«Compañero del alma de todas las horas: tómeme juramento», dijo Mujica a Fernández Huidobro.

Por Diario La República (Montevideo, Uruguay).- Emotividad, respeto, informalidad en el protocolo por momentos, compromiso por la tarea asignada, la recíproca toma de juramento entre los ex guerrilleros José Mujica y Eleuterio Fernández Huidobro, y el apretado abrazo entre ambos, y hasta la presencia del presidente electo, Tabaré Vázquez, junto a las principales autoridades de gobierno, marcaron la impronta de las sesiones de constitución del Senado y de la Asamblea General.


FOTO: Abajo, el nuevo titular del Senado, José Mujica; a su derecha, el ex tupamaro y senador Eleuterio Fernández Huidobro. Arriba, a la derecha, el ex presidente del Partido Colorado, Julio María Sanguinetti.

Otras de las notas salientes la dio el imponente marco de público en las barras legislativas y en el entorno del Palacio Legislativo, y también el saludo entre el mandatario electo, Tabaré Vázquez, con el ex presidente Julio María Sanguinetti, primero, y con el titular del Directorio del Partido Nacional, Jorge Larrañaga, después.

Desde el palco, presenciaron la ceremonia, entre otros, Lilí Lerena de Seregni, Elisa Dellepiane de Michelini, el presidente del Frente Amplio, y Jorge Brovetto.

Al término de la sesión de la Asamblea General, Vázquez recordó a los medios de comunicación que «hace 15 años estaba haciendo su discurso en Plaza Lafone» cuando fue electo como intendente de Montevideo. Próximo a las 21.00 horas el presidente de la Asamblea General, senador José Mujica, daba por finalizada la actividad de asunción de la nueva legislatura parlamentaria. En dicho cierre se encontraba presente el presidente electo, quien con un efusivo aplauso se puso de pie al concluir la ceremonia.

Vázquez destacó en la jornada de asunción de la cuadragésima sexta legislatura, «que el Poder Legislativo tiene que ser privilegiado absolutamente, ya que es el ámbito natural donde deben darse los encuentros, las discusiones, los intercambios de opiniones, los acuerdos políticos tan necesarios para llevar al Uruguay adelante, valoramos enormemente este ámbito y lo respetamos. Estamos seguros que los legisladores de todas las fuerzas políticas van a cumplir una excelente labor».

En referencia a la expectativa depositada por toda la ciudadanía al gobierno entrante, Vázquez manifestó que espera «no desfraudarla».
Calificó las sesiones de «emotivas», y en la misma línea de lo expresado por la nobel presidenta de la Cámara de Representantes, Nora Castro, manifestó que «el Parlamento sabrá cumplir» con su mandato.
En el Senado, se eligió al nuevo secretario del cuerpo, Hugo Rodríguez Filipini, del Encuentro Progresista, quien será secundado por Santiago González Barboni, de 31 años (ver recuadro), quien hasta el presente se desempeñaba como secretario personal del líder de Alianza Nacional, Jorge Larrañaga.

El plato que no fue

Si alguien pensaba que la toma de juramento del presidente en ejercicio del Senado, José Mujica al líder del Foro Batllista, Julio María Sanguinetti cuando el reloj marcaba la hora 17.33, pudiera suscitar algún tipo de controversia o polémica, realmente, se quedó con las ganas, porque ante todo fue un diálogo de respeto de parte del senador del Movimiento de Participación Popular (MPP), el mismo, que utilizó con otros adversarios políticos.

«Doctor Julio María Sanguinetti: Es para mí un honor en nombre de este Cuerpo preguntarle si jura usted desempeñar debidamente el cargo de senador y obrar en todo conforme a la Constitución de la República», fue la primera parte del juramento a lo que el ex presidente contestó afirmativamente.

Las barras colmadas a más no poder con un inusual despliegue de cámaras de televisión, grabadores, y cámaras fotográficas, fueron testigos del juramento de los treinta senadores, todos ellos con el premio del aplauso desde las barras y de sus pares.
En cada uno de los juramentos, Mujica fue introduciendo, a modo de ingrediente, distintos conceptos, según se tratara de un amigo, de un adversario, de alguien especial para el parlamentario o la actividad política.

