«El centro de la disputa, está en la recuperación del Estado de las manos de los grupos de poder»

“El Estado tiene identidad, tiene sexo, tiene olor, tiene formas de palpitar. En la dictadura fue Martínez de Hoz, como la sonrisa de Perón fue el rostro de los años 50. El estado no es algo inexistente, todo lo contrario: los que treparon con la dictadura y el menemismo lo sabían. Son rostros. Esos tipos tienen olores. Lo que no podemos olvidar es que tenemos que recuperar el Estado para el pueblo, darle el rostro y color de pueblo”. Esto decía Germán (Abdala).

Recuperar el Estado. Sí.

Te doy un ejemplo – quién viene hablando es Teo Peralta. Teo se ha levantado del asiento y ante un mapa inmenso de toda la cuenca del río Paraná, el Paraguay. Un mapa con marcas, señales donde están las represas, donde el acuífero guaraní. Bueno. Teo da un manotazo como para abarcar ese grandioso espacio de hombres y países: “El comercio argentino, el 90 por ciento de todo lo que comerciamos, sale y entra por agua, estos ríos, esta gran cuenca es el “el camino de la soja”, de los minerales, de los que se compra o vende.

Y los dueños de la soja son Mosanto, Cargill, los grupos económicos que son quiénes manejan exportación – importación. No sólo en Argentina, sino en Paraguay, en Brasil, en Bolivia, en Uruguay. Los dueños son los mismos. Ellos tienen los puertos, manejan la cuenca a su antojo y sacan todo evitando el control de los Estados. ¡Si el Estado no es dueño de los puertos, ni de los canales de dragado ni de nada¡ Entonces la disyuntiva es esta: o grupos económicos o pueblo a través del Estado.

Y esa no presencia del Estado, es lo que nos dejó la dictadura y el menemismo. Fijate -dice Teo señalando con un golpe de dedo el lugar donde se encuentra la represa de Yacyretá-. Aquí se produce energía ¿cierto? Bueno. De allí salen las líneas hacia Buenos Aires, llegan hasta Buenos Aires y ahí pegan la vuelta de nuevo hasta Corrientes.

Esto quiere decir que un Correntino del pueblo de Ituzaingó, que tiene el generador de energía a 500 metros de su casa, recibe esa misma energía después de un recorrido de más de 2000 kilómetros y, por supuesto, la paga más cara que un habitante de Buenos Aires. Tiran las líneas para donde ellos quieren, como tiran los gasoductos para donde les conviene a sus intereses.

El Gran Salto

Teo Peralta tiene la historia de ATE y de la CTA marcadas en los costados de la vida. Anusate, Germán -siempre Germán-, ATE, la resistencia creando una Central, una CTA que nace, precisamente, como una oposición a la entrega del Estado, de los resortes del poder. De allí, de esa construcción colectiva viene Teo Peralta. Y en un momento, en este precisamente, dio el gran salto: solicitó licencia, dejó de lado su cargo en ATE y ahora es Asesor del Ministerio de Planificación Federal Inversión Pública y Servicios. Teo ríe.

“No se entiende con tanta pompa”, dice y, luego cuenta: el empujón vino por parte de Edgardo (Depetri). Edgardo fue el primero en comprender para donde ir, que estamos ante una oportunidad histórica y que el campo popular, el movimiento obrero tiene la oportunidad de recuperar -aunque sea en parte- el Estado.

Y esto también es el Frente Transversal, donde los ejes pasan por objetivos a lograr. Objetivos que son, participación, que el gobierno se haga cargo de ese instrumento; fortalecer la democracia y sobre todo, las organizaciones populares. Sin el pueblo organizado no hay posibilidad de cambiar las reglas del juego.

Entonces, apuntamos a lo que es factor de poder en serio… esto ha sido tomado por asalto, por los grupos financieros con el apoyo del FMI, en concordancia con la oligarquía -la misma que ahora reclama por sus privilegios con un paro rabiosos. Ellos se adueñaron del Estado, o se podría decir que fueron el Estado hasta el 45. Hasta el General Perón.

Es donde se parte la historia argentina. Donde el Estado deja de tener el histórico dueño oligárquico y pasa a manos del pueblo.

