«Chinchu»: «El peronismo permite que personas como yo puedan ser intendentes y cambiar la realidad»

El intendente de Roque Pérez, distrito donde nació Juan Domingo Perón, va por su tercer mandato del lugar donde se crio y que hoy gestiona. "Yo solo tengo el primer grado, pero se cómo vive la gente y eso es lo importante", cuenta.

Trabajo en el campo desde chico, sufrió maltrato familiar, conoció a su padre cuando tenía 46 años y hoy es el intendente de Roque Pérez.

Juan Carlos Gasparini recuerda con los ojos brillosos cuando estaba trabajado la tierra con su tío mientras en la radio se trasmitía la noticia de los bombardeos a plaza de Mayo en 1955. «Yo no puedo no ser peronista. Mis primeros juguetes fueron los que nos mandaba el general», relata mientras pasa de sus anécdotas personales a como todo eso lo transformó en un dirigente que está convencido de que hacer política «es mejorar la vida de los vecinos».

«Los debates en el peronismo siempre los di puertas adentro y es lo que tenemos que hacer ahora para profundizar lo que empezamos en el 2019», remató.

¿Dónde estabas y qué sentiste cuando murió Perón el 1ero de julio de 1974?

Estaba en el campo picando, en la sanya Santa Barbara. Fue un dolor enorme porque soy peronista desde que tengo siete años.

Todavía me acuerdo de cuando transmitieron el bombardeo por radio en el 55′. Un tío mío, en el rancho donde vivíamos nosotros, nos decía: “están bombardeando, lo quieren matar a Perón”, nunca me voy a olvidar.

Mis primeros dos juguetes eran una maseratti azul y otra roja, ambas con rueditas de chapa. Fueron los primeros regalos que tuve.

Cuenta todo el mundo que vos te hiciste peronista justo en el año 55 ¿verdad?

Así es, yo encontré a mi padre después de cincuenta y seis años, él se había tenido que ir de la Argentina, anduvo por Costa Rica, Salvador y Haití. Después de la larga búsqueda lo tuve por nueve meses y se me murió. Él decía que era Soldado de Evita, no de Perón.

Por eso, cuando armamos acá en el municipio en el Rancho Perón arrancó por una foto que yo tenía de la madre de Perón, Juana Sosa, embarazada de él. Esa fotografía la tenía mi abuelo, con el cuidábamos el barrio que había hecho el General en el 45. La casa número uno era para nosotros; cuando vinieron los gorilas, por supuesto que nos echaron a la calle por ser peronistas. Todavía recuerdo ver como las viejas con una shillette sacaban las fotos de Evita que estaban pegadas en los vidrios. Nunca me lo voy a olvidar, el odio con el cual lo hacían era tremendo.

Desde las venas que uno es peronista y todas mis batallas las di dentro del peronismo, nunca afuera. Siempre las discusiones las tuve desde el movimiento

Recién contabas la historia sobre tu viejo, no verlo durante cuarenta y seis años y que él estuviera dando vueltas por Centro América… ¿Tuvo que ver con algo político su partida? ¿A qué se debió eso?

Él se fue de acá porque lo iban a limpiar; en su momento estaba muy identificado. Realmente, en la vida de él, yo no lo pude ver porque era grande cuando vino acá. Yo lo encontré en Berazategui, donde me conto su historia, él había tenido otra hija que se le había matado en un accidente de auto, pero dijo que había vuelto a la Argentina porque tenía un hijo en Roque Pérez, el cual se llamaba Juan Carlos y una familia de Berazategui me llamo. Me dieron una dirección y cuando fui llegando pensé “Ese es mi padre”. Me acuerdo que le dije “Hola Carlos, ¿Cómo te va?” y me respondió “Hola hijo”; no nos habíamos visto nunca, yo ni me acordaba de él. Lo busqué mucho tiempo, pero nunca pude saber nada.

Siempre contas que tuviste una infancia muy difícil ¿Viviste en la calle?

Si, mi infancia fue dura, yo me crie en un hogar golpeador. Todos los días, mi abuelo nos daba leña a mi abuela y a mí, porque estaba enfermo y porque tomaba. La pase dura. También viví seis meses con seis perros galgos, por eso quiero mucho a los perros.

Después fui a trabajar con un hombre que aglutinaba a todos los bolseros en los galpones de estación en aquella época. Empecé llevando agua y después terminé trabajando con las bolsas. Ahí nos mataron a uno, amenazaban con cuchillos… Era una época de gente pesada, pero con mucho código. Nada que ver con ahora, cambio todo.

