Cachorro Godoy: “Ponerle fin a estos engendros”

Entrevista a Hugo “Cachorro” Godoy, secretario general de la CTA Autónoma: DNU y Ley Ómnibus, organización en los territorios, unidad de los trabajadores y organizaciones sociales, los nuevos liderazgos. Por Eduardo Silveyra

-Comenzamos el año con 1500 despidos y una medida de fuerza para el 15 de enero convocada por ATE ¿Cómo se relaciona todo esto con la convocatoria para la jornada del 24 de enero?

-Sí, en realidad con más despidos. En el Estado nacional son alrededor de 7000 y no hay ningún ámbito para revisar con las autoridades y las representaciones sindicales. Con la paralización de la obra pública varias patronales vienen haciendo un aprovechamiento con varios despidos. Son numerosos también en el ámbito privado y no están contabilizados. Es que toda la política de Milei, desde el momento que anunciaron la devaluación del 120 por ciento, lo que alienta y promueve es un estado de hiperinflación para acelerar la transferencia de ingresos de los sectores populares a los sectores más concentrados de la economía, a lo cual se agrega la liberalización de precios y liberalización de importaciones. El panorama es extremadamente grave. Cuando terminó su mandato Alberto Fernández, el nivel de pobreza de la población argentina estaba en un 43 por ciento. Hoy, a menos de un mes de ese hecho, estamos con más del 50 por ciento de la población por debajo de la línea la pobreza y cerca del 12 por ciento de la indigencia. Esto agravado además, por el intento de gobernar por decreto o de querer privatizar más de 41 empresas del Estado. Frente a esta situación se explica por qué hemos decidido convocar a este paro nacional en confluencia con las otras centrales sindicales para el 24 de enero, que tiene como uno de los objetivos principales no solamente cuestionar estos diversos aspectos a los que me refería antes, sino particularmente, evitar que se apruebe el decreto sin necesidad ni urgencia, que lo que busca es avanzar en la suma de la concentración del poder público, por parte del presidente Milei.

-Hablabas del DNU, también está la Ley Ómnibus, lo cual trae aparejado violencia institucional, criminalización de la protesta, avasallamiento de derechos laborales y el protocolo de Patricia Bullrich. ¿Cuáles son las respuestas más urgentes para enfrentar esta contingencia?

-Evidentemente, no solamente Milei quiere gobernar por decreto, quiere gobernar con estado de sitio, porque los componentes del proyecto de Ley Ómnibus entre otras cosas lo que conlleva es a eso y es la delegación total de poderes por parte del Congreso, con lo cual el Congreso se convertiría en un espacio formal y los legisladores en figuritas decorativas de algo que ya no sería una democracia, sino una autocracia donde se gobernaría por decreto y con estado de sitio. El proyecto de Ley Ómnibus es más grave aún que el Decreto sin Necesidad y Urgencia y el protocolo represivo, que es una resolución administrativa de la ministra de Seguridad de darle fuerza de ley a la vigencia de un estado de sitio. Evidentemente son cosas que nuestra sociedad no está dispuesta a aceptar. Y el ejemplo más claro es el nivel de movilización que se está desarrollando. Desde el momento en  que salió publicado el DNU al día de hoy, todos los días han sido de movilizaciones y asambleas en todo el país. Ahora se está organizando y estructurando esto, a partir de la convocatoria al paro nacional con la organización de multisectoriales integradas por diversos sectores de los ámbitos de nuestros país, provincias y municipios. Y van a culminar en esta primera etapa con un paro nacional con movilización masiva a lo largo y a lo ancho de todo el país. El retroceso que este decreto propone se ve muy claramente en los dos rechazos que la Cámara del Trabajo ha generado declarando su inconstitucionalidad. Nosotros esperamos que en el Congreso de la Nación esto sea reiterado por la mayoría de diputados y senadores. Este decreto, que no tiene ninguna necesidad ni ninguna urgencia, solamente está alentado por el afán del presidente de concentrar la suma del poder público y puede ser rechazado en el Congreso y pasar a ser un mal ejemplo de la historia argentina.

-En relación con el accionar de movilizaciones y asambleas de varios sectores, ya sea sindicales u organizaciones sociales ¿qué se necesita para lograr una sintonía con el frente político que de impulso a una unidad más amplia?

