El informe antidrogas de la DEA sobre América Latina: otro libreto para impedir la despenalización de la hoja de coca

Por Causa Popular.- Falta poco para que Evo Morales plantee en la próxima Asamblea General de Naciones Unidas la despenalización de la hoja de coca. Sin embargo es un camino de consecuencias imprevisibles: no es ninguna novedad que en América Latina la lucha contra las drogas es una de las formas por las que Estados Unidos encubre su política intervencionista en la región. Mientras que Colombia, Perú y Bolivia son los más monitoreados por este asunto, Venezuela es incluida en la lista elaborada por el Departamento de Estado como lugar de paso de la droga producida en Colombia. Las millonarias inversiones norteamericanas para erradicar el cultivo de la hoja de coca en Perú en el 2005, auque alcanzaron las metas buscadas, no pudieron evitar el incremento de hasta el 38 por ciento de las tierras cultivadas. Mientras que las estadísticas muestran que la Guerra contra la coca no disminuyó su cultivo, expertos de 6 países apoyan la propuesta del presidente de Bolivia.

Según un informe publicado por el Departamento de Estado, a pesar de que Perú haya pasado sus metas de erradicación de cocales previstas para el 2005, no pudo evitar un incremento de hasta el 38% en las áreas de cultivo, mayor que en Bolivia y Colombia.

El informe elaborado por el gobierno estadounidense, titulado “Estrategia del Control Internacional de Narcóticos 2006”, indica a su vez que Perú erradicó casi 9.000 hectáreas en el valle del río Huallaga y San Gabán (Puno) y otras 3.000 hectáreas en erradicación voluntaria ligada al desarrollo alternativo.

La marina peruana realizó interdicciones que contribuyeron a incrementar el volumen de confiscación a más de 11 toneladas métricas de cocaína en 2005.

Para Abelardo Arias, director del programa Américas de la oficina internacional de narcóticos, el aumento no se debe a la inutilidad de los programas financiados por Estados Unidos, según él en Perú se debía en parte a la poca energía del gobierno para encarar las protestas campesinas contra las campañas de erradicación.

Sin embargo, Anne Patterson, subsecretaria de Estado para asuntos internacionales de narcóticos, en lugar de apuntar a los campesinos y al gobierno peruano, admitió que este último sufrió fuertes recortes en la ayuda antidrogas debido a que Estados Unidos tuvo que reubicar los fondos “en otras regiones del mundo.”

Las políticas antidrogas para la región nunca pudieron terminar con el tráfico de estupefacientes, sin importar el monto de los planes implementados. Incluso, existen fundadas sospechas que indican que el oficina antidrogas DEA), en lugar de combatir su tráfico, lo organiza. (http://www.causapopular.com.ar/article828.html).

Esto último, de todas maneras, no significa que Patterson esté brindando información falsa. El Presidente George Bush pidió un nuevo recorte para Perú y Bolivia en su presupuesto para el año fiscal 2007. Si se aprueba, Bolivia tendrá una reducción de 13,2 millones de dólares con relación al estimado del año fiscal vigente y Perú de 8,4 millones. Bolivia ha perdido 24,2 millones de dólares desde el año fiscal 2005, y Perú otros 16,8 millones.

El área cultivada de coca en Perú en 2004 fue de 27.500 hectáreas y en 2005 de 38.000, incluyendo 4.000 hectáreas en nuevas zonas, según el informe. La cifra del año pasado es la más alta desde 1999, que fue de 38.700. La actual área sembrada en Perú potencialmente puede contribuir a una producción de 62.500 toneladas métricas de hoja seca de coca, de las cuales sólo se cree que 9.000 toneladas se consumen en usos tradicionales lícitos.

El resto además de no ser los pueblos latinoamericanos quienes consumen su mayoría, tampoco parecen ser bandas de este origen quienes la trafican.

Para Estados Unidos Venezuela es un país de tránsito clave

Negando los avances de la República Bolivariana de Venezuela en el combate contra las drogas desde que expulsó a la DEA de su territorio, el informe citado del Departamento de Estado sobre la lucha antidrogas en el mundo, señala que Venezuela “es un punto de tránsito clave” para la droga colombiana a raíz de la corrupción policial y un deficiente sistema judicial.

Aunque Chávez demostró que en el 2005 -el mismo año que se expulsó a la DEA- se incautó la cifra récord de 72 toneladas de droga (40 por ciento más que en 2004) el informe señala que “como resultado, el crimen organizado florece, y las incautaciones (de droga) y arrestos de subordinados (de los narcotraficantes) son más una molestia que una amenaza”.