Me crie siempre con gente grande, tengo una ascendencia sobre mis chicos jóvenes porque yo siempre me pongo en el lugar de ellos. Acá en la municipalidad le damos laburo a los que nadie le da, sería un malparido si no lo hiciera. Yo la pase como ellos y cuando rescatas a uno y ves que le va bien, te trae mucha felicidad.

Me parece que la política está para eso, para ocuparse de los que sufren, de los que menos tienen y los que tienen plata tienen que invertir en esta patria, no llevársela; así estaremos mejor. No hay cosa que te dignifique más que el laburo.

Siempre labure de una cosa u otra; nunca bajo patrón. Empecé vendiendo caramelos, el otro día se murió la última viejita, tenía como noventa años, que me daba caramelos para que yo vendiera en la cancha de futbol. Después logre tener gente que venda caramelos para mí, me paso lo mismo con el agua que cargaba para el cementerio, luego de un tiempo tenía cinco o seis que cargaban agua para mí. Siempre trate de superarme.

Yo pelee con dos miserias, una es la estructural y la otra es la de la cabeza. La primera puede ser cambiada, te podés sacar la lotería o puede suceder otra cosa. La segunda la tenes que pelear todos los días, yo no tengo estudios, solo llegue a primero inferior. Fue muy duro cuando entre a la municipalidad, estaba cargado de dudas. Pero lo primero que hice fue arreglar cinco escuelas, porque yo sé lo que es no tener educación. Es lo primero que te refriega en la cara la gente.

Soy un antecedente para que el día de mañana cualquier otro muchacho como yo, pobre, puede hacer las cosas medianamente bien. No te digo que soy el mejor y que todo lo haya hecho bien, pero trato todos los días de superarme e intento hacerlo bien. No busco enemigos y soy amigo de todo el mundo, no busco reaccionar ni contesto agravios, los cuales tengo un montón por venir de dónde vengo. Es duro estar en este lugar. A muchos les molesta un negro manejando la municipalidad. Pero bueno, tenes que tener el temple necesario.

Yo gobierno la municipalidad como me trato la vida, y todo lo aprendí en la calle.

¿Qué significa para vos la palabra amistad?

Creo que es una de las cosas más grandes que hay en la vida. La amistad te da la oportunidad de vivir mejor. A través de ella pude llegar a muchos lugares y a donde voy siempre dejo amigos. A mí me conocen todos, por ejemplo, tengo intendentes radicales amigos que me llaman. Nunca voy hablar mal del otro, esa no es la manera de hacer política. Uno tiene que hablar de lo que puede hacer y ahora se usa mucho esto de defenestrar al otro para poder llegar. Está muy sucia la política, en nuestra época era otra clase. Ha cambiado mucho, lamentablemente para mal.

Creo que hay que recuperar ese clima entre todos y estar más unidos y más juntos. Más que nada, porque la gente lo necesita. Hay mucha que la está pasando mal y nosotros también somos culpables de eso; si el gobernador me da plata para que haga cosas en el pueblo y yo hago un barrio en la laguna, la gente se va inundar, lo que va generar que después venga a la municipalidad porque perdió todo.

Acá en Roque Pérez no van a encontrar una casa de chapa, porque yo viví en una de ellas y sé lo que es. ¿Cuánto va tardar una familia por enfermarse debido al frio o el calor? ¿Adónde va? Al Hospital. Si tiene una tele, se le va podrir, si tiene una cama, se le va mojar. Nosotros nos tenemos que manejar en cada distrito con la mejor actitud con el Gobernador, la Gobernadora o el presidente, es decir con quién esté al frente. Si nos dan el dinero, tenemos que utilizarlo bien y planificar.

Nosotros venimos planificando a Roque Pérez hace treinta años. Yo le digo a todos que ha sido una quinta; preparamos la tierra y plantamos las buenas semillas para que salgan buenas plantillas. En el municipio se traduce preparar la tierra a hacer agua corriente y las cloacas que van por abajo. Las cuales son obras que no se ven y no te traen votos, pero son las que hay que hacer.

Cuando entré al municipio tuve que hacer cloacas, romper asfalto y veredas. Aunque no traigan votos hay que hacer estas obras primero. Acá he enterrado maso menos unos setecientos millones de pisos bajo tierra, que no se ven.

Seguimos construyendo, espero que para cuando me vaya hayamos podido hacer el cien por cien de cloaca y agua de Roque Pérez. Ya que esto trae buena salud y podés planificar tu casa, entre otras muchas cosas.

