Fidel Castro: Las relaciones entre China y Cuba constituyen hoy un ejemplo de transparencia y colaboración pacífica entre dos naciones que sostienen los ideales del socialismo

Por La Jornada.- Firman China y Cuba acuerdos con inversión inicial de 500 millones de dólares. La explotación de níquel, eje de la alianza económica entre ambos países. Los vínculos políticos, garantía para afianzar las relaciones comerciales, señala Hu Jintao. Fidel Castro reivindica al socialismo como «la única esperanza real de paz y supervivencia»

Discurso pronunciado por el presidente Fidel Castro Ruz, , en la ceremonia de condecoración con la Orden «José Martí», a Hu Jintao, Secretario General del Partido Comunista de China y Presidente de la República Popular China, en el Palacio de la Revolución, el 23 de noviembre de 2004, «Año del 45 Aniversario del triunfo de la Revolución».
(Versiones Taquigráficas – Consejo de Estado, Cuba).-

La Habana, 23 de noviembre.- Con un paquete de acuerdos que incluye una inversión de 500 millones de dólares para la explotación de níquel, China elevó el rango de su compromiso económico con Cuba, que así volvió a contar con una significativa inyección de recursos de un aliado político de peso mundial, por primera vez desde la desaparición de la Unión Soviética.

El presidente Hu Jintao concluyó una visita de Estado de menos de dos días, que reflejó al mismo tiempo la decisión china de desplegar sus banderas comerciales frente a las costas de Estados Unidos y la relevancia para el gobierno cubano de disponer de un socio de esa magnitud, que no sólo no le abre una polémica política, sino que basa su trato en el respeto a las diferencias.

Ante un foro de empresarios de los dos países, Hu elogió la «confianza política» entre Pekín y La Habana, con base en «nuestras realidades nacionales» y el trato en pie de igualdad. Dijo que hay una «base sólida para afianzar las relaciones económicas» y que para ello «los vínculos políticos son una garantía».

En una sutil alusión a la política de coerción económica de Estados Unidos hacia Cuba, Hu dijo que la isla «ha podido resistir enormes presiones y lograr notables éxitos en la salvaguardia de la soberanía estatal y la independencia nacional y en la exploración de un camino de desarrollo adecuado a sus propias circunstancias».

Ahí mismo, el segundo hombre al mando en Cuba, Raúl Castro, subrayó la visión de futuro del pacto con los chinos: al compartir objetivos «salvando las particularidades propias«, las dos naciones crearon «el ambiente necesario que nos permite un desarrollo ulterior estable e ininterrumpido«.

Raúl Castro, hermano menor del presidente Fidel Castro, defendió la vigencia del sistema socialista en Cuba, que «nos permite garantizar nuestra independencia y defender nuestra obra, en medio del férreo bloqueo y de las continuas acciones enemigas«.

Esa fue la primera referencia cubana, durante la visita de Hu, a la hostilidad estadounidense. Horas más tarde, en el Palacio de la Revolución, Fidel Castro entregó la Orden José Martí al mandatario chino y también evocó esa política «de agresiones de toda índole y férreo bloqueo económico» a cargo de «la más poderosa potencia imperialista que conoce la historia«.

En la misma línea que su hermano Raúl, el presidente cubano reivindicó al socialismo como «la única esperanza real de paz y supervivencia de nuestra especie» y dijo que un ejemplo de ello era China.

Pero, en consonancia con la idea de salvar las diferencias, el jefe de Estado cubano dijo que ambos países mostraron que «no existen dos procesos revolucionarios socialistas absolutamente iguales. De cada uno de ellos podrán tomarse las mejores experiencias y de cada uno aprender de sus más graves errores«.

Y luego Fidel Castro apuntó al significado de la alianza: «China se ha convertido objetivamente en la más prometedora esperanza y el mejor ejemplo para todos los países del Tercer Mundo. No vacilo en afirmar que es ya el principal motor de la economía mundial«.

La explotación del níquel se convirtió en el eje de esta alianza de perfiles estratégicos, a partir de que China llegó a ser el año anterior el primer productor mundial de acero y Cuba tiene una de las tres principales reservas del mineral.

