El juego de los miserables

Víctor Hugo y los miserables… Es un juego de palabras que sirve para confundir al escritor francés y a su célebre obra literaria con el reconocido locutor/periodista/relator uruguayo Víctor Hugo Morales y su ya tan añeja como irrenunciable batalla versus el ya inadjetivable accionar del holding adueñado (hasta estos días) de unas… ¡264 empresas! La “lucha” se hace más cuerpo a cuerpo desde que la A.F.A. resolvió romper el contrato que tenía con el grupo en cuanto al fútbol de primera división y el Gobierno Nacional decidió hacerse cargo. Por tal causa, ahora los partidos nos llegan en forma absolutamente gratuita por la televisión abierta. Situación absolutamente impensada hasta hace un tiempo… Nobleza obliga, ¡siempre! Por ella debo volver a reconocer la constancia en las convicciones y el sostén de esta opinión en particular por parte del popular profesional “charrúa”, pero también me impone no obviar que el de Cardona trabaja hace muchos años en una emisora de radio que (creo que todavía) es un eslabón de una cadena cuasi interminable de medios distribuidos en el mundo entero, propiedad de un poderosísimo holding ( PRISA) que nada tiene para envidiarle al “nuestro”, aunque parece mucho más poderoso económicamente. Tienen similares características en cuanto a que, es tanto y tanto lo que abarcan en su insaciable codicia, que terminan “dibujando” las informaciones a su antojo a la vez que acallan por la fuerza del poder a quienes no concuerdan con su “modus operandi”. Al pasar, dos botones para muestra: 1 – Uribe, Presidente derechista de Colombia, logra que “su” Congreso le apruebe la candidatura a su re-reelección y en el zócalo del televisor se lee en letras enormes “El efecto Chávez”. (¿?) ¡Insólito! ¿No le parece? 2 – El “grupo trompeta” no ceja, en cualquier medio y por todos los medios, en su infatigable tarea de “desintegrar” a un ex importante funcionario nacional. Exagerando un poquito, pero no tanto, podría decir que escriben y hablan tan solo de esa persona, inventando y suponiendo mil y una historietas de una incoherencia asombrosa, con el solo fin de tratar de hacerlo desaparecer de las arenas políticas…El día jueves 3 el ex “habló” del trust musical y en minutos aparecieron por todos lados los voceros del turno haciéndose las víctimas inocentes con un discurso que no admite ningún tipo de análisis racional si tenemos en cuenta que solo se diferencian en los métodos, en las estrategias, en las tácticas “bélicas”.. Es harto evidente que desde las dos partes hay una intencionalidad no reconocida frontalmente y de acuerdo a lo visto hasta hoy, la guerra será, metafóricamente, ¡“a muerte”! Parece que me fui del tema pero no es así. El Víctor Hugo que no escribió “Los miserables”, habla de otros miserables y los denosta, los ataca y, principalmente, los pone en evidencia ante todo lo que hicieron de leonino en el impresionante negoción del fútbol. El Víctor Hugo que ancló hace muchos años en Argentina en busca de un futuro que le ha sido promisorio y que se lo ha ganado con talento y con trabajo, es harto crítico del Gobierno Nacional trabajando desde hace mucho tiempo en una emisora que, oh casualidad, “vive” de los aportes del “campo” y tiene en sus filas a enormes opositores que tienen atavíos de periodistas y han dejado la objetividad colgada del alambrado. En la calle. ¡Ah! Y practican la censura con los oyentes con un desparpajo que asusta pero que no es exclusivo de esa radio. Es un método generalizado… Y, paradójicamente, el periodista de la banda oriental defiende enfáticamente la nueva “Ley de Medios” que, de ser aprobada DIOS mediante, le dará a él y a muchos de los que la anhelamos inmediata, la felicidad de poder terminar con estos “pulpos” como el Grupo Clarín o Prisa y otros de similares dimensiones y actitudes dominantes como el poco popular pero poderoso “Uno” que maneja el canal América y otros muchos más. Allí donde es socio un tal De Narváez… *** En cuanto al proyecto de ley de marras y al debate en plenario de comisiones iniciado el día jueves 3, ha sido un auténtico mamarracho legislativo basado en las obsecuencias, las chicanas más que ridículas, los discursos vacíos (salvo muy pocas excepciones). La persistente intención de los oficialistas enfrentada con la obstinación de los opositores, a veces no entendible. Como el votar de manera negativa por las audiencias públicas que ellos mismos habían reclamado. Y allí, de manera destacadísima merece un párrafo especial el fallido obnubilado intento de triunfo por parte de la señora diputada Silvana Giúdici. Su terco accionar llegó hasta la medianoche tras pasear su tozudez por cuanto canal de televisión le cediera una silla. ¡Y esto recién empieza! Se vienen horas que ¡mama mía! Tendremos para entretenernos si los canales de televisión ven sangre…y los “zócalos” serán motivo de coherentes análisis domésticos en tanto nos inunden los permanentes lagrimones de aquéllos que se la ven venir… ¡A prepararse entonces! ¡Serán unos veinte días imperdibles! ¡Los supuestos democráticos que nos amordazan desde siempre, no dejarán de macanear a lo pavo…como siempre!

Carlos Marsal

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Sobre controversias y conflictos del teletrabajo, escribe para Revista Zoom: Eduardo Silveyra
El titular de la Celag y escritor español habló con Revista Zoom. Analizó el resultado electoral argentino y contó detalles de su nuevo libro “Evo: operación rescate”.
Tras nueve días de paro, el gobierno de MAS deroga la Ley 1386 para desactivar el conflicto y advierte que hay un nuevo intento desestabilizador.