Así le dijo a Mariano Arana que «es para mí casi un abrazo pedirle en nombre de este Cuerpo» el juramento.

En el caso de Marina Arismendi sostuvo que le tocaba «la suerte» de hacerlo. «Comprenderán los señores senadores alguna falla de formalismo de quien es un monumento a la anti formalidad», dijo en voz alta Mujica, despertando hilaridad entre los presentes.

Cuando se refirió a Alberto Couriel, lo calificó de «estimado colega y amigo», mientras que sobre Juan Chiruchi, dijo que «era un placer» llevar a cabo el juramento.

En el caso de Susana Dalmás, Mujica exclamó: «¡que pocas senadoras!, vendrán otras».

Sobre Eber Da Rosa, sostuvo que «es un hombre que jamás puede pasar desapercibido», y agregó que «era un hondo placer» tomar esta medida del Reglamento.

Uno de los momentos más emotivos de toda la ceremonia parlamentaria, ocurrió en el juramento a Eleuterio Fernández Huidobro, Mujica reflexionó: «Estimado senador, mi querido compañero de todas las horas de ayer, de hoy», y luego procedió al juramento.

Sobre Gallinal, lo definió como «para mí, como viejo vecino de bancada es más que una alegría» realizarle dicha pregunta, al aludir a su ubicación en la legislatura que finaliza. Respecto a Gargano, manifestó que «es un honor en muchísimos aspectos que la vida me haya dado esta oportunidad», y luego de la aceptación, agregó: «Y vaya un abrazo».

Por su parte, el herrerista Luis Alberto Heber, en su quinta vez, el único de los legisladores en esa condición en la actualidad, lo hizo nuevamente portando el poncho marrón que le regalara hace muchos años su padre. Mujica se refirió al honor de efectuarle el juramento «desde la otra vereda».

A Penadés lo trató de «estimado y casi diría querido colega» y fue uno de los que más aplausos recibió desde las barras, sólo superado por los recibidos por Mujica y Fernández Huidobro.

En torno a Rubio, señaló: «cosas veredes Sancho». «Sí juro, querido presidente», le respondió.

«Hermano»

Mujica convocó a Fernández Huidobro a que le tomara el juramento. «La vida tiene estas zancadillas y hemos pasado una vida y el juego es éste, ni el mayor novelista pudo haber pensado estas cosas: compañero del alma de todas las horas: tómeme juramento».

Luego de las palabras de estilo, Fernández Huidobro sólo agregó: «Felicitaciones, querido hermano», y ambos se confundieron en un apretado abrazo.

Renuncias

Por su parte, en lo concerniente a las renuncias, Rodolfo Nin Novoa en virtud que asumirá como vicepresidente a partir del 1º de marzo deja su lugar a Héctor Lescano, quien a su vez al comenzar la administración en su carácter de ministro de Turismo derivará dicha responsabilidad a Eduardo Ríos.

También Jorge Batlle en una escueta comunicación expresa que renuncia a la banca, y su suplente, el actual ministro de Economía y Finanzas, Isaac Alfie, desestimó la oportunidad en esa ocasión, pero lo hará a partir del 2 de marzo, y por ello se convocó a Alberto Brause.

En tanto, la Asamblea General sólo duró seis minutos, lo necesario para su constitución y dar por abierta la cuadragésima sexta Legislatura, y dar paso al desfile militar.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Exclusivo para Zoom, Jorge Dorio recorre la historia del ámbito salud. Haciendo hincapié en CABA, se pregunta sobre cómo este se vio afectado en la era macrista.
Las políticas encarecedoras y expulsivas en la Ciudad de Buenos Aires lo único que hacen es aumentar. En esta nota analizamos cual es la situación actual de la economía y vivienda de los ciudadanos y el rol que ocupa el Estado en su desempeño.
Gilda se hizo Santa porque así lo quiso el pueblo. A 25 años de su muerte, recorremos su vida y su impacto social, el cual sigue siendo vigente.