresa su decidido apoyo a las masas trabajadoras que organizan la defensa de sus conquistas sociales”. Y aboga por “la solución integral a las inquietudes actuales del pueblo argentino, sintetizadas en: PATRIA, PAN y PODER AL PUEBLO”.

Ese comunicado expresa prácticamente la desintegración de la agrupación que se va a formalizar dos meses más tarde, el 15 de diciembre, al expresar en otro comunicado que “el pensamiento y las finalidades perseguidas al crearse F.O.R.J.A. están cumplidos al definirse un movimiento popular en condiciones políticas y sociales que son la expresión colectiva de una voluntad nacional de realización cuya carencia de sostén político motivó la formación de F.O.R.J.A. ante su abandono por el radicalismo. Y resuelve: La disolución de F.O.R.J.A. dejando en libertad de acción a sus afiliados”. (Acta de disolución de FORJA) La inmensa mayoría se sumará al peronismo.

Diez años habían transcurrido de ese otoño de 1935 cuando en un sótano de Buenos Aires había nacido la agrupación, que en esos años indaga profundamente la realidad nacional y desde allí fue construyendo ideas y soluciones con “ojos argentinos” a las problemáticas de la Patria, muchas de las cuales caían en el vacío, pero quizás esos jóvenes difícilmente habían imaginado que varias de esas ideas iban a encontrar su lugar y triunfar levantadas, profundizadas y defendidas en la sublevación del subsuelo de la Patria profunda por un nuevo movimiento político del que mayormente van a formar parte. Sorprende a veces la “intuición” forjista, como en la frase del epígrafe de esta nota que ve venir años antes la alianza entre el pueblo trabajador y el sector nacional de nuestras Fuerzas Armadas, no obstante esto tiene que ver seguramente con la ruptura de la matriz iluminista, con la lógica de la “vanguardia iluminada” que viene a decir al pueblo como actuar, por el contrario FORJA solo vino a suscitar las verdades nacionales que son las que expresan las mayorías populares, por eso años antes de octubre de 1945 habían afirmado y dejado como enseñanza para el porvenir (y la actualidad) que: “FORJA cree que sólo del pueblo argentino, de la masa innumerable sin voz y sin más conocimiento que la certeza de sus propias dificultades, puede surgir la salvación entera de la nación” (FORJA. 16/8/41)


 * Sociólogo (UBA). Doctor en Comunicación Social (UNLP). Magister y Especialista en Metodología de la Investigación (UNLa). Profesor de Sociología (UBA). Docente universitario de grado y posgrado. Autor de “La FORJA del nacionalismo popular”, “Volver a las fuentes”, “La brasa ardiente contra la cuádruple infamia.”, “Nación, Fuerzas Armadas y dependencia”. Co-autor de “Las Malvinas argentinas y suramericanas”, y de más de doscientos artículos acerca de Pensamiento Nacional-Latinoamericano e Historia Argentina. Ha dictado decenas de cursos en todo el país vinculados a las mismas temáticas.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Conversamos con Natalia Kerbabian, arquitecta, artista y creadora de un proyecto donde ilustra casas y edificios significativos dentro de la Ciudad de Buenos Aires.
Tomando la teoría de Aristóteles, observamos si la instrumentalización de la OTAN por parte de EEUU es una excepción o parte de una reproducción histórica.
Repasamos la situación actual respecto al acceso de viviendas en la Ciudad de Buenos Aires, ¿funciona la Ley de Alquileres? ¿qué se debería hacer para facilitar esta coyuntura?