El orsai de la República

Desmintiendo los presagios de Clarín y La Nación, la Presidenta anunció que el Gobierno se presentará a la Justicia para que investigue el caso y enviará al Congreso un proyecto de ley que declare “de interés público” la producción de papel y cree una comisión bicameral que observe las reuniones del directorio de la empresa. “Yo creo en la división de poderes. Tengo la certeza absoluta de cómo sucedieron las cosas, pero solamente los jueces de la Nación y de la República pueden condenar”, dijo CFK derrumbando la versión de la expropiación.

Una historia de terror bien contada siempre es atrapante. En un discurso extraordinario (que se puede leer completo acá), la Presidenta mantuvo cautivos y expectantes a todo su gabinete, políticos, dirigentes sindicales, organizaciones sociales, empresarios y periodistas mientras explicaba con severo detalle la rigurosa investigación Papel Prensa: la Verdad, de alrededor 26.000 fojas, sobre la “apropiación ilegal” de Papel Prensa durante la última dictadura cívico-militar.

Lidia Papaleo (viuda de David Graiver), Rafael Ianover (ex vicepresidente de Papel Prensa y testaferro de Graiver), Néstor Kirchner, Guillermo Moreno (que condujo la investigación) y Osvaldo Papaleo (hermano de Lidia), estaban en la primera fila en la Galería de los Patriotas Latinoamericanos. Alguno se animó a bromear, “Moreno debería tener un recuadro aquí, junto a todos los patriotas.”

Cristina Fernández detalló uno a uno los pasos que los accionistas privados de Clarín, La Nación y La Razón, asociados a civiles y militares, fueron dando para despojar a la familia Graiver y así quedarse con el monopolio de la producción, la distribución y la comercialización del papel en Argentina, en una historia que bien podría haber escrito Rodolfo Walsh.

“A los que piensan o escriben que queremos apoderarnos de Papel Prensa, yo lamento desilusionarlos y no ser funcional a sus intereses”, dijo la Presidenta y anunció que el Procurador del Tesoro, Joaquín da Rocha, y el Secretario de Derechos Humanos, Eduardo Luis Duhalde, “harán las presentaciones judiciales en los estrados judiciales que corresponda para juzgar; porque yo creo en la división de poderes, tengo la certeza absoluta de cómo sucedieron las cosas, pero solamente los jueces de la Nación y de la República pueden condenar.”

También notificó que enviará esta semana un proyecto de ley al Congreso para “declarar de interés público la producción de pasta celulosa y papel de diario, su distribución y comercialización.” Además, el proyecto establecerá que el poder Ejecutivo realice un “marco regulatorio de este insumo básico y producido monopólicamente por una sola empresa, con premisas fundamentales como de tratamiento igualitario para todos los diarios de la República Argentina en precio, condiciones y cantidad.” También contempla una mayor inversión y aclaró, “para que se queden tranquilos, que esa ley también impulsará la construcción de una comisión bicameral de seguimiento porque queremos someter al Parlamento el marco regulatorio, algo que nunca se hizo en la República Argentina.” Asimismo, la bicameral deberá observar las reuniones del directorio de Papel Prensa. “Verán que no nos tienen que controlar a nosotros; a los que van a tener que controlar, como en toda sociedad, es a los que conforman el sistema de decisión”, aclaró.

En un día que muchos calificaban como histórico, la Presidenta dijo que quería “una democracia sin tutelajes y sin que tengan temor los políticos a ver qué dice tal diario o tal otro de mí o si aparezco o si me borrar o si me arman una operación. Quiero una sociedad sin miedos.”