En 2005, el gobierno del presidente Hugo Chávez canceló las labores de la agencia estadounidense antidroga (DEA) en Venezuela tras acusar a sus agentes de ser espías y puso fin a su participación en varios programas antidroga. Para reanudar la cooperación, Caracas pide la firma de un nuevo acuerdo bilateral de lucha antidroga con Washington.

Pero los expertos de 6 países apoyan la despenalización de la hoja de coca

Demostrando con estadísticas que la Guerra contra las drogas no logró resultados en varias décadas, expertos de Estados Unidos, Holanda, Inglaterra, Perú y Colombia, respaldaron la iniciativa del presidente, Evo Morales, de plantear en la próxima Asamblea General de Naciones Unidas la despenalización de la hoja de coca.

Los expertos participaron en el Foro Internacional ‘Drogas y Democracia en América Latina: Políticas Internacionales de Control de Narcotráfico’, que se realizó en esta ciudad durante el mes de febrero, patrocinado por la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA), el Instituto Transnacional (TNI) y Enlace Consultores en Desarrollo.

En este Foro se debatió el impacto de las actuales políticas de lucha contra las drogas y estrategias alternativas, centrando el análisis en las acciones que llevan adelante los Estados Unidos, Europa y Naciones Unidas en el marco de la lucha antidrogas y su impacto en la democracia en América Latina.

En ese marco, se abrió el debate sobre la erradicación, violación de derechos humanos y las deficiencias en la ayuda antidroga de Estados Unidos, sobre todo la dirigida a los países de la región andina.

En el tema de la despenalización, Coletta Youngers de Estados Unidos, consultora del Wola, precisó que existe una oportunidad histórica en Bolivia para lograr cambios en la política antidroga, sobre todo, dirigidas hacia la despenalización de la coca.

Martín Jelsma de Holanda, experto del Programa de Drogas y Democracia, manifestó que apoya la propuesta boliviana sobre la despenalización de la coca y sostuvo que fue un grave error la inclusión de esta planta en la lista uno (de estupefacientes) de la Convención de Naciones Unidas.

El experto holandés, sostuvo a su vez que con la llegada de Evo Morales a la presidencia se tiene una oportunidad para poner nuevamente en la agenda internacional el tema de la coca, para lo cual, aseguró que contribuirá en buscar alianzas entre Europa y América Latina. “Bolivia tiene todo el derecho y toda la razón para demandar el retiro de la hoja de coca de la lista uno de la Convención de las Naciones Unidas y dado este panorama, aunque el camino es complicado, con muchas trampas en el camino, pero con las alianzas se logrará esta oportunidad”, apuntó.

Por su parte, Mario Argandoña, médico, ex catedrático y vicerrector de la Universidad de San Simón, manifestó que la posición del Presidente de la República y de los valientes cocaleros, hicieron que Bolivia esté como “punta de lanza” para plantear, y buscar a nivel internacional, la despenalización de la hoja de coca, que fue criminalizada y satanizada por la Convención Única de Estupefacientes de 1.961.

En su criterio, la campaña para despenalizar la hoja de coca debe iniciarse en la Asamblea Mundial de la Salud que se realizará en mayo de este año, donde la ministra de Salud, Nila Heredia, debe demandar que esa instancia fije su posición sobre cuales son las drogas peligrosas y las inofensivas. Además, cuál es la realidad de la coca, tomando en cuenta que hay estudios sobre las bondades nutritivas y medicinales que tiene esta planta.

No son pocos los que ven con mucha esperanza la posibilidad de emprender las acciones necesarias para lograr el retiro formal de la hoja de coca de la lista uno de la Convención de Naciones Unidas. Estados Unidos está haciendo todo lo posible por impedirlo y va por más.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Las políticas encarecedoras y expulsivas en la Ciudad de Buenos Aires lo único que hacen es aumentar. En esta nota analizamos cual es la situación actual de la economía y vivienda de los ciudadanos y el rol que ocupa el Estado en su desempeño.
Gilda se hizo Santa porque así lo quiso el pueblo. A 25 años de su muerte, recorremos su vida y su impacto social, el cual sigue siendo vigente.
El intendente de Tapalqué habló con revista Zoom sobre los cambios en el gabinete nacional y provincial. Conversamos sobre la economía y creación de trabajo como ejes de campaña en la llegada de las elecciones generales.