El pedido de perdón en nombre de una Iglesia que no asume sus responsabilidades

La Conferencia Argentina de Religiosas y Religiosos (CONFAR) pidió «perdón» en nombre de la Iglesia católica, e hizo una «valoración esperanzadora» del reciente juicio contra el ex capellán policial Christian Von Wernich, a quien incluyeron entre los «responsables del terror y la violenta represión» durante la última dictadura militar. «Una vez más pedimos perdón por las veces que, como Iglesia de Jesucristo, no supimos estar cerca de los crucificados y por quienes se han manifestado más en complicidad con los victimarios que en solidaridad con las víctimas», subrayó en un comunicado la organización que nuclea a las congregaciones religiosas del país.

Tras reconocer «con dolor» que «muchas y muchos, dentro y fuera de la Iglesia, apoyaron, aplaudieron y se favorecieron con la dictadura», la CONFAR destacó, por el contrario, que «muchos y muchas se comprometieron, acompañaron, cobijaron y defendieron a las víctimas, algunos ‘hasta el final’, dando sus vidas».

«Pedimos al Señor de la Vida y de la Historia que la sangre de los Mártires nos anime a ser testigos comprometidos, viviendo la verdad del Evangelio. Que nos impulse a no pertenecer a ningún sistema injusto de este mundo y a no desentendernos nunca del sufrimiento de ningún ser humano, para que otra Argentina y otro mundo sean posibles», expresaron en la declaración.

La CONFAR también hizo llegar a los familiares de las víctimas «nuestra valoración esperanzada frente al avance de la justicia largamente esperada, manifestado en los juicios a los responsables del terror y la violenta represión durante la última dictadura militar». Y puso como ejemplo la reciente sentencia «de reclusión perpetua del sacerdote Christian Von Wernich por su participación en secuestros, torturas y asesinatos, delitos de lesa humanidad, durante la mencionada dictadura». «Sólo la Verdad nos hará libres (dice el Evangelio). Una vez más, la Verdad ha salido dolorosamente a la luz, dando paso a la justicia que permite superar la impunidad», aseguraron los religiosos.

La organización agradeció, además, a quienes «en estos años, no han dejado de buscar Verdad, Paz y Justicia, de un modo especial a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, a los Hijos, Hermanos, y Familiares de los treinta mil detenidos y desaparecidos, a los Organismos de Derechos Humanos y a muchos más». «Nos edifica su constancia y nos enorgullece su paciencia activa y lucha pacífica, sostenida creativamente sin odios ni deseos de venganza; para que se haga justicia y para que ‘nunca más’ nuestro país se vea sumergido en la noche oscura del horror», aseveró la CONFAR.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Ponemos en eje a la Central Hidroeléctrica Aña Cuá y conversamos con el ingeniero Fabián Ríos, encargado de la obra.
A raíz de la crisis ecológica en la que se ve sumida el planeta tierra, nos interrogamos respecto a energías diferentes a las hegemónicas, y cómo estas pueden llegar a desarrollarse en Latino América.
A partir de los incendios en Santa Fe, observamos las repercusiones de tales y las exigencias del pueblo para que este problema sea regulado por la ley.