En vez de hacer una cuadra de asfalto para dejar conforme a diez gorilones, hago diez cuadras de cordón y ruta con mejorado y dejo conforme a un montón de gente porque la saco del barro. Son decisiones que hay que tomar.

A mí me pusieron Chinchulin porque mi abuelo me mandaba al matadero con una bolsa de arpillera, a buscar la cabeza de vaca, la tripa gorda, el cuajo y los chinchulines, antes todo esto te lo regalaban y con eso comíamos nosotros. Me pusieron Chinchulín porque yo era flaquito y largo. Cuando tenía trece o catorce años y me llamaban así, les quería pelear a todos. Después me di cuenta que lo tenía que patentar y llevar conmigo; ahora todo el mundo me dice Chinchu, si me llegas a decir Juan Carlos ni me doy vuelta.

Vengo de una enfermedad dura y difícil. Estoy saliendo ahí nomás porque tengo que volver hacer quimioterapia. La estoy peleando a la parca, me estuvo cagando, pero estoy ahí sobreviviendo, como quién dice.

Con todo esto que contas, imagino que el enamoramiento por el peronismo debe tener que ver no solamente por cuestiones familiares heredadas, sino también que lo adoptas como método político porque se alinea con las transformaciones o con lo que vos crees que hay que transformar. ¿Percibís algo de eso?

El peronismo es el único partido que puede hacer lo que hizo conmigo, es decir que alguien como yo, sin estudios, pueda ser intendente. Me enamoro del peronismo la inclusión que tuvo y tiene sobre la clase trabajadora, haciendo hospitales, trabajando y preocupándose siempre por la gente. Yo gobierno con el corazón, muchas veces sufro un montón.

Yo atiendo a la gente, tengo el despacho al lado del pueblo, prácticamente está en la calle y saben cuándo estoy. Vienen muchachos y muchachas, lloran porque no tienen trabajo o porque los maridos las echan. Te va entrando adentro, tuve un gran estrés porque cada vez que entran y te dicen dos palabras, yo ya sé como viven, que les pasa y que necesitan. Cómo muchas veces lo podes solucionar, hay otras tantas que no se puede. Entonces eso te produce una frustración.

Pero bueno, yo intento gobernar para todos, sin ningún tipo de distinción. Nunca fui a pedirle un voto a nadie, trabaje mucho para poder llegar. Ya me queda poco y espero salir por la puerta de adelante, cómo entre, y no por la de atrás.

No tengo nada, porque no tengo casa ni hijos acomodados en la política. Eso sí, tengo una vida bastante prolijita, tengo siete hijos con mujeres distintas, con las cuales mantengo relaciones y fallecieron dos, una de cincuenta y siete y otra de cuarenta y dos, pero los chicos están todos conmigo. Tengo una hija estudiando Diseño Gráfico en la Plata y otra que estudio Veterinaria y está de vuelta en Roque Pérez. También, otra de mis hijas está trabajando en el Anses, esa es más Chinchulin, le gusta mucho la política, a diferencia de las otras, a las cuales no aconsejo porque veo que está tan sucia la política y me duele muchísimo. Esto de sacarse los ojos entre los compañeros, no respetar la trayectoria de la gente….

El otro día con el tema de la foto de Putin, me entrevisto Feimann y me dijo “¿Vos sos kirchnerista no?”, a lo que yo le respondí que no, no nos confundamos. Yo soy peronista y no puedo abarcar el lugar que no me corresponde. Kirchneristas son los pibes nuevos, los que se enamoraron con Néstor y Cristina y volvieron a creer en la política. En ese entonces yo ya era viejo, ya tenía varios años en la política. Si apoyo toda la política de Néstor y Cristina porque pude transformar mi pueblo, pude hacer escuelas, apostar a la educación, hacer convenios con universidades, hacer asfaltos, plazas y playones, un montón de cosas. Realmente no veo haber podido hacerlo con otro gobierno. Ya ven los que nos pasó con el anterior, un país devastado. No lo puedo entender, no puedo creer lo que nos pasa.

Ayer me puse contento porque lo vi a Axel promocionando la obra pública. Lo de Macri fue una vergüenza y una mentira, solamente el siete por ciento de la obra habían hecho ellos y nosotros ya llevamos más del cincuenta. Le agradecí a nuestro gobernador, porque es asombroso como avanzo la obra. Lo que estamos haciendo en Roque Pérez está buenísimo, va quedar un emprendimiento turístico que va dar que hablar. El cual es promocionado con nosotros, estuvimos hablando con el Banco Mundial y lo aceptaron, así que Roque Pérez tiene un gran futuro.

