En Santiago del Estero los vientos de cambio siguen sin soplar a pesar de las elecciones

Por Causa Popular.- El gobierno de Néstor Kirchner sufrió este fin de semana su primer revés electoral al ser vencido su candidato en los comicios de la provincia de Santiago del Estero, histórico bastión peronista, donde el triunfante radicalismo resurgió de las cenizas. El despliegue de todo el aparato político del partido justicialista no alcanzó para evitar, que Gerardo Zamora, del Frente Cívico liderado por la Unión Cívica Radical (en alianza con otras corrientes políticas menores) obtuviera la victoria sobre José Figueroa, del Partido Justicialista. La derrota del ex menemista “Pepe” Figueroa que contó con el apoyo explícito del gobierno nacional a manos de Zamora, no parece deparar un cambio real para los santiagueños. El radicalismo llega a la gobernación con el apoyo del principal grupo económico de la provincia “Ick”, financista de los grupos de tareas contratados por los terratenientes para desalojar a los campesinos de las tierras que habitan desde hace más de 40 años.

El resultado final de las elecciones en Santiago del Estero representa el final de la intervención federal en el distrito tras la crisis que determinó la caída del caudillo peronista Carlos Juárez, quien dominó la política provincial durante cinco décadas. “Vamos a ser un gobierno que garantice la seguridad y la libertad para que nunca más tengamos que reclamar justicia por un crimen”, sostuvo Zamora este lunes en declaraciones a Radio Mitre.

El ganador aludió así al crimen de dos muchachas jóvenes perpetrado hace dos años por sicarios del gobierno de Juárez, lo que precipitó su caída en desgracia y la intervención a la provincia.

Que Zamora pueda garantizar “la seguridad y la libertad” es algo de lo que dudan varias organizaciones sociales consultadas por Causa Popular, para las cuales el flamante gobernador no significa un cambio sustancial para la vida cotidiana de los Santiagueños.

Financiado y apoyado por el principal grupo económico de la provincia sindicado como uno de los financistas de los grupos de tareas capitaneados por Juárez y su jefe de inteligencia hoy preso Musa Azar y como otrora aliado político económico de los Juarez.

El resultado negativo para el Gobierno, inaugura una ronda de renovación del Parlamento que tendrá su máxima expresión el 23 de octubre venidero cuando se vote en los principales distritos.

La UCR conserva aún la condición de segunda fuerza parlamentaria y gobernará ahora en seis de los 24 distritos provinciales, pese a que entró en crisis luego de la caída de Fernando de la Rúa a finales de 2001.

Zamora, actual intendente de la capital santiagueña, asumirá el cargo el próximo 23 de marzo, cuando finalice formalmente la intervención federal que llevó adelante el ex fiscal Pablo Lanusse en esta provincia ubicada a 1.150 km al noroeste de Buenos Aires.

Santiago del Estero cuenta con unos 800.000 habitantes y es una de las provincias más pobres del país, con un nivel de analfabetismo del 6% de la población. Más del doble que el promedio del país (2,8%).

Juárez y su mujer Nina Aragonés, siguieron los comicios desde su vivienda, donde cumplían prisión domiciliaria, pero sospechosamente fueron liberados al día siguiente.

Ambos fueron detenidos a raíz del asesinato de las dos jóvenes mujeres en febrero de 2003, tras una orgía de sexo y drogas en la que estuvieron implicadas autoridades locales. La dinastía Juárez está acusada de asesinatos, persecuciones e intimidaciones a opositores, y de haber creado una red de espionaje con unas 20.000 personas fichadas, entre ellas políticos y miembros de la Iglesia Católica, de la que no estuvo ajeno el grupo “Ick” que financió la campaña de Zamora.

El matrimonio armó su poder semifeudal basado en el asistencialismo y las prebendas a los sectores más humildes de la población, en paralelo con el control de los empleados públicos, principal fuente laboral del distrito. Juárez fue elegido cinco veces gobernador de la provincia, la primera vez en 1949, cuando Juan Domingo Perón transitaba el fin de su primera presidencia. En 2001 Juárez renunció a la gobernación para ser senador nacional y fue reemplazado por su esposa Nina, hasta que Kirchner intervino el distrito.

Refiriéndose a las posibles causas que llevaron a la derrota al justicialismo en Santiago, uno de los que opinó fue quién se opuso a que se interviniera la gobernación de su amigo Juárez, Eduardo Duhalde.

El ex presidente consideró que el justicialismo perdió la gobernación en Santiago del Estero por la “debacle” en la que entró el partido tras la intervención. “Yo siempre he dicho lo mismo: no estaban dadas las causas que la Constitución establece para que se pueda intervenir una provincia”, sentenció el ex jefe del Estado a la prensa.

Duhalde sostuvo que la elección fue “importante” al afirmar que es una de las “provincias históricas” que ha gobernado el justicialismo. Para Duhalde en este tiempo hubo “líneas internas muy enfrentadas entre ellas y este fue el resultado: se perdió”.

Pese a sus liberaciones, el matrimonió Juárez, con la derrota del justicialismo y su relación con el doble crimen de la Dársena, se perfila como un cadáver político. Duhalde, quién gobernó la provincia de Buenos Aires con métodos no muy diferentes a los utilizados por estos decrépitos caudillos provinciales se negó a la intervención defendiéndose tangencialmente a sí mismo.

Con prácticamente el 90 % de su pueblo con las necesidades básicas insatisfechas, es una de las provincias más pobres del país con la que se encontrará Gerardo Zamora el flamante gobernador.

Probablemente haya una represión más limpia, y la gobernación se modernizará un poco sólo en sus estructuras pero el pueblo de la provincia de Santiago del Estero, predominantemente campesino, continuará con sus mismas penurias cotidianas, resistiendo a las bandas armadas de los terratenientes que intentarán ocupar sus tierras mientras batallan contra la pobreza día tras día.

Por ahora nada parece tener perspectivas de cambio en Santiago del Estero y su pueblo se sigue llevando la peor parte.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Jorge Dorio recorre la semana post-elecciones y con sus versos nos revela que, aunque la derrota aun no haya sucedido, el Frente de Todos debe no solo aliarse, sino empezar a actuar en vez de hablar.
En esta nota descomponemos los resultados de las elecciones del domingo pasado. Pensamos en los debates internos de las diferentes coaliciones y las estrategias que deberán ser llevadas a cabo.
A 66 años de la autodenominada Revolución Libertadora, leemos nuestro presente y encontramos sombras de la misma, la cual amenaza el futuro y la existencia de la sociedad argentina.