El destino fatal

¿Qué tienen en común Charly García y Pepe Mujica?: La nota tiene carnadura. Cuestiona ciertas posturas políticamente correctas, reflejo de subjetividades mediatizadas. Pero en el fondo veo el peligro que, en el caso de Charly, el destino esperado por el autor de la nota sea la muerte por sobredosis. El destino fatal de aquel fugado del sistema aparece irremediablemente con la muerte, cual tragedia griega u opera europea. Me parece que aquel que con sus letras en Sui Generis y Serú Giran marcó con su mensaje grietas contra el sistema y la dictadura merece un mejor destino que mártir para la proyección de lo que nosotros no nos atrevemos a realizar. Se asemeja a lo que relató alguna vez Lou Reed sobre los críticos que, como vampiros, lo veían cada noche para ver cuándo iba a desmoronarse en sus salvajes años de Velvet y de Berlín. Con respecto a Mugica puede darse un mayor realismo en aquel que empuñó armas décadas atrás y hoy ve cercana la silla presidencial uruguaya. No es el vitalismo juvenil de los otros, pero es mucho mejor que la oposición liberal, que se presenta más solícita a plantear un rumbo republicano anodino.

Pablo Vázquez

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

A 98 años de la masacre de Napalpí, conversamos con Federico Carniel, fiscal a cargo de impulsar la investigación sobre los funestos hechos que acontecieron en aquella localidad.
La práctica de la lectura nos abre nuevos caminos y viejas preguntas qué vuelven a ser reformuladas para siempre encontrar nuevas conclusiones.
En tiempos de crecimiento chino y de incertidumbre por el futuro, aquí va un intento por psicoanalizar al país más poderoso del siglo XX, el cual hoy se aferra a la preservación de un pasado tan idealizado como irrecuperable.