¿De qué se trata la noche de los almacenes?

La noche de los almacenes es una promesa que hicimos nosotros en campaña hace diez años. Esta significaba que íbamos a recuperar todos los almacenes viejos que había en todos los parajes. Son todos parajes, solamente tenemos una localidad. Entonces pusimos todo lo derrumbado, un teatro, una chanchería, entre otros edificios, los pusimos a todos en valor. Imagínate que a la noche de almacenes vienen treinta mil personas que viven afuera de este pueblo. Es la sexta fiesta nacional ya que viene gente de todos lados.

Nos conocen mucho, es una fiesta donde vos mostras lo que se ha hecho en el año, la música propia, se baila chámame, cumbia y se arman muchas peñas. Es una experiencia muy linda. El trabajo cultural que se lleva adelante todo el año florece en los almacenes. La gente la pasa muy bien, es muy tranquilo y muy familiar. Por la pandemia no lo hemos podido hacer, pero le estamos rogando a Dios que podamos zafar de esto para volver al ritmo que teníamos.

También recuperaron un teatro histórico del pueblo…

Si, si, es un teatro de mil ochocientos y pico, que estaba acá. También tenemos la pulpería de Rosa, la casa de Perón. Es verdad, nada de cuentos, todavía hay un terreno a su nombre.

Mi abuelo, el que cuidaba el barrio, siempre contaba sobre la correspondencia con Perón, lo que pasa es que cuando chico nunca supe guardar las cartas que le mandaba el General. La casa número uno iba ser para nosotros y cuando vinieron los oligarcas estos nos echaron a la calle. Los cuales vinieron con un odio y un rencor… Bueno todos sabemos lo que fue la llamada Revolución Libertadora. El desastre que hicieron, el momento en el que la Argentina empezó a caer y del cual no se pudo levantar hasta los años de Néstor.

Para mí, los años de Néstor y Cristina fueron los mejores que ha habido para todos. Hice muchísimas cosas en Roque Pérez, pero desde el 2007 al 2011 fue extraordinario. Ahora en pandemia también estamos haciendo un montón, porque tengo la suerte de conocer mucha gente que me quiere y que quiere ayudar. Conozco a todo el mundo, porque vos con el ministro estás un día, pero con los secretarios y los muchachos estas siempre. Son ellos los que te dan la pauta.

Acá cuando venían activistas a comer se sentaban todos juntos, para mí somos todos iguales y no tenemos que discriminar. Somos todos peronistas y trabajadores, todos se merecen un respeto. He discutido con los que vienen y cuestionan esta decisión, no son amenazas sino convivencia. Si el político durante la campaña se prestaba a venir, ahora se tiene que prestar con más razón.

El político es el que tiene que estar más cerca de la gente, porque esta con una caricia y una buena atención le solucionas un problema grande. Hay muchas personas que se van sin respuesta y sin embargo se van contentas. A veces otro le da una respuesta y se van puteando. Es todo un tema.

¿Qué significa para vos el nombre Aníbal Fernández?

Yo a Aníbal le debo parte de lo que soy. A él y a Juan José Mussi. Cuando este último fue ministro yo pude laburar muchísimo en mi pueblo y aunque los intendentes no querían tuve gente que me traía las cosas del hospital.

Yo soy intendente, primero porque me rompí el alma y segundo por la mezquindad de la gente. Los que son inseguros, que no te dejan que traigas nada. Por eso yo les digo a todos que no soy un político inseguro ¿saben por qué? Porque siempre tuve mujeres jóvenes conmigo y siempre te las quieren robar, y eso para mí nunca fue un problema. Lo digo con mucho respeto eh. El inseguro no tiene que estar en la política porque tenes que dejar que crezcan tus funcionarios y qué crezca todo el mundo, para que el día de mañana en la elección tengas gente que nos puedan representar.

Algunos se apuran, no saben manejar los tiempos y es todo un tema ¿viste? Hay que hacer las cosas bien y luchar, el día que llegues lo vas a aprovechar más porque yo no fui Hijo De. Lo que muchas veces en la política es necesario. Yo soy hijo del diablo, de la calle. Por eso lucho porque algún día haya en la municipalidad otro tipo como yo, que conoce a la gente. Yo voy todos los días al hospital, converso con los ciudadanos, hablo con las municipalidades. Me tiene mal mi salud nomás, pero bueno acá estoy dando las dos batallas, la de gobernar y la de salud.

