El caso brasileño: certezas e interrogantes sobre la primera cancelación de deuda del Cono Sur con el FMI

Por Causa Popular.- Tan sólo dos días antes de que lo hiciera la Argentina, el gobierno de Brasil, decidió cancelar de un solo pago la deuda con el Fondo Monetario Internacional. El gigante de América del sur pagará entonces antes de fin de año el total de su deuda de 15.500 millones de dólares, en una decisión que está en sintonía con la adoptada a principios de año de no renovar el acuerdo con ese organismo internacional. El gobierno de “Lula” aclaró que con esta decisión no está rompiendo relaciones con el organismo. Algo que de alguna manera queda demostrado al continuar con algunas de las viejas exigencias del organismo, por ejemplo un superávit primario por encima de 4.25 por ciento del Producto Bruto Interno (PBI). “Brasil es un buen ejemplo de que para las economías emergentes las reformas dan su fruto”, dijo el director gerente del FMI, Rodrigo Rato.

La deuda con el FMI que debía pagar Brasil, estaba prevista que fuera cancelada en distintas cuotas hasta fines de 2007, al adelantar su liquidación, los brasileños se ahorrarán 900 millones de dólares en intereses. Una nota del ministerio de Hacienda, que acompañó el anunció informó que este paso es resultado del “fortalecimiento del sector externo y de otros fundamentos macroeconómicos de Brasil”.

El documento cita como ejemplo el resultado de las exportaciones del país, que se aproximan a 120.000 millones de dólares en un período de 12 meses, lo que originó un superávit comercial de más de 40.000 millones y un saldo en cuenta corriente próximo a dos por ciento del PBI.

El ministro Palocci apuntó en la misiva que Brasil está en situación cómoda para hacer ese pago, porque sus reservas internacionales, que eran de 15.000 millones al asumir el actual gobierno en el 2003, hoy se sitúan en 51.000 millones de dólares.

El pago de Brasil representará algo más de 10 por ciento del total de la deuda externa de U$S 150 mil millones, aunque si se le adiciona la deuda en reales (unos 950 mil millones de reales, cerca de U$S 420 millones adicionales) el pago a efectuar resulta a equivalente a menos de 3 por ciento del endeudamiento total.

El acuerdo de Brasil con el FMI data de 1998, cuando recibió fondos producto de la crisis de Rusia. Y luego de un período sin asistencia tuvo que salir a endeudarse con el organismo debido a la crisis de la Argentina a fines de 2001. En el 2002 llegó una nueva asistencia del Fondo, en medio de las turbulencias que tuvieron los mercados ante la posibilidad de la llegada de José Ignacio Lula da Silva a la presidencia.

En 2003, ya con Lula en el Gobierno, Brasil renovó el acuerdo hasta el 31 de marzo último.

En todo el período desde 1998, Brasil fue apuntalado por el FMI con casi 80 mil millones de dólares, de los cuales tomó 57.500 millones. Además de esos recursos, los brasileños recibieron en ese período préstamos de otras instituciones multilaterales de crédito como el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), así como de varios países ricos.

La reacciones del Fondo, toda una editorial

Apenas el gobierno de Brasil anunció que cancelaría la deuda con el FMI, una de las palabras más esperadas era la del titular de este organismo. Al día siguiente Rodrigo Rato, el director gerente del Fondo llamó a los países emergentes como Argentina a aprovechar el buen momento de la economía mundial para efectuar reformas, siguiendo el ejemplo de Brasil.

Brasil, sostuvo Rato en rueda de prensa desde la sede del organismo, “es un ejemplo muy bueno para las economías emergentes de que las reformas no sólo merecen la pena, sino que pueden dar resultados positivos y rápidos”. Y luego amplió “Si uno observa no solamente los resultados de la economía, sino los efectos sobre la reducción de la pobreza en Brasil, pienso que es un ejemplo muy bueno de hacia donde las economías emergentes deben avanzar en el futuro”, agregó multiplicando sus elogios al gigante sudamericano.

Rato, inmediatamente después, mandó señales para la Argentina, sin imaginarse lo que tan sólo 24 horas después anunciaría el presidente Néstor Kirchner. Claro que para hablar de la Argentina Rato utilizó un tono distinto, luego de elogiar al ministro de Economía saliente Ricardo Lavagna por su “importante contribución” a la recuperación económica del país después de la crisis de diciembre de 2001, el responsable del Fondo volvió a insistir en la necesidad de que el Gobierno argentino haga reformas. “Ahora mismo, tenemos otras condiciones (que en 2001) y diría que se trata de una oportunidad muy importante para la sociedad argentina”, explicó.

¿Cuál es el objetivo del gobierno de Lula?

La posibilidad de cortar lazos con el Fondo circuló permanentemente entre diferentes gobiernos de la región.

Argentina, desde la asunción del presidente Néstor Kirchner barajó distintas alternativas para hacerse de un préstamo con la finalidad de cancelar todos los vencimientos con el organismo y así salirse de la tutela del FMI. Finalmente anunció que lo haría utilizando sus propias reservas liquidas

Brasil mantiene una “disciplina fiscal” dura, que supone un superávit fiscal de alrededor del 4,5 por ciento de su Producto Bruto Interno. Uno de los condicionamientos que el FMI exigió, y Brasil cumplió como uno de sus mejores alumnos.

La pregunta que inmediatamente después de conocida la decisión se hacían analistas internacionales, era si esta cancelación de deuda tiene como finalidad lograr una mayor autonomía en la toma de decisiones, o si se enmarca en la clásica política de austeridad fiscal para “atraer” a las inversiones extranjeras.

La decisión de Brasil está sustentada en una sólida política macroeconómica que mantiene las ideas fuerza de la economía neoliberal, principalmente, porque no contempla las profundas desigualdades sociales que afectan a una de las economías más grandes del mundo.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Exclusivo para Zoom, Jorge Dorio recorre la historia del ámbito salud. Haciendo hincapié en CABA, se pregunta sobre cómo este se vio afectado en la era macrista.
Las políticas encarecedoras y expulsivas en la Ciudad de Buenos Aires lo único que hacen es aumentar. En esta nota analizamos cual es la situación actual de la economía y vivienda de los ciudadanos y el rol que ocupa el Estado en su desempeño.
Gilda se hizo Santa porque así lo quiso el pueblo. A 25 años de su muerte, recorremos su vida y su impacto social, el cual sigue siendo vigente.