Entonces los que históricamente lo hicieron su instrumento, dan el golpe -los golpes diría -55, 66, 76. Tardan 30 años en desarticularlo y volver a ponerlo a su disposición. Para esto tuvieron que reprimir, y culminaron poniendo una dictadura feroz, sangrienta, de ahí los compañeros muertos, desaparecidos y el objetivo logrado: endeudar al pueblo y entregar el patrocinio social.

Y como broche, ya en democracia, lograr colocar un ser nefasto como Menem. Entonces pasa esto que cuento de Yacyretá. Como puedo contar como desarticularon los puertos, las vías navegables, la industria: fabricaciones militares, la ciencia, etc.

Ante esta realidad, digo algo y no es soberbia, es la necesidad de que los compañeros comprendan qué estamos peleando: Lo que estamos peleando ahora, donde está el centro de la disputa, es en la recuperación del Estado de las manos de los grupos de poder. Y quién gane esta pulseada será quién detecte el poder. Esa es y será la disputa política de los próximos años.

– Teo ¿Qué es el Estado?

– El ámbito donde se resuelven la correlación de fuerzas y para donde se vuelca el poder. Es el arma desde donde si se puede pelear la distribución de la riqueza. Hay que desarticular todo lo que lograron despojar “ellos” a lo que fueron los grandes logros del peronismo en esa década maravillosa del 45 al 55.

– ¿Con Kirchner?

– Sí. Kirchner. Como subió, con ese 22 por ciento de los votos, el Estado que heredó y lo que viene logrando desde entonces es importante. Eso lo sabe el presidente: hoy es el tiempo de discutir que Estado vamos atener hacia delante y no hay posible confusión: Estado y poder son la misma palabra. Y una verdadera transformación del estado es la puja. Desde ese lugar, el Frente ¿que es? Es la posibilidad de la militancia, eso tenemos que construir, como fue construir la CTA como arma de frenar ese desguace.

Creamos la CTA. Era la herramienta y hubo resistencia. Ahora estamos en otro tiempo, entonces la CTA es el arma para meternos a ganar este espacio del que hablo. Es acumulación de fuerzas, es organización del campo popular, y eso tiene que servir ahora para apuntalar a este gobierno, recuperar el origen, las banderas históricas del movimiento nacional y popular.

– Hubo una derrota de ese campo popular.

– El pueblo es esencialmente peronista. Nuestro pueblo nunca se entregó. El peronista sabe que es el Estado, se reconoce en el Estado. Aquí se habla de distribución de la riqueza, se dice que Kirchner tiene la llave. La llave la tiene el pueblo organizado y ahí sí, Kirchner. Entonces el Frente que es lo mismo que decir CTA, se nutre de esa vertiente

– Vamos a lo persona. Teo, ¿Cómo fue dar el salto? Saltar, caer en otro lado.

– Me costó. Me costó muchísimo. Tomar la decisión. Tantos años de ATE, de CTA, acostumbrado a una lógica de construcción, de objetivos que conforman lo cotidiano. Pero bueno. En la balanza, la vida a veces es un gesto que la sintetiza -por decirlo de alguna manera, creo que es grado de conciencia…

El momento histórico llama. Siempre fue así. Cuando uno olfatea el aire, cuando ve, presiente el cambio y donde se tiene que estar para aportar, para ser. Aquí sostenemos lo que siempre sostuvimos, la práctica política que nos dio ATE, que nos dio la CTA. Y Edgardo que empujó.

-¿Edgardo empujando…?

– No es una actitud aislada. Edgardo, compañero de ATE, de tantas luchas en la CTA, de tantos compromisos Tiene mucho que ver con esta visión que comparto. Yo veo los compañeros del sindicato, veo y conozco a compañeros de todo el país, la historia de lo que construimos. Ellos están -estamos- preparados como cuadros políticos, como elementos capaces de participar en la transformación. Transformación que tanto veníamos reclamando, que nos unió en la época dura y luego la lucha contra la privatización de toda la economía nacional.

