¿Existen diferencias serias entre Kirchner y Scioli?

Desde hace días circulan rumores sobre contradicciones (algunas insalvables) entre el ex presidente de la Nación, Néstor Kirchner, y el gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli.

En el acto que se realizó en La Boca hace unas semanas -previa a la intervención (no quirúrgica) a la que se sometió Néstor Kirchner-, el ex presidente de la Nación reprochó a Daniel Scioli, gobernador de la provincia de Buenos Aires, que no dijera con nombre y apellido quién le ataba “las manos” en materia de seguridad.

La estolidez del titular del Ejecutivo bonaerense ante lo que sonó como una provocación o una invitación, como se prefiera, contrasta con las actitudes posteriores del ex secretario de Turismo de Carlos Menem: sacarse fotos con el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri; no visitar al titular del PJ nacional (Kirchner), internado en la clínica Los Arcos; recibir “invitaciones” para pasarse al peronismo disidente; aceptar ser entrevistado por Magdalena Ruiz Guiñazú para el diario Perfil; aceptar una invitación de “A dos voces”, programa político que se emite por TN; y endurecer una serie de medidas policiales que supuestamente evitaría el crecimiento del delito en la provincia.

Fuentes cercanas a la jefatura de Gabinete de ministros dijeron a Revista Zoom que Kirchner -quien habría invitado a Scioli, después de la “reconvención”, a conversar a solas- acaso contrariado, también habría decidido no invitarlo al acto organizado el 14 por la Juventud Peronista en el Luna Park, y tampoco atenderle el teléfono en caso de recibir un llamado del gobernador.

Si eso es así, las versiones sobre la ausencia del mandamás bonaerense en el acto de la militancia kirchnerista, serían justamente eso: versiones que ocultarían un conflicto de resolución dudosa.

“Kirchner no quiere saber nada. Nada de nada. Cerró el teléfono a cualquier llamado de Scioli. Dio orden de no atenderlo. Y la cuestión va más allá de un supuesto reproche, o su pusilanimidad (la del gobernador) respecto a Clarín o (Héctor) Magnetto. Néstor (por Kirchner) tiene la sospecha que Scioli, si no es ahora pero seguro que antes de las elecciones, lo va a traicionar”.

En ese cuadro de situación, “sus reuniones con intendentes del Conurbano y su velado elogio a Pablo Bruera (Intendente de La Plata, que rompió puentes con el kirchnerismo), complican el escenario, y ofrecen argumentos para que el ex presidente piense en una posible traición. Pero el tema de fondo es que Scioli se niega de plano a volver a competir como vicepresidente de Kirchner, que es una de las posibilidades que manejan en Olivos”, aseguraron esas mismas fuentes a Zoom.

Porque otra de las posibilidades que se manejarían en Olivos es que el gobernador fuera el segundo de una fórmula encabezada por la actual presidenta de la Nación, Cristina Fernández, “forzando” a Kirchner a asumir la responsabilidad provincial, una de las estrategias que el oficialismo estudia para poner en caja las cuestiones de inseguridad, y guardar la lealtad -bien lábil- de los intendentes del Conurbano, que Scioli imagina controlar, según las fuentes bonaerenses.

Pero supongamos que estos también sean rumores interesados. “Supongamos -dijo otra fuente a Zoom, también de la gobernación de la Provincia de Buenos Aires- que Scioli pretenda jugar el papel de víctima para romper con Kirchner, y postularse él a la presidencia de la Nación… ¿vos creés que los intendentes, esos que ‘traicionan’, seguirían a un tipo que no tiene ningún proyecto político? ¿Cuál es el proyecto político de Scioli?”.

De todas maneras, para conocer la virulencia del supuesto enfrentamiento habrá que esperar los millones de dólares que la Provincia de Buenos Aires debe recibir en carácter de coparticipación. “Si llega el dinero, la cosa no es tan grave, o hay defección, de un lado o del otro”, explica el informante.

¿Por qué defección? “Porque Scioli necesita el dinero, y necesita una política. Porque Kirchner necesita de los votos del Conurbano para llegar al 40 por ciento, y porque sabe que el gobernador le lleva diez puntos de ventaja en las encuestas (de imagen positiva). Pero lo que se juega en las generales es el modelo para la Argentina de los próximos diez años”.

¿Y entonces? “Entonces, yo creo que la necesidad de amparo político de Scioli lo hará retroceder. Irse con Eduardo Duhalde o Mario Das Neves puede redundar en una diputación y el olvido. Kirchner puede perder la Capital Federal pero difícil pierda la provincia (en el caso de CFK presidenta). Además, (Kirchner) es el único que puede retomar las políticas de seguridad de (León) Arslanián y de (Marcelo) Saín. En ese caso, el futuro de Scioli sí que es una incógnita”, concluyó el interlocutor.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Reflexionamos al respecto de la marihuana y todos sus usos, desde los recreativos hasta los medicinales.
Sobre controversias y conflictos del teletrabajo, escribe para Revista Zoom: Eduardo Silveyra
El titular de la Celag y escritor español habló con Revista Zoom. Analizó el resultado electoral argentino y contó detalles de su nuevo libro “Evo: operación rescate”.