Elecciones presidenciales en Uruguay. A pesar de los esfuerzos de los partidos tradicionales, Tabaré se acerca a la victoria

Por Causa Popular.- A menos de 50 días de las elecciones presidenciales del 31 de octubre, el candidato del Frente Amplio – Encuentro Progresista lidera todas las encuestas. Tabaré Vázquez aumenta la brecha y amplía la ventaja sobre Larrañaga y llegó al máximo histórico de 52,5%, según el último sondeo de la consultora Doxa. El candidato frenteamplista que en repetidas oportunidades ha señalado que el EP-FA/Nueva Mayoría es la primera fuerza política porque tiene un programa de gobierno y por el respaldo de la ciudadanía, hoy en plena campaña, a días del 31 de octubre reitera sus conceptos: «Estamos como estamos, no porque los otros sean espantosos, sino por mérito propio, por sus raíces, por su lucha permanente, por su permanencia junto a la gente y por eso vamos a ganar las elecciones el 31 de Octubre» enfatizó en un reciente acto en el populoso barrio La Teja , de Montevideo.

En permanente diálogo con el público, Vázquez agrego: «Esta vez sí, que se van se van», recibiendo nuevos aplausos. Luego, poniendo voz grave agregó: «Mañana van a ver algunos titulares de los diarios que dirán que somos unos intolerantes, porque pedimos que se vayan», dijo desatando risas del público.

Según el último sondeo de la consultora Doxa Tabaré Vázquez, aumentó la brecha respecto de su inmediato competidor, Jorge Larrañaga y cosechará una mayoría histórica a su favor de 52,5%. El informe, recoge la información relevada entre el 1º y el 6 de septiembre, en base a una muestra probabilística y aleatoria de 1.189 personas (de las cuales 518 corresponden a Montevideo), de más de 17 años de edad y en condiciones de votar en las próximas elecciones.

Según la proyección de Doxa, el candidato de la izquierda, Tabaré Vázquez, amplió su ventaja sobre el candidato blanco y obtendría -si la elección fuera en esta jornada– 52,5%, Jorge Larrañaga (Partido Nacional) 34% y Guillermo Stirling (Partido Colorado) 11,5%. El estudio, a su vez, discrimina entre los votantes «seguros» y «probables», arrojando una pequeña diferencia con respecto a la proyección anterior.

En este caso, un 49,2 % votará «con seguridad» a Vázquez, y un 1,9 % «probablemente» elegirá al candidato encuentrista, totalizando 51,1 %. Luego, 29,1% lo hará «con seguridad» por Larrañaga, y un 2,1% «probablemente» lo haga por el candidato blanco (31,2%). Del mismo modo, el 8,3% votará «con seguridad» a Stirling y 0,5% se inclinaría «probablemente» por dicho candidato (8,8%).

La mayoría de los consultados –independientemente de su inclinación política– considera que Vázquez ganará la elección (53%), frente a los que opinan que Larrañaga será el próximo presidente (33,8%) o Stirling (4,1%).

En caso de una segunda vuelta en el mes de noviembre, los electores se inclinarán por el candidato de la izquierda (52,6%) y Larrañaga obtendría 40,1 %de votos.
Por otro lado, la mayoría de los consultados (55,1%) sabe que el próximo 31 de octubre habrá un plebiscito para reformar la Constitución sobre el tema del agua y un 43,8 % votará a favor.

También una mayoría (38,5%) opinó que la gestión de Jorge Batlle fue «mala», un 16,5% consideró que fue «muy mala» y el 28,9% cree que fue «regular». Un 3,9% entendió que fue «buena» y un 5,4% opinó que fue «muy buena».
Al interior de los tres partidos políticos, el senador encuentrista José Mujica (Movimiento de Participación Popular), Jorge Larrañaga (Alianza Nacional) y Julio María Sanguinetti (Foro Batllista) lideran las preferencias de las respectivas listas al Senado en cada partido. De mantenerse las proyecciones, la izquierda obtendría 17 senadores (16 más el presidente del cuerpo), el Partido Nacional 10, y el Partido Colorado 4, según la estimación del diario “La República” de Uruguay. El cálculo surge del análisis aproximado del total de votantes dividido por las bancas en disputa en el Senado y multiplicado por el cociente de cada partido (16,9 el EP-FA, 10,3 el PN y 3,48 el PC).