Entonces, ahora hay un sector que está observando todavía, que permanece esperando en el sindicato, que no comprende o teme el cambio. Todo lo nuestro, todo lo que fuimos y somos, tenemos ahora que ponerlo a la lucha por recuperar el Estado.

– Volvemos al principio. Siempre el Estado.

– Yo creo que sí. Quizá esté un poco obsesionado, sobre todo porque no se comprende en su dimensión. No se sabe que es el Estado. En el encuentro de los presidentes en Córdoba se vieron las asimetrías que va dejando la historia sobre cada país. Se sigue hablando de asimetrías desde el producto bruto o de estadísticas. No, la asimetría de los recursos que esos estados manejan. Brasil es una potencia inconmensurable con respecto a Paraguay, por ejemplo.

Entonces que lo que se mide es la administración del Estado. Brasil crece. Si. No se puede pensar un Brasil sin crecimiento, sea de derecha o izquierda su gobierno. No como aquí, que como si fuera el centro de todos los odios, se reprimió, se endeudó y se lo vació: desde el golpe del 55 no hicieron ni buscaron otra cosa que vaciar el Estado.

Y nosotros en la CTA ahora tenemos un problema en este momento. Estamos transitando un debate político: existen dos interpretaciones de cómo evaluar este gobierno del presidente Kirchner. Están los que dicen, es más de lo mismo, y estamos nosotros, que creemos que es posible impulsar un cambio, que Kirchner significa esa posibilidad.

– ¿Hablamos de la interna?

– Mirá, negarla no se puede. No es solo la CTA, es el campo popular. Pero quiénes son responsables, en muchos casos, han cerrado las puertas de la Central, han dejado de organizar a los sectores populares, se han escurrido hacia el interior de los sindicatos. Y lo peor, se dejó de ser un colectivo, ese espacio creativo por el cual nació y se multiplicó nuestra central. Te digo, hay como capas geológicas que se van asentando, que prefieren cerrarse antes de volver a proponer una creación colectiva. Cierran el portón y se quedan con un galpón vacío.

No tropezar con la misma piedra

– La interna.

– Sí. Hay interna. Pero nosotros no vamos a gastar una sola bala ni en ATE ni en la CTA. Esa bala es para los enemigos. Lo que vamos a hacer, lo que venimos proponiendo es un debate político abierto, aquello de Germán ¿no? Eso que te enamora, que te enamoraba cuando el te contaba como iba a ser el futuro. Era como escuchar el sueño que vos querías escuchar. ¿Entiende?

Era siempre la puerta abierta, siempre el colectivo, siempre el todos. Ahora vemos que cierran el portón, que buscan alianzas de quiénes históricamente han sido enemigos del campo popular -a su pesar- pero lo han sido desde la unión democrática para acá. A esto digo, no podemos tropezar dos veces con la misma piedra. ¿Cómo podemos estar contra del compañero presidente que es nuestro?

– Teo, hable un poco del futuro.

– Poder popular. Movilizar al pueblo. Ponerlo sobre esos rieles: Ser el Estado del pueblo. Una frase linda que no es sólo una frase: al Estado lo tiene que ganar el pueblo como lo ganó en el 45. Estando organizado, movilizado. Y nosotros -digo ATE, digo CTA- no podemos hacernos los distraídos, jugar al fracaso.

Nuestra trinchera está junto a Kirchner. No tengo dudas. Y hay comprometer a los compañeros, compañeros formados como cuadros, que están preparados para ayudar en esta etapa. Entonces, insisto en un tema: tenemos que poner toda la energía y lucha en construir el Estado de los trabajadores y el pueblo”

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Las políticas encarecedoras y expulsivas en la Ciudad de Buenos Aires lo único que hacen es aumentar. En esta nota analizamos cual es la situación actual de la economía y vivienda de los ciudadanos y el rol que ocupa el Estado en su desempeño.
Gilda se hizo Santa porque así lo quiso el pueblo. A 25 años de su muerte, recorremos su vida y su impacto social, el cual sigue siendo vigente.
El intendente de Tapalqué habló con revista Zoom sobre los cambios en el gabinete nacional y provincial. Conversamos sobre la economía y creación de trabajo como ejes de campaña en la llegada de las elecciones generales.