El discurso del bailarín premiado que terminó en la calle

Discurso en los premios Clarín de Ernesto Chacón Oribe.

Este premio llega en un momento muy especial de mi vida personal y al mismo tiempo, en un momento muy especial de la vida del Ballet Contemporáneo del Teatro San Martín que por más de treinta años se sostuvo en actividad sin que nunca haya sido creado de manera legal y oficial.

Por esta razón, este año los bailarines salimos a la calle -bailamos en la calle- para reclamar los derechos laborales que, como «trabajadores del arte» que somos, no tenemos.

Lo único que estábamos pidiendo, era que el Estado nos brinde mejores condiciones de Salud, acceso a una cobertura medica y a una ART (para responder a las lesiones y accidentes que sufrimos), acceso a los aportes jubilatorios, a tener un reglamento y a crear legalmente la Compañía.

Lamentable e injustamente, la actitud discriminatoria de la Dirección General del Teatro San Martín (Kive Staiff, Carlos Elía y Mauricio Wainrot), fue responder despidiendo a siete de los mejores artistas de la compañía , entre los cuales me encuentro, haciendo un verdadero «genocidio artístico» y sembrando, de esa manera, el temor a reclamar y el miedo a decir la verdad… en plena democracia.

Este premio no es solo un reconocimiento a mi esfuerzo personal, sino un reconocimiento al esfuerzo y valentía de todos los integrantes del Ballet Contemporáneo del Teatro San Martín. Se lo dedico a ellos y a todos los artistas, a todas las personas que se atreven a decir la verdad, y a luchar, por una Argentina más justa. Muchas gracias.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

A 98 años de la masacre de Napalpí, conversamos con Federico Carniel, fiscal a cargo de impulsar la investigación sobre los funestos hechos que acontecieron en aquella localidad.
La práctica de la lectura nos abre nuevos caminos y viejas preguntas qué vuelven a ser reformuladas para siempre encontrar nuevas conclusiones.
En tiempos de crecimiento chino y de incertidumbre por el futuro, aquí va un intento por psicoanalizar al país más poderoso del siglo XX, el cual hoy se aferra a la preservación de un pasado tan idealizado como irrecuperable.