El último orejón del tarro

En todo Paraguay la población indígena que vive como tal es el 5%, pero en el Chaco es del 50%. Las pocas tierras que consiguieron los indígenas las lograron gracias a la cooperación de organismos no gubernamentales, entre ella la Iglesia. Desde el gobierno fue nula la colaboración, una lastima. Los indígenas que coordinan con la iglesia católica y con las no católicas tienen tierras tituladas; pero a sudor de lucha contra los terratenientes, el gobierno y el ejército fue que consiguieron las expropiaciones, que se les devolvieran sus tierras ancestrales.

Según la Constitución Nacional, tienen derecho a tierras suficientes para desarrollarse, tierras que le tiene que proporcionar el gobierno; pero ese mandato no se cumple. Tienen derecho a la educación propia y la salud. Siempre queremos colaborar con el gobierno, ya sea a nivel local, regional y nacional. A veces conseguimos hacer algo en común. Los problemas que aquejan a la población chaqueña son básicos: la falta de tierra, de educación, de salud y de trabajo.

Hay una Ley que exige que la educación inicial tiene que ser hasta el noveno grado, pero no se lleva a cabo porque la próxima escuela queda a 100 kilómetros y no tenemos medio de transporte. Estamos formando profesores a distancia como manera de paliar la situación pero es imprescindible que la situación real del Chaco se tomo en consideración de una buena vez. Falta infraestructura, garantizar los servicios básicos.

– ¿Existe población indígena sin contacto con los blancos, es decir, “en estado natural”?

– En nuestro vicariato, no. Pero si nos adentramos más hacia Alto Paraguay, si. Ahora, “en estado natural”… Muchos de ellos fueron contactado a la fuerza, por lo que tuvieron que salir de sus hábitat natural. Los indígenas chaqueños son los más desatendidos. La mayor parte están dispersos de sus tierras ancestrales y sin tierra propia donde puedan desarrollar sus tareas productivas, obligados a cambiar sus estilos de vida de cazadores-recolectores y a trabajar en los establecimientos ganaderos o, como informales, en los centros urbanos. Estas poblaciones tienen los mayores índices de tuberculosis y enfermedad de Chagas de todo Paraguay.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Analizamos el federalismo argentino, centralizándonos en el AMBA y su funcionamiento. ¿Cómo se hace para gobernar una región en la que se deben coordinar asuntos con dos gobernadores y cuarenta intendentes?
Proponemos recuperar el rol de las mujeres en las organizaciones político–militares de izquierda surgidas en la década de 1970 en Argentina, como también la militancia en las organizaciones de base.
Repasamos la medida del “dólar soja” y los altibajos de la economía nacional, junto a la inflación en los diferentes sectores de consumo