El acto, que fue transmitido por cadena nacional, contó con el testimonio de Alberto González Arzac, y la economista y representante del Estado Nacional en Papel Prensa, Beatriz Paglieri. Luego llegó el turno de la Presidenta, que con profundo conocimiento del tema, comenzó citando la editorial del diario Clarín del domingo pasado, alertando que “el gobierno avanza en Papel Prensa para controlar la palabra impresa”. “En Derecho tenemos un dicho que dice a confesión de parte relevo de prueba, los psicoanalistas hablan también de proyección, una infiere que Clarín piensa que quien controla Papel Prensa controla la palabra impresa -continuó Cristina Fernández-. Porque Papel Prensa es la única empresa que produce en el país pasta celulosa para fabricar papel de diario, fabrica el papel de diario, lo distribuye y lo comercializa en lo que se conoce en términos económicos y jurídicos como una empresa monopólica integrada verticalmente. Porque va desde la materia prima hasta el insumo básico, pero no solamente produce ese insumo básico sino que además determina a quién le vende, cuánto le vende y a qué precio le vende. Por eso coincido con Clarín en que quien controla Papel Prensa controla la palabra impresa en la República Argentina.

Luego detalló la composición de Papel Prensa: 37 por ciento del Grupo Clarín, 12 por ciento de SIMECO (que pertenece a Clarín), 23 por ciento de La Nación y 27,50 por ciento del Estado Nacional (el restante 0,50 por ciento está en manos de Télam).

Clarín, La Nación y La Razón, a través de Héctor Magnetto, Bartolomé Mitre y Patricio Peralta Ramos, respectivamente, acordaron un pacto de sindicalización de acciones y conformaron el Comité Directivo “que sería el que llevaría las posiciones uniformes al directorio y se votarían en base a los intereses de las empresas que ellos representaban y no de Papel Prensa. Este pacto de sindicalización recién la Comisión Nacional de Valores lo pudo conocer este año”, explicó la Presidenta. “Éste era el corazón, el verdadero sistema de decisión de Papel Prensa desde 1977 hasta hace pocos días cuando tomó estado público esto que estaba oculto.”

Con espíritu pedagógico, distinguió tres etapas esenciales en la historia de la empresa arrancada a los Graiver. La primera sería la del grupo fundador durante los gobiernos de facto de los generales Juan Carlos Onganía y Agustín Lanusse, que como se importaba la totalidad del papel de diario en la República Argentina deciden constituir un fondo para la construcción de una planta de pasta de celulosa. “Es así que fija derechos de importación de un 10 por ciento a todos los diarios del país que importaban el papel para conformar ese fondo que luego con otros recursos iría a construir Papel Prensa”, sostuvo Cristina Fernández frente a la mirada atenta de todos los presentes. La segunda etapa se inició cuando el grupo Graiver compra las acciones a través de algunas sociedades como galería Da Vinci, por medio de Rafael Iannover (testaferro de Graiver). Y a partir del inicio del golpe cívico-militar comienza la tercera etapa.

“En el artículo primero del acta número 1 por la cual se constituye la Junta Militar y que es publicada el 29 de marzo de 1976, se constituye la Junta Militar; en su artículo segundo declara caducos los mandatos del presidente de la Nación Argentina y de los gobernadores y vicegobernadores de las provincias; en el artículo cuarto disuelve el Congreso Nacional, las legislaturas provinciales, la Sala de Representantes de Buenos Aires y todos los consejos municipales de provincias; remueve a los miembros de la Corte Suprema de Justicia la Nación, al procurador general de la Nación y a los integrantes de todos los tribunales superiores de todas las provincias de la República Argentina; suspende la actividad política y de los partidos políticos a nivel nacional, provincial y municipal; suspende las actividades gremiales de trabajadores, empresarios y profesionales; notifica lo actuado a los embajadores, a quienes no mueve, y designar, una vez efectivizadas las medidas, a un ciudadano que ejercerá el cargo de Presidente de la Nación. En este marco de seguridades jurídicas, un tema siempre agitado vehementemente, en este marco de división de poderes republicano y de respeto a la división republicana de poderes de los cuales nos vienen hablando permanentemente desde todos los diarios, en este marco se produce el apoderamiento de la empresa Papel Prensa”, describió.

La Presidenta explicó con detenimiento cada una de las acciones para despojar a la familia Graiver de sus bienes, mientras Lidia Papaleo la seguía con atención y aprobación. “¿Cuál es el precio por el cual Lidia Graiver vende sus acciones? 996.000 dólares. Según el informe de valuación del BANADE de aquella época, dirigido durante la dictadura militar, si lo hacía por patrimonio neto de esas acciones que ella vendía, era de 2.316.000 dólares; si lo hacía por patrimonio ajustado, era de 4.330.000 dólares. Vende por 996.000 dólares”, dijo con indignación.