“A nosotros nos votan porque somos tupamaros”

La gran crisis del año 2002, es la más grande de la historia de Uruguay. El modelo impuesto por sucesivos gobiernos desde hace unos años fracasó estrepitosamente. Deja una pobreza nunca vista que disolvió el aparato productivo, dejó ramas de la industria totalmente deshechas.

Fernández Huidobro, un ex guerrillero de Tupamaros con muchos años en prisión, hoy senador del Frente y responsable de la comisión de defensa del senado uruguayo, durante su paso por Buenos Aires en plena campaña, analiza: “Para nosotros esta es una de las campañas electorales más fáciles. Sólo hay que preguntarle a la gente en cualquier esquina quiénes han sido los responsables de esto. Con el agregado de que además Kirchner en Argentina, Lula en Brasil y Chávez en Venezuela hacen soplar buenos vientos

Explicó en ese contexto la presencia de su fuerza política en la Argentina y la importancia de su voto: «estamos hoy en Buenos Aires, para asegurar ese 3 por ciento” que, según diversas encuestas, será definitorio para saber si el EP-FA gana en primer turno o deberá acudir a una segunda vuelta. Huidobro aborda el futuro de su país convencido de que Tabaré Vázquez será presidente. Pero también está alarmado por el deterioro económico y en especial por la expansión de la pobreza.

«Así como ahora tenemos que acometer esta proeza de ganar, debemos luego realizar la proeza de ser gobierno, porque han dejado devastado y desmantelado el Uruguay y siguen tomando medidas de último momento, hasta el recambio de gobierno el 3 de marzo, como la privatización de algunas áreas», apuntó.

Reacio a abusar de las cifras «porque aburren«, detalló no obstante que «el 60 por ciento de nuestros niños nacen en la pobreza y la mitad de ellos son hijos de adolescentes«.
Según estimaciones del EP-FA, «hay sectores muy vulnerados que con 100 millones de dólares se los puede atender, pero apenas para sacarlos de la emergencia», expuso.
«Esto será lo primero. Hay cifras de pobreza, desnutrición, deserción escolar o desmantelamiento industrial y agrario que son peores que las de un país en guerra y el destino de la nacionalidad está en riesgo», subrayó.

En cuanto a las elecciones de octubre, declaró que sus rivales políticos «trabajan para impedirnos ganar en la primera vuelta», que requiere triunfar con el 50 por ciento más un voto. De lo contrario debería acudirse a un balotaje un mes después.
«Armaron esta reforma constitucional (que introdujo la segunda vuelta electoral) para obligarnos a ganar dos veces: ganar por knock out, porque no se acepta por puntos», dijo el senador.

Fernández Huidobro dijo: «Nosotros nunca rechazamos nuestro pasado, nuestras cicatrices, nuestras prisiones y nuestros caídos», sostuvo que su sector es la fuerza mayoritaria dentro del Encuentro Progresista – Frente Amplio / Nueva Mayoría (EP-FA/NM) porque «además de tener un gran comunicador, como lo es el Pepe Mujica, el Movimiento de Participación Popular (MPP) supo acompañarlo en su interpretación política y estratégica» sobre los problemas que aquejan al país, sobre todo después de la crisis.

«A nosotros nos votan porque somos tupamaros, porque nuestro pasado tiene autenticidad y eso es lo que está faltando en la actualidad. Yo creo que todos vamos a un encuentro, progresista, y tanto los que vienen (votantes nuevos) como los que vamos (EP-FA/NM) nos aceptamos nuestros pasados», reflexionó Fernández Huidobro «A esta altura, a la gente le importa un comino si somos tupamaros», enfatizó el legislador tupamaro.

Fernández Huidobro agrego además que «Sanguinetti es un gran libretador» en lo que se refiere a la campaña electoral del Partido Colorado, pero se equivoca, dado que a su juicio «la gente se siente culpable» por lo que votó. Luego ironizó: «Mirá las vueltas que da la vida que ahora el coronel Cordero (reconocido represor a Tupamaros) pasó a la clandestinidad y lo buscan las Fuerzas Conjuntas «.