¿Vos crees que el Frente de Todos va poder trascender los matices que tiene la política para poder trabajar en conjunto y poder profundizar lo que se arrancó en el año 2019?

Tenemos que poder y luchar, hay que dejar egos personales y si alguno se cruza en el camino hay que pararle el carro, sea quien sea. No solamente por la política sino porque la gente nos necesita. Estamos en un momento difícil, nos dejaron un país arrasado. La pandemia los salvo a la oposición, porque esta está esperando que haya muchos muertos, para cargarnos a nosotros. La única salvación para ellos es esa, echarnos la culpa de los muertos. Hicieron todo lo que pudieron para que haya muertos.

Cuando salgo en los medios con la foto de Putin, salgo así para defender a Alberto; Carrió lo trato de asesino y ninguno fue capaz de reaccionar ¿Cómo vas a tratar de asesino al presidente que trajo la vacuna? Ahora resulta que todos los antivacunas se quieren poner la vacuna rusa, tenes ganas de echarlos al diablo, pero bueno. Yo salí en defensa de él y sabía que iba hacer ruido, pero no tanto, me llamaron desde España, Francia, Dember Colorado, y Rusia.

En base a esto pedí seguir a la embajada de Rusia para ver si puedo generar algún intercambio comercial con mi pueblo, les mande un video con todo lo que producimos en Roque Pérez. Tenemos que empezar y buscar trabajo para la gente.

La gente necesita trabajo y necesitan dignidad. Eso se lo tiene que dar el peronismo, no hay otro partido. Los demás van especular con la plata y se la van a llevar siempre para así dejar al país endeudado. Más con los medios con cómo están; parece que los anteriores no hicieron nada. Yo no lo puedo creer. Por eso me da mucha bronca que políticos importantes que tenemos no le salgan al cruce.

Le agradezco a Aníbal Fernández porque conmigo fue un tipo extraordinario, confió en mí siempre. Cuando era ministro, vino a Roque Pérez y me atendía como si fuera mi casa. Ahí también lo conocí a Axel, un muchacho humilde, con el cual tengo una gran amistad y al cual apoyo a muerte porque sé que es un tipo con mucho corazón y que no ha perdido la humildad, lo cual es muy importante. Algunos cachivaches que entran a la política, a los dos o tres días no los conoces más.

El peronismo es la única esperanza que tiene la gente, siempre que estuvo la gente pobre pudo salir adelante. Lo que sucede es que los cambios son tan grandes, que varios se creen Blaquier ¿vieron? Consiguieron una casa y ya no se creen más peronistas, les molesta que el otro progrese.

La miseria en la gente también está. Por ejemplo, le pudiste dar una casa a una persona pobre y el tipo de al lado cuando va anotarse a una casa se queja de que el otro también reciba un hogar. Ese mismo que tiene las mismas necesidades que vos, las cuales una vez obtenidas reniega que se las den a los otros.

Nos han dividido, han hecho las cosas bien. Estos no son boludos, llegaron por el voto, no lo hicieron mediante un golpe. Hay que tener cuidado. Han cambiado las redes, han cambiado los medios de comunicación y han cambiado la cabeza de la gente. Lucran con todo esto, se llevaron toda la plata y no dejaron ni una escuela hecha, no dejaron nada.

En el gobierno de Cristina y Néstor, uno podía pagar la luz, pagar el alquiler y ahora no podés hacer nada, ni pagar los servicios básicos. En vez de darle la plata al pueblo, estos se la llevaron afuera. Especularon con todo lo que pudieron y se la llevaron toda. Lo más triste de esto es que ninguno va ir preso, porque el peronismo tiene esas cosas, no es revanchista. SI hubieran sido por ellos estarían todos presos.

Visita mucha gente el distrito…

Cuando vienen los de afuera uno se pone contento porque mostramos todo. Te muestro hasta las chicas con las que estoy trabajando. Soy el intendente con más mujeres en la gestión, son cuarenta y nueve, mientras que solo tengo diez hombres. Así que el cupo femenino está asegurado acá.

¿Qué pensas de la juventud y las nuevas generaciones en la política?

A los chicos que luchen, que no se entreguen, porque la vida te va llevando por distintos caminos. No hay que dejarse vencer nunca, siempre hay que estar al frente y pelear por un trabajo y el estudio. Hay que tener todo esto en cuenta mientras uno siempre piense en el otro. Siempre va haber otro que este peor, hasta cuando estés en la plena miseria.