Ambas partes acordaron iniciar negociaciones para establecer una planta de ferroníquel en la oriental localidad de Moa, con 51 por ciento para la Empresa Niquelífera Cubana Yamanigüey y el 49 por ciento para el consorcio chino Minmetals.

Fuentes oficiales informaron que la planta se construirá en 28 meses y tendrá una inversión total cercana a los 500 millones de dólares, para producir 68 mil toneladas anuales de ferroníquel (aleación de metales en la que predomina el fierro y el níquel).

El lunes por la noche, en el Palacio de la Revolución, ante Hu y Fidel Castro se firmó un acuerdo marco para el proyecto y un memorándum de entendimiento para su financiamiento y seguro.

También se pactó la venta de 4 mil toneladas anuales de sinter de níquel (un tipo de óxido del mineral impuro) de Cuba a China entre 2005 y 2009, hasta completar 20 mil toneladas.

Otro acuerdo firmado fue el de las bases para la creación de una segunda empresa mixta para la exploración de los yacimientos niquelíferos de San Felipe, en la oriental provincia de Camagüey, con 51 por ciento para laparte cubana y 49 por ciento para la china.

En la batería de 16 convenios concluidos el lunes, China otorgó facilidades financieras a Cuba en estas operaciones:

– a) la prórroga de un crédito no precisado para el desarrollo de las telecomunicaciones,

– b) la venta a crédito de un segundo millón de televisores, tampoco cuantificado.

– c) la venta a crédito por 3 millones de dólares de un sistema de rayos X para la revisión de contenedores.

– d) un crédito por 6.1 millones de dólares para la compra de consumibles sanitarios.

– e) un donativo de 6.1 millones de dólares para la compra de telas para uniformes escolares y

– f) el aplazamiento en 10 años del inicio del pago de obligaciones por créditos otorgados entre 1990 y 1994.

Los gobiernos acordaron también intercambios de profesionales y universitarios, promover la enseñanza del idioma chino en Cuba; disponer asesoría técnica china para la acuicultura y el sistema meteorológico en la isla y suscribir un convenio fitosanitario.

También formarán un grupo de trabajo para la cooperación en biotecnología, que se une a la operación de tres fábricas mixtas en China que desarrollan productos cubanos del sector.

Cuba y China tienen 11 coinversiones (en agricultura, telecomunicaciones, biotecnología, turismo e industria ligera) y tres producciones cooperadas (asociación de capital y materia prima sin formar una empresa distinta) en
la ligera y la sideromecánica.

China es el tercer socio comercial de Cuba, con un intercambio de 600 millones de dólares en lo que va del año y crecimiento del 36.7 por ciento, según fuentes oficiales.

********************************************************

Discurso pronunciado por el presidente Fidel Castro Ruz, , en la ceremonia de condecoración con la Orden «José Martí«, a Hu Jintao, Secretario General del Partido Comunista de China y Presidente de la República Popular China, en el Palacio de la Revolución, el 23 de noviembre de 2004, «Año del 45 Aniversario del triunfo de la Revolución».

Querido compañero
Hu Jintao, Secretario General del Partido Comunista de China y Presidente de la hermana República Popular China;

Distinguidos miembros de la delegación china;

Estimados Invitados:

No repetiré en tan breves minutos una palabra de lo que es conocido y muchas veces mencionado sobre la grandiosa historia del gran pueblo que usted representa.

Lo significativo, lo extraordinario para mí y para el mundo, es que la legendaria China, una de las primeras y más ricas civilizaciones y el país más poblado de la Tierra, hace menos de un siglo era un territorio ocupado y cruelmente explotado por las potencias imperiales de esa época.

Millones de personas morían de hambre cada año; ríos de sangre china corrían por sus campos y ciudades. El expansionismo y la brutalidad imperialistas se ensañaban contra ese noble y generoso pueblo. Injusticias y desigualdades enraizadas durante miles de años parecían llamadas a perdurar para siempre.

El día 21 de julio de 1921 un grupo de visionarios creó el Partido Comunista de China. En un pueblo que era campesino en su inmensa mayoría, una vanguardia de obreros e intelectuales aportaron a todos los sectores pobres y oprimidos de China las ideas luminosas del socialismo, inspiradas por el genio de Marx, la audacia sin límites y el talento revolucionario de Lenin, forjador del Primer Estado Obrero en la historia de la Humanidad.

