Estados Unidos votó por la guerra

Por Adolfo Gilly; La Jornada.-

Ambos candidatos, Bush y Kerry, dijeron en sus campañas, con voz tonante, que se proponían continuar la guerra en Irak: adelante mis valientes, hasta la ignominia siempre. A pesar de ello, era claro para el mundo y sobre todo para los votantes estadounidenses que la elección del 2 de noviembre era un plebiscito, no por la guerra o la paz, sino por la guerra o contra la guerra.

Pues bien, está aún más claro que esta vez, por mayoría de votos (52 por ciento) y no sólo de electores en el Colegio Electoral, el pueblo de Estados Unidos votó por la guerra, sabiendo bien quién es Bush (lo cual no le era tan evidente en la elección de 2000) y cuál es y será su política internacional y nacional. A ley de juego, esa política fue aprobada.

Está igualmente claro que casi la mitad de ese pueblo (48 por ciento) votó contra Bush y, sobre todo, sufragó contra la guerra.

Tal es la situación en esa gran potencia, desgarrada en su interior por pasiones encontradas pero con un gobierno confirmado en sus afanes de supremacía, dominación y venganza universal, así tenga que ser solos contra el mundo.

Esa situación es peligrosísima, pues la renuencia interior a la guerra y la oposición a ésta de la aplastante mayoría de los pueblos del mundo, lejos de contener los afanes de los cruzados del gobierno de Bush, más bien los exacerba. El 2 de noviembre les confirmó estar en lo justo: por su pueblo habló la voz de Dios.

No creo que Bush haya ganado por un voto del miedo, como se ha escuchado decir. Quienes votaron por él sabían muy bien a quién estaban confirmando en el gobierno y por qué y para qué lo hacían.

Esos votantes no tienen miedo.

Están convencidos de que Estados Unidos, su nación, es la más poderosa del mundo, puede imponer con pleno derecho su ley y su justicia, tiene una misión por cumplir en esta tierra y no puede permitir afrentas, como las de las Torres Gemelas y el Pentágono, ayer, y la resistencia iraquí hoy, sin tomar justa revancha, aplastar a sus enemigos con su poderío militar y tecnológico inigualado y, Biblia en mano, dar una lección a un mundo timorato y descreído. (Verdad es que también los otros tienen sus propios libros sagrados, variados según origen e interpretación, pero ningún poseedor de tales libros se fija en esos detalles).

Ahora bien, la que tuvo sus detalles fue la votación misma.
Una nota de The New York Times del 3 de noviembre da las cifras siguientes.

De cada cien votantes, 54 fueron mujeres y 46 hombres.
De cada cien votos para Kerry, 58 fueron de mujeres y 42 de hombres, una notable diferencia de 16 puntos porcentuales en favor de las mujeres en este voto contra Bush. De cada cien votantes de Bush, 50 fueron mujeres y 50 hombres.

La misma información dice que, sobre el total de votantes, 77 por ciento fueron blancos, 11 por ciento negros, 9 por ciento latinos y 2 por ciento asiáticos. Pero según esta peculiar clasificación de los ciudadanos por el color de la piel, resulta que de cada cien votantes de Bush 88 fueron blancos, dos fueron negros, siete latinos y uno asiático. En cambio, de cada cien votantes de Kerry 66 fueron blancos, 20 negros, 10 latinos y dos asiáticos.

Finalmente, la nota especifica que, sobre el total de votantes, 62 de cada cien eran casados y 38 no casados. Entre los votantes de Kerry, los casados fueron 55 por ciento y los no casados 45 por ciento; entre los de Bush, los casados fueron 70 por ciento y los otros 30 por ciento.

Esta información, proveniente de una encuesta nacional a la salida de urna, no contabiliza votos por otros candidatos y no diferencia el sufragio por edades. Pero no deja dudas sobre la estructura conservadora del electorado que decidió el triunfo.

Aparte de los problemas internos, que no son tema de esta nota, el gobierno surgido de esta elección tendrá que responder en el terreno internacional, por su cuenta y sin la ONU (a la cual, salvo para cubrir las formas, ha dejado a un lado), al menos a las siguientes cuestiones:

– 1. Irak, Israel, Medio Oriente y países árabes.