Una vez obtenido el monopolio del papel, comenzaron a beneficiarse perjudicando a los demás diarios. “Por la venta a bajo costo para ellos y a un costo mucho mayor para otro hemos tenido que solicitar la administración judicial e involucramos y realizar el informe. No es para controlar a nadie, es simplemente para que dejen de controlar a todos los argentinos y perjudicarlos”, explicó.

Mientras tanto, Clarín preparaba la campaña para desprestigiar la investigación. “Una historia inventada para quedarse con Papel Prensa” editorializa mientras en la portada exhibe a algunos dirigentes de la oposición “preocupados” por el futuro de una empresa que el mismo Grupo diluyó (Fibertel). Asimismo, Elisa Carrió dijo que no le temblará la mano “para defender a Clarín” y sostuvo que “Néstor Kirchner es el López Rega de Cristina”.

En el cierre, la Presidenta se desvió del tema para alegrar un poco la tarde y contó una anécdota que vale la pena transcribir.

“Quiero terminar con la historia de Braian Toledo. Ustedes me dirán ‘esta está loca, ¿quién es Braian Toledo?’ Yo les voy a explicar. Es un chico de 16 años que vive en Marcos Paz, en un hogar muy pero muy humilde, tan humilde que era casi un rancho, con su madre y sus hermanos, que hoy el intendente está ayudando a reconstruir. Ese joven, cuya madre hasta hace muy poco tiempo trabajaba por horas en casas de familia y que hoy es una cooperativista del Plan Argentina Trabaja, es el joven que ganó la medalla de oro en las Olimpiadas juveniles hace unos pocos días en la competencia por jabalina. Además, es el abanderado de su escuela, allí en Marcos Paz. Y fue al que hace 15 ó 20 días le entregué la bandera argentina cuando vinieron los 59 jóvenes becados por la Secretaría de Deportes. A Braian lo descubrimos, increíble, parece casi una parábola, en un campeonato Evita; la Secretaría lo identificó, lo becó y hoy tiene una beca de 2500 pesos por mes, que no es mucho, pero que le permite dedicarse por entero y haber obtenido una medalla de oro en atletismo luego de 62 años que Argentina no tuviera ninguna medalla.

A este joven, ejemplo de la Argentina que queremos, cuando le entregué la bandera -porque además de abanderado del colegio fue el abanderado de la delegación argentina a los juegos juveniles olímpicos de Singapur- lo recuerdo muy bien, le dije Braian, ‘cuando tires la jabalina imaginate que con la jabalina va la bandera argentina y clavala lo más lejos posible’. No creo que se haya acordado de mí, ¿saben de qué creo que se acordó? Se debe haber acordado de su casa, de su madre, de sus hermanos, de las cosas que seguramente habrá tenido que vivir y de que hoy, porque alguien se acordó de él, no un Gobierno sino el Estado, el único que puede acordarse de estos jóvenes y darles las oportunidades que nunca tuvieron cuando tienen valores. Hay millones de Braian Toledos en Argentina; todos los dirigentes políticos, cualquiera sea su partido, tienen la obligación moral de contribuir con todas sus acciones a que estas cosas sigan siendo posibles en la Argentina, y cuando piensen qué decisión tomar, si ya tienen su vida resuelta, como la mayoría de hecho la tiene, que piensen qué país le quieren dejar a sus hijos, a sus nietos, que sea mucho mejor que el que nos tocó vivir hasta ahora a nosotros.”

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Reflexionamos al respecto de la marihuana y todos sus usos, desde los recreativos hasta los medicinales.
Sobre controversias y conflictos del teletrabajo, escribe para Revista Zoom: Eduardo Silveyra
El titular de la Celag y escritor español habló con Revista Zoom. Analizó el resultado electoral argentino y contó detalles de su nuevo libro “Evo: operación rescate”.