Chávez y Fidel juntos por TV: carta de ajuste para una bipolaridad que incomoda a Estados Unidos

Por Causa Popular.- Mientras el secretario de Estado de los Estados Unidos Donald Rumsfeld se paseaba por Perú y Paraguay para interiorizarse sobre supuestos planes de desestabilización fogoneados por Cuba y Venezuela, los acusados se vieron las caras y dieron cuenta de la excelente relación que consolidan ambos países. Durante su decimotercera estadía en Cuba, Hugo Chávez realizó junto a Fidel, su tradicional programa radial y televisivo “Aló presidente”. Allí hicieron declaraciones que probablemente hayan repercutido menos que la veloz visita del halcón republicano, pero que sin duda sonaron a tormenta en los oídos de la Casa Blanca: “Nunca como antes en nuestra historia conocimos tanto a Cuba, ni quisimos tanto a Cuba, ni los cubanos conocieron tanto a Venezuela. En el fondo somos un mismo pueblo», afirmó Chávez durante una transmisión que selló algo que los antichavistas odian tras perder 9 elecciones consecutivas. La llaman “la cubanización de Venezuela”.

El domingo 21 por la mañana los presidentes de Cuba, Fidel Castro, y de Venezuela, Hugo Chávez, compartieron la emisión del programa de radio y televisión «Aló Presidente», que conduce cada semana el mandatario venezolano.

Durante la transmisión reafirmaron su voluntad de impulsar la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA). La transmisión se realizó desde Villa Simón Bolívar, un pequeño pueblo en la provincia occidental cubana de Pinar del Río cuyas 150 viviendas fueron construidas con la colaboración de una brigada militar venezolana.

“Nunca como antes en nuestra historia conocimos tanto a Cuba, ni quisimos tanto a Cuba, ni los cubanos conocieron tanto a Venezuela. En el fondo somos un mismo pueblo”, afirmó Chávez en su programa. Los dos mandatarios expresaron la necesidad de promover el ALBA, al que describieron como un proyecto de “unidad” y “solidaridad” latinoamericanas inspirado en el ideario de los próceres Simón Bolívar y José Martí. “La solidaridad es fundamental para la integración y el socialismo”, destacó el mandatario venezolano.

Fidel por su parte, se dio el gusto, y presentó el clip musical del cantautor cubano Silvio Rodríguez “Si tengo un hermano” que sirvió también para exhibir imágenes de archivo de la amistad entre los dos presidentes. El programa incluyó comunicaciones telefónicas con dirigentes de la izquierda latinoamericana como el nicaragüense Daniel Ortega y salvadoreño Shafick Handall

Ambos presidentes aprovecharon la oportunidad para afianzar su alianza antiimperialista y responder a las acusaciones con las que ese mismo día el secretario de Defensa de EEUU, Donald Rumsfeld, tildó a sus gobiernos de tener “comportamientos desestabilizadores”.

Cuando el panfleto no es nada más que la verdad

Los Estados Unidos “han desestabilizado siempre a nuestros países, ellos son los desestabilizadores de la comarca y nos llaman a nosotros desestabilizadores”, se quejó Chávez. Luego recalcó que “los verdaderos desestabilizadores son ellos, con su empeño hegemónico, con sus políticas neoliberales, sus dictaduras militares, sus golpes de Estado, sus invasiones, sus atropellos, sus medios de comunicación, y con los lacayos de muchos países”.

“Son eso, los grandes desestabilizadores no sólo de América Latina, sino del mundo, y no sólo desestabilizadores, sino también los destructores del mundo”, afirmó el presidente venezolano.

Funcionarios del gobierno del presidente estadounidense, George W. Bush, entre ellos Rumsfeld, vienen insistiendo en que La Habana y Caracas están tratando de desestabilizar políticamente a Ecuador, Bolivia y a otros países latinoamericanos.

“La gran amenaza que pende hoy sobre el mundo la representa el imperialismo norteamericano, y ya no sólo le responden desde Paraguay y Bolivia, le responde el mundo”, recalcó Chávez.

Por su parte, Fidel Castro señaló que en Cuba “no podemos traer un estudiante a estudiar porque eso es desestabilizar, no podemos invitar a ninguno de los pacientes a recibir una atención médica porque eso es desestabilizar. ¿Por qué no nos ponemos de acuerdo y le proponemos que se lleven esos 200.000 estudiantes que tú dices o que operen a esos 300.000 ciudadanos que tú estás proponiendo?”, inquirió Castro a Chávez refiriéndose a los planes para ampliar la cooperación en el área de salud que ambos coordinan.

En otro momento del programa, Chávez expresó que ahora el gobierno estadounidense “nos amenaza con ‘descertificarnos’”, en alusión a la ruptura por parte de Venezuela de su colaboración con el Departamento Estadounidense Antidrogas (DEA) en materia de lucha contra el tráfico ilícito de estupefacientes.