-Entre CTA T y CTA Autónoma y la UTEP hay una fuerte articulación en conjunto, incluso con el Movimiento Productivo 25 de Mayo. Venimos realizando reuniones con distintos bloques de diputados y senadores y de hecho en manera conjunta hemos convocado a este paro y movilización para el 24 y hay una confluencia, una coordinación con la CGT que es importante. De hecho hemos coincidido en la convocatoria a esta medida de fuerza y en reuniones con distintos bloques de legisladores planteando los mismos objetivos. También estamos desde este núcleo convocando a reuniones multisectoriales en todas partes del país, provincias y municipios. Y ya en el territorio, en esas multisectoriales, no solamente participamos estas tres organizaciones convocantes, sino también regionales de la CGT, de otros movimientos sociales, intendentes, concejales, legisladores de distintos grupos y núcleos partidarios y partidos sin representación en el Congreso. O sea que se está dando un proceso de confluencia y organización muy importante de rechazo a este decreto y al proyecto de ley con el cual Milei piensa pasar de ser un presidente de una república a un autócrata. Esto implica que hay una confluencia multisectorial, que también hace eje en los graves riesgos institucionales para la vida misma de la República Argentina que estas medidas de Milei promueven para el propio funcionamiento del Congreso. De hecho, hasta legisladores que eran parte de Cambiemos o fueron elegidos en representación de Juntos por el Cambio en las provincias están oponiéndose a este decreto porque anula el funcionamiento mismo del Congreso y lo deja como una formalidad caricaturesca.

-¿En ese marco que mencionabas recién, de unidad con la CGT, con la UTEP, la CTA T es posible caminar hacia la conformación de una sola CTA?

-Yo creo que en el proceso de resistencia contra esta experiencia de gobierno neofascista que expresa Milei y que claramente se está desnudando desde los primeros días de gobierno, más la revisión de los por qué de la fragmentación en las experiencias de gobierno populares o que nacieron como una alternativa al neoliberalismo y que terminó siendo más de lo mismo como en el caso de Alberto Fernández, necesariamente tiene que abrir un debate, primero de demostrar que este proyecto que lleva a delante Milei no es viable. Segundo, de que existen otros modelos diferentes para sostener y que no tienen nada que ver con las políticas neoliberales y que necesariamente requieren romper con las imposiciones del FMI y la dependencia que nuestro país tiene con esos organismos multilaterales, al servicio de los grandes grupos económicos internacionales. En ese sentido creo que va haber un proceso de barajar y dar de nuevo en el proceso de debate público entre las diversas organizaciones sociales, sindicales, rurales, religiosas y políticas del campo nacional y popular. Y a partir de ese barajar y dar de nuevo, no tengo ninguna duda de que surgirán iniciativas que permitan dar cuenta de esta crisis de representatividad política que existe hoy en todos los ámbitos de la vida de la sociedad argentina, como así también emergerán nuevos liderazgos para cubrir el vacío de liderazgos que hoy el campo popular tiene a partir de estas experiencias de gobiernos fracasados y de esta impotencia para ponerle límite a estos engendros, a esta experiencia de gobierno neofascista que espero prontamente sea derrotada en el país.

-¿Qué esperás y cómo se llega a la jornada del 24 de enero?

-Estamos trabajando intensamente en la organización de esta multisectorial en todo el país, recorriendo diversos lugares para acompañar estos procesos de acumulación y también estamos reuniéndonos con los bloques de legisladores, diputados y senadores de distintas coaliciones políticas que se han constituido en el Congreso y esperamos que esta multiplicación de esfuerzos y articulación de distintas iniciativas permita abrazar al Congreso, para que cuando termine el mes de enero estos proyectos de decreto y de ley, que solo buscan la suma del poder público, sean derrotados y se abra un debate democrático, donde las leyes una por una sean tratadas en el Congreso y se discutan, se debatan, se aprueben o desaprueben y las discusión sobre las condiciones salariales, laborales sean abordadas, no queriendo disponer de modificaciones por decreto o congelamientos de los ingresos de los trabajadores. Y estos mecanismos de exacerbación de la hiperinflación, de transferir recursos de los que menos tienen a los que más tienen  pueda ser frenado y revisado en un proceso de dialogo, donde las organizaciones libres del pueblo, las tres centrales sindicales que convocamos al paro nacional puedan reinstalarse como un espacio de ámbito y resolución de los problemas, para no caer en el absolutismo que es lo que pretende el presidente de la nación y que buena parte de la sociedad nos está reclamando.

Autor

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Un resumen de las distintas capas y profundidades del conflicto educativo. Por María del Pilar Fregona
“Existe algo bastante intrínseco entre el arte y el dolor, en el uso de la tragedia individual o colectiva para hacerlo algo más que un suceso.” ¿Qué es ser artista? Por Martina Evangelista.
Se cumple un nuevo aniversario de la desaparición del joven policía porteño Arshak Karhanyan. Qué se sabe hasta ahora y cuál es la actualidad de la causa. Por Eduardo Silveyra