Ecuador y los fantasmas del separatismo

Los fantasmas separatistas que recorren Bolivia podrían extenderse a Ecuador, luego del resultado del próximo domingo 28, cuando se concrete un referéndum para aprobar la nueva constitución ecuatoriana. El presidente Rafael Correa alertó sobre una poderosa campaña de la derecha, que utiliza la mentira para incitar al NO, señalando que de ganar el SI se perderá el agua potable, el alcantarillado y el aeropuerto: «No compañeros, lo único que van a perder es el poder las mafias que siempre han dominado a Guayaquil», recalcó al referirse a la oligarquía y cúpula socialcristiana, que mantiene el poder en esa ciudad. Opuesto a Correa, como si fuera una triste copia del secesionismo boliviano, el Alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, justificó sus conspiraciones y espetó: «Lucho para que Ecuador no sea como Bolivia o Venezuela».

Para Correa el escenario es claro: «Es mucho más grave lo que piensa hacer la oligarquía de ganar el NO; quieren hacer lo mismo que las oligarquías santacruceñas le han hecho a Evo Morales y a Bolivia; buscan el separatismo, seguir boicoteando y ver muertes. Eso es lo que desea la oligarquía guayaquileña, pero el pueblo ecuatoriano no dará ni un paso atrás y votará SI por la Carta Magna”, dijo. Pero además del díscolo intendente de Guayaquil, Jaime Nebot, la lupa también está puesta sobre la Iglesia. En vísperas del referéndum la iglesia católica del país, celebrará misas para incitar a votar por el NO a la nueva Constitución.

Correa denunció que “están obligando a los jóvenes a asistir a esa ceremonia” y lamentó que se utilicen hasta los símbolos religiosos en la campaña en contra de la nueva Constitución. Alertó sobre las pretensiones de la derecha de buscar la confrontación violenta y preparar «autoatentados» contra las parroquias de Guayaquil y los ciudadanos que asistirán a la misa convocada por la Arquidiócesis de esa ciudad.

Quién es la punta del iceberg

Jaime Nebot tiene 61 años, es liberal y hace ocho dirige la ciudad más próspera y poblada de Ecuador. Está posicionado como el lado opuesto de Correa, con quien tuvo un trato cordial que mutó hasta convertirse en una abierta lucha en la que ambos se desafían con su popularidad y poder de convocatoria. La estrategia de Nebot es muy parecida a la de sus pares bolivianos: contrapone el modelo social de mercado; a la «revolución ciudadana» del gobierno, «la revolución del bienestar»; al «voraz centralismo, las autonomías», fórmulas que, según él, han transformado a Guayaquil en la urbe más visitada, moderna y con mejor calidad de vida del país.

Respecto a la Carta Política que irá a referendo el 28 de setiembre, consideró que “es como si se tratara de un atajo por el cual Ecuador llegará al eje que ya integran Venezuela, Bolivia y Nicaragua”. Una declaración tan parecida a las declaraciones del Departamento de Estado, que las coincidencias suman sospechas.

Cómo se llegó al referendum

El 25 de julio la Asamblea Constituyente de Ecuador aprobó por mayoría el texto de la nueva Carta Política que será sometida a referendo consultivo. El texto tiene 444 artículos, recibió el voto favorable de 94 asambleístas contra 36 que lo rechazaron, tras ocho meses de debate en la costera ciudad de Montecristi. Según Correa, la Carta Política fue construida para acabar con el sistema neoliberal y su «política de hambre y dependencia”.

Si la Carta Magna pasa la prueba electoral, el país entrará en un proceso de transición que establece elecciones anticipadas para enero de 2009 y que «el Presidente y vicepresidente de la República concluirán su período de gobierno el día 24 de mayo de 2013».

Soberanía alimentaria y redistribución

Entre los sectores más comprometidos con la nueva constitución, están los campesinos. Agrupados en la Unión de Organizaciones Campesinas de Ecuador (UCAE) y en la Federación Única Nacional de Afiliados al Seguro Social Campesino (FEUNASSC), apoyan el proyecto de Constitución porque entrega herramientas al pueblo para mejorar sus condiciones de vida, incluye la figura de seguridad alimentaria, una categoría que se garantiza con el nuevo texto constitucional al dar facilidades para la producción agrícola con la entrega de créditos con intereses bajos, semillas, insumos y además garantiza la comercialización. El artículo 281, del capítulo tercero de la soberanía alimentaria, dice que esta constituye un objetivo estratégico y una obligación del Estado para garantizar que las personas, comunidades, pueblos y nacionalidades alcancen la autosuficiencia de alimentos sanos y culturalmente apropiados de forma permanente.

Por su parte, el inciso 4 del mismo artículo dice que se promueven políticas redistributivas que permiten el acceso del campesinado a la tierra, al agua y otros recursos productivos.

La norma también un seguro social que se financiará con el aporte solidario de las personas aseguradas y empleadoras del sistema nacional de seguridad social, con la aportación diferenciada de las jefas o jefes de las familias protegidas y con las asignaciones fiscales que garanticen su fortalecimiento y desarrollo. El seguro ofrecerá prestaciones de salud y protección contra las contingencias de invalidez, discapacidad, vejez y muerte.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Evocamos a la jornada histórica del 17 de octubre en clave jurídica, contemplando lo que posterior a ella será la Constitución del 49 y sus derechos.
En estos días en que Buenos Aires insiste en volver a su pasado de soberbia y ajenidad, recordamos el 17 de octubre de 1945 y observamos como este todos los años trae a la maravillosa primavera del pueblo.
En la región más desigual del mundo, Latinoamérica, los Pandora Papers expusieron a tres presidentes y otras tantas figuras políticas. La riqueza que se escapa y las lagunas en el mapa de la evasión.