“Estados Unidos no tiene ninguna moral para certificarnos”, afirmó el mandatario venezolano y “no necesitamos absolutamente para nada” los 3,5 millones de dólares que EEUU otorga este año a Venezuela para el combate contra las drogas, agregó. Y advirtió que “de nada les serviría sancionar a Venezuela, ni amenazarnos, ni aún invadirnos. En ese supuesto, les serviría para arrepentirse, porque se arrepentirían”, aseguró desafiante.

Antes del programa, Castro y Chávez recorrieron 16 kilómetros de una ruta en Pinar del Río a bordo de un jeep y fueron aclamados por los pobladores que enarbolaron banderas de los dos países. Desde el año 2000 rige un acuerdo de cooperación entre ambas naciones por el que Caracas envía unos 80.000 barriles de petróleo diarios a precios reducidos mientras que La Habana asiste a Venezuela con el trabajo de miles de médicos y técnicos.

En este marco de integración solidaria entre ambas naciones, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, llamó a América Latina a forjar una “segunda independencia” y en el marco de una nueva integración regional anunció que inaugurará “lo más pronto posible” en su país una Escuela Latinoamericana de Medicina.

«Vamos en el mas corto tiempo posible a instalar e inaugurar otra Escuela latinoamericana de medicina (ELAM) en Venezuela (…) Anuncio este compromiso ante los pueblos de Latinoamérica y el Caribe. En honor a ustedes, a la revolución cubana, al pueblo cubano, a los grandes esfuerzos que aquí se han hecho siempre, a la Cuba revolucionaria y a Fidel», dijo Chávez.

Cuba y Venezuela estarán en condiciones de formar a unos 100.000 médicos para Latinoamérica y Caribe -sostuvo Chávez-quien al día siguiente trasmitió desde la localidad pinareña de Sandino, al occidente de La Habana, su tradicional programa «Alo presidente» junto a Castro. “Tenemos Alo presidente en Sandino a las 11 de la mañana, de pronostico reservado… no sabemos cuanto va a durar”, bromeó.

El presidente venezolano felicitó a las autoridades de La Habana por la graduación de más de 1.600 jóvenes de 28 países formados gratuitamente en el país caribeño en la ELAM inaugurada en 1999 por iniciativa de Fidel. “Repitamos hoy (…) en esta República heroica: Llegó la hora de nuestra segunda independencia. “Hasta la victoria siempre”, añadió el mandatario.

Además, Chávez precisó que celebró junto a autoridades caribeñas arribadas a La Habana para la ceremonia de promoción, una reunión para analizar la crisis energética e insistió en el valor de «Petrocaribe» en el marco del ALBA, la Alternativa Bolivariana de las Américas que impulsa con Cuba.

«La unidad verdadera» es el «único camino» de nuestros pueblos, reiteró Chávez, para quien «gracias a Dios que ya murió el ALCA» propuesta por Estados Unidos.

¿La ira de Dios?

Ya en 2001, los opositores a la Revolución Cubana, más conocidos como “gusanos” y financiados por la CIA desde 1960 vienen destacando las declaraciones de la Iglesia católica venezolana, que en un “informe presentado ante el Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), reunido en Caracas, llegó a cuestionar la propia «vigencia del Estado de Derecho» en ese país y denunció la exacerbación artificial de los «conflictos de grupos y clases».

De manera significativa, el obispo cubano José Ciro González, de la diócesis de Pinar del Río, presente en la reunión del CELAM, señaló que existen semejanzas entre Chávez y el dictador Castro, lo que está siendo motivo de preocupación en la Iglesia latinoamericana.”

Aunque el documento data de 3 años atrás, “la contra” organizada íntegramente por Estados Unidos se queja porque: “En materia de política externa, el presidente Chávez, confesado admirador de Fidel Castro y de Mao Tse Tung, ha transformado a Venezuela en el principal socio comercial del régimen cubano; selló importantes acuerdos con China comunista, durante la visita del dictador Jiang Zemin a Caracas; aceptó asumir el papel de llave estratégica del Kremlin en América Latina, durante su encuentro con Putin en Moscú; y acaba de dar su apoyo a la propuesta castrista para la formación de un bloque político-económico con Irán, Rusia y la India.”

La virulencia de los documentos que difunden los antichavistas no dejan mentir: Chávez está haciendo algo muy distinto a lo que Estados Unidos ha impuesto al mundo. Venezuela pugna por una especie de bipolaridad que significa un recuerdo latente de 15 años atrás para Washington. Para los seguidores de Bush eso es un mal recuerdo. Para el resto del mundo era al menos un contrapeso para que la pesadilla no fuera peor.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Exclusivo para Zoom, Jorge Dorio recorre la historia del ámbito salud. Haciendo hincapié en CABA, se pregunta sobre cómo este se vio afectado en la era macrista.
Las políticas encarecedoras y expulsivas en la Ciudad de Buenos Aires lo único que hacen es aumentar. En esta nota analizamos cual es la situación actual de la economía y vivienda de los ciudadanos y el rol que ocupa el Estado en su desempeño.
Gilda se hizo Santa porque así lo quiso el pueblo. A 25 años de su muerte, recorremos su vida y su impacto social, el cual sigue siendo vigente.