La sedición en preliminares

Aquellos a quienes la legalidad los mata sienten siempre –y a veces generalmente lo hacen, como en Chile ayer y hoy en Venezuela– la necesidad de adelantarse y matar ellos a la legalidad.

El anuncio de Tabaré Vázquez de realizar una auditoría administrativa, para determinar las responsabilidades con relaciones a los dineros públicos por parte de todos los jerarcas de la administración actual, “ha puesto en situación de pánico a muchos aprovechados y manirrotos acostumbrados al largo verano de la jauja que significaron los gobiernos de rotación entre las mismas familias blancas y coloradas”, expreso Hugo Cores dirigente del Partido por la Victoria del Pueblo (PVP-Frente Amplio)

Con el advenimiento del gobierno progresista ya no habrá padrinos a los que recurrir. Y habrá que tener todos los deberes hechos y las cuentas tendrán que dar justo, frente al Tribunal de Cuentas, a la Superintendencia de Bancos y frente a todas las oficinas de contralor del gasto público previstas en los textos legales y constitucionales” continua expresando Cores.

“La legalidad nos mata”, podrían decir hoy muchos jerarcas de la administración central o las empresas públicas, que sienten “como inminente un cambio de gobierno y de régimen, que vislumbran el fin del reinado de las relaciones clientelares y de la política a favor de los parientes y correligionarios” Concluye Cores

Por su parte Huidobro en su paso por Buenos Aires tampoco descartó que los partidos tradicionales «estén preparados para hacer una campaña sucia y nosotros, los históricos Tupamaros, estamos preparados para recibir las bofetadas de los payasos«.

«La gente sabe que al encabezar la interna de las fuerzas progresistas que integran el EP-FA le damos un manjar suculento. Como no quieren discutir acerca del futuro ni del presente de desastre al que condujeron al país, nos quieren retrotraer a la época de la guerrilla y desempolvar viejas cosas con polillas«.

Estimó que esos recursos «a esta altura de la vida son cucos. Antes era el comunismo internacional que se iba a llevar a los niños a Moscú e iba a expropiar las casas. Y ahora son los jóvenes que se van a Barcelona, pero porque ellos le sacan a la gente los ahorros del bolsillo, los campos y las máquinas«. Vehementemente manifestó “Vamos a recibir un Uruguay destartalado, con índices de pobreza, miseria y violencia crecientes, cárceles superpobladas. Lo urgente es atender a los sectores más vulnerables, la niñez, las madres adolescentes. Pero no es todo. Flaco modelo de país sería si tuviéramos que estar dándole a la gente subsidios para que coma. Hay que poner de pie el aparato productivo que fue desmantelado por un modelo especulativo, suicida”.

Es contra estas medidas que la sedición comienza a dar sus movimientos preliminares.

Este movimiento, apunta a crearle nuevas situaciones de hecho a la administración que sobrevenga después de las elecciones del 31 de octubre. Parece tratarse entonces de una forma de hacer que la transición no sea tal. En lugar del cambio que votará la gente, las deudas, los compromisos y los mecanismos que se intentan instalar procurarán que los lineamientos actuales de política económica sigan comandando la acción del nuevo gobierno.

Hay que admitir que no es una pretensión chica: cambiar de partidos en el gobierno, cambiar de mayorías en el Parlamento, cambiar de Presidente de la República y hacerlo de manera tal que los recién elegidos por la voluntad popular se vean obligados a hacer lo mismo que han venido haciendo Batlle, Alfie y demás integrantes del actual gobierno.

Una verdadera transmutación política para burlar los anhelos de cambio del pueblo uruguayo. ¿No Pasarán?

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Exclusivo para Zoom, Jorge Dorio recorre la historia del ámbito salud. Haciendo hincapié en CABA, se pregunta sobre cómo este se vio afectado en la era macrista.
Las políticas encarecedoras y expulsivas en la Ciudad de Buenos Aires lo único que hacen es aumentar. En esta nota analizamos cual es la situación actual de la economía y vivienda de los ciudadanos y el rol que ocupa el Estado en su desempeño.
Gilda se hizo Santa porque así lo quiso el pueblo. A 25 años de su muerte, recorremos su vida y su impacto social, el cual sigue siendo vigente.