Para mí la política es el otro, no hay otra manera de ejercerla. Siempre hago las cosas pensando en los demás. Le va ir bien al que tiene plata y al que no la tenga, también. Hay que igualar para arriba, nunca para abajo. Porque si vos venís a mi pueblo y te queres hacer una casa para estar tranquilo y luego se construye una casilla al lado, tu hogar pasa a valer nada. Eso tampoco es justo, tenemos que nivelar para arriba. El pobre tiene que aprender a tener dignidad. Todos tienen derecho a tener una vivienda, pero esta tiene que ser digna. Si se arranca bien de abajo, cuando uno progresa se puede ir al banco y sacar un crédito, entre otras cosas.

Son todas políticas del peronismo, porque a los gorilas no les interesa que el pueblo esté bien. No le interesaron los hospitales ni las escuelas. Acá en Roque sobra la educación, nunca hubo tanta como hasta ahora. Cuando llegue se hacía cola a la madrugada para conseguir vacante en el Jardín, eso ya no ocurre.

Es una lucha que la tenemos que dar junto a los jóvenes. La esperanza está en ellos. Como todo, el tiempo también pasa y nosotros tenemos que dejar el lugar para que los jóvenes lo ocupen. Pero, también tienen que hacer su escuela, sabiendo lo que es el peronismo.

El peronismo es para hacerle bien a la gente, no para llenarse los bolsillos. Este movimiento da oportunidades, como me las dio a mí, yo también quiero dárselas a otros.

La palabra peronista abarca tantas cosas que por eso uno no puede terminar. Hasta cuando lo estamos discutiendo lo estamos reproduciendo. Somos como los gatos. Creo que tenemos que tener un poco más de inteligencia, y los que saben un poco más de esto tienen que ser claros con sus explicaciones para que los jóvenes no se lleven frustraciones. Tenemos que dar ejemplos, la política no es solamente la plata, la política es el otro, ayudar, colaborar, ser solidario. ¿Qué mejor que caminar por la calle de tu pueblo y que la gente te salude y valore? En vez de estarte puteando y que tu familia tenga que estar pasándola mal. Eso no es el peronismo ni la política.

Muchísima gente dejo la vida por el peronismo y lucho por un país mejor. Los 30000 desaparecidos soñaban con una Argentina distinta, una para todos. De alguna manera tenemos que honrarlos. Tampoco nos tenemos que olvidar que tenemos más de trescientos soldados de Malvinas que dieron por la patria, en Roque tenemos uno de ellos.

Tenemos que honrarlos, eso significa que cada uno tenga su trabajo y gane lo que tenga que ganar.

Me parece que la política es estar cerca de la gente, aprender de ella y saber de ella. No tienes que dejar que te hagan la película, no hay que tener los amigos del campeón que ni te dejan subir al auto. Hay que ser sencillos y mostrarle a la gente que el peronismo es el único movimiento político de Latinoamérica que da bienestar a todos y conquista derechos.

Estos tipos hicieron perder muchos derechos que hay que volver a reconquistar y por eso es importante la fuerza de los jóvenes. Yo tengo una hija de 24 años que agarra el pañuelo verde y sale para la plaza, no la paro con nada. Ellos hicieron sus conquistas y todo va cambiando, tenemos que mejorar. Pero la esperanza es el peronismo, no estos tipos que vienen hacer negocios para acomodar a sus hijos, sus tios, sus nietos y los vivos que se van a vacunar a Estados Unidos porque tienen la plata. Los cuales son los mismos que hablan mal de Cuba, pero cuando están enfermos van a curarse a allá.

A mí me preguntan porque no voy a Cuba, no voy no solo porque no tengo plata sino porque hay muchos que no pueden ir.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Exclusivo para Zoom, Jorge Dorio recorre la historia del ámbito salud. Haciendo hincapié en CABA, se pregunta sobre cómo este se vio afectado en la era macrista.
Las políticas encarecedoras y expulsivas en la Ciudad de Buenos Aires lo único que hacen es aumentar. En esta nota analizamos cual es la situación actual de la economía y vivienda de los ciudadanos y el rol que ocupa el Estado en su desempeño.
Gilda se hizo Santa porque así lo quiso el pueblo. A 25 años de su muerte, recorremos su vida y su impacto social, el cual sigue siendo vigente.