Aunque trágicas circunstancias determinaron el derrumbe de aquel Estado que tanto aportó a la lucha contra el nazifascismo -la más terrible amenaza que hasta entonces había conocido la Humanidad-, ante los mortales peligros de ayer y los aún peores de hoy, el socialismo quedará definitivamente como la única esperanza real de paz y supervivencia de nuestra especie.

Esto es precisamente lo que han demostrado de forma irrebatible el Partido Comunista y el pueblo de la República Popular China. Demostraron a la vez, como lo han demostrado también Cuba y otros países hermanos, que cada pueblo debe adaptar su estrategia y sus objetivos revolucionarios a las condiciones concretas de su propio país, y que no existen dos procesos revolucionarios socialistas absolutamente iguales.

De cada uno de ellos podrán tomarse las mejores experiencias y de cada uno aprender de sus más graves errores.
El proceso chino contó, adicionalmente, con los aportes de grandes y brillantes pensadores políticos, que continuaron desarrollando y enriqueciendo las doctrinas del socialismo.

China se ha convertido objetivamente en la más prometedora esperanza y el mejor ejemplo para todos los países del Tercer Mundo. No vacilo en afirmar que es ya el principal motor de la economía mundial. ¿En qué tiempo? En solo 83 años después de la fundación de su glorioso Partido Comunista y 55 años después de la fundación de la República Popular China.

¿Hay acaso algo que añadir para significar el valor histórico de esta visita del Secretario General del Partido Comunista y Presidente de la República Popular China a esta pequeña isla, cuyo modesto aporte ha sido la resistencia heroica de su pueblo a más de 45 años de agresiones de toda índole y férreo bloqueo económico, sin que la más poderosa potencia imperialista que conoce la historia haya podido ni pueda doblegarla?

Las relaciones entre China y Cuba constituyen hoy un ejemplo de transparencia y colaboración pacífica entre dos naciones que sostienen los ideales del socialismo.

Existe hoy no solo una sólida base para el desarrollo de las relaciones entre los dos países, sino también una mayor voluntad política para profundizarlas, continuar ampliándolas, y defender la noble causa del socialismo, la unidad entre los pueblos y el respeto a los principios del derecho internacional.

El papel que China ha venido desempeñando en la Organización de las Naciones Unidas, incluyendo el Consejo de Seguridad, constituye un importante elemento de equilibrio, progreso y salvaguarda de la paz y la estabilidad mundial.

Es un gran honor, compañero Hu, recibirlo hoy oficialmente en nuestro país en una visita que apreciamos mucho y que representa un nuevo gesto de entrañable confianza y hermandad.

Por ello, y por sus elevados aportes a la causa del socialismo en China, a la que ha consagrado su vida, primero desde las filas de la Juventud Comunista y luego desde las diversas y múltiples responsabilidades cumplidas al frente del Partido Comunista en regiones apartadas y de menor desarrollo económico como el Tíbet y Gansu, y en otras importantes tareas en las que demostró su proverbial eficiencia, consagración, sencillez y espíritu de sacrificio; por su inquebrantable determinación de continuar luchando a favor del socialismo y del progreso de ese hermano país, y por la probada amistad y solidaridad que ha deparado a nuestro pueblo, el Consejo de Estado de la República de Cuba ha decidido otorgarle la más alta condecoración de nuestra Patria: la Orden que lleva el nombre de nuestro entrañable Héroe Nacional José Martí.

Le ruego la reciba como una prueba más del respeto y el afecto sincero de todos los cubanos hacia usted y su heroico pueblo, y de nuestra enorme admiración por la China legendaria y revolucionaria, una sola China, única, intangible e inmortal.

Muchas gracias.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Jorge Dorio recorre la semana post-elecciones y con sus versos nos revela que, aunque la derrota aun no haya sucedido, el Frente de Todos debe no solo aliarse, sino empezar a actuar en vez de hablar.
En esta nota descomponemos los resultados de las elecciones del domingo pasado. Pensamos en los debates internos de las diferentes coaliciones y las estrategias que deberán ser llevadas a cabo.
A 66 años de la autodenominada Revolución Libertadora, leemos nuestro presente y encontramos sombras de la misma, la cual amenaza el futuro y la existencia de la sociedad argentina.