– 2. China, India, Rusia y Japón.

– 3. Pakistán, Afganistán y Corea.

– 4. Europa y Unión Europea, la gran potencia económica rival.

– 5. Africa, la gran tragedia que Occidente creó.

– 6. Equilibrio ecológico planetario: calentamiento global, contaminación, agua potable, bosques, desiertos, recursos naturales, la gran catástrofe entre la humanidad y la naturaleza que el capital trajo consigo y hoy, como una pandemia, se extiende con sus mercados.

Ninguna de esas cuestiones, hoy inmediatas, puede ser resuelta por una sola potencia y sus arsenales militares, científicos y tecnológicos sin igual, menos todavía por la soberbia, la arrogancia y la condescendencia hacia el resto del mundo que esa potencia enarbola y el voto mayoritario de sus ciudadanos confirma. Pero éstos no lo saben y sus conductores tampoco. Peligro, pues, peligro.

Un caso especial para nosotros, pues aquí estamos, es América Latina.

Sabida es la política del gobierno Bush hacia este continente y hacia México, sabidas también las respuestas subordinadas de los tres últimos gobiernos neoliberales en este país: Salinas, Zedillo, Fox.

Esa subordinación política y económica ha ido colocando a México en la indefensión. No hay acuerdo posible con quienes nos han conducido a este estado de cosas, no ya esos tres nombres pasajeros, sino las corrientes políticas y las fuerzas económicas a quienes ellos responden.

Una reacción a esta ofensiva contra los pueblos latinoamericanos viene desde otras latitudes. Brasil, Argentina, Bolivia, ahora Uruguay, bajo formas diversas y a veces con paso incierto bajo las enormes presiones imperiales, siguen manteniendo y confirmando la emergencia de nuevas resistencias.

Si podrán hacer un bloque coordinado, no se sabe todavía. Pero lo que sí es seguro es que el nuevo gobierno Bush proseguirá, reforzada, su ofensiva de estrangulamiento y chantaje para impedirlo.

Esa política será aún más recia y despiadada en el caso de los dos países que resisten de frente: Cuba y Venezuela. A Cuba no le perdonan no haber podido con ella, ahí al ladito, quienes se suponen amos del mundo. A Venezuela no le perdonan que les haga frente y, sobre todo, que para conseguirlo el gobierno ande movilizando sin cesar al pueblo.

Cómo tender un puente político y económico entre aquellos gobiernos y éstos, dados sus diferentes formas y grados de confrontación y sus diversas configuraciones políticas internas, se ha vuelto ahora una cuestión vital de supervivencia para todos ellos, pues nada pueden esperar del nuevo gobierno de Bush, fortalecido en la rectitud de sus convicciones por el voto del 2 de noviembre.

A Tabaré Vázquez no le van a perdonar, por más contorsiones que algunos de sus amigos hagan, como no le van a perdonar a Lula, ni a Néstor Kirchner, ni siquiera a Carlos Mesa y su tibieza.

Mejor hacer las cuentas cuando aún es tiempo y tomar iniciativas en consecuencia.

Esas cuentas es preciso también hacer en México, porque van a querer venir hoy más que nunca, entre otras cosas, por el petróleo, los recursos naturales y el territorio, sobre todo el territorio en tanto factor geopolítico, humano y natural -es decir, en tanto México-, y tienen sus fuertes e inteligentes aliados y subordinados mexicanos.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Las políticas encarecedoras y expulsivas en la Ciudad de Buenos Aires lo único que hacen es aumentar. En esta nota analizamos cual es la situación actual de la economía y vivienda de los ciudadanos y el rol que ocupa el Estado en su desempeño.
Gilda se hizo Santa porque así lo quiso el pueblo. A 25 años de su muerte, recorremos su vida y su impacto social, el cual sigue siendo vigente.
El intendente de Tapalqué habló con revista Zoom sobre los cambios en el gabinete nacional y provincial. Conversamos sobre la economía y creación de trabajo como ejes de campaña en la llegada de las elecciones generales.