Buenos Aires marchó por Evo

Unas 30 organizaciones de la comunidad boliviana en Argentina concentraron juntos con organizaciones políticas y sociales para apoyar el proceso de cambios encabezado por Evo Morales —primer presidente indígena de Latinoamérica—. Casi en el mismo momento, en el mítico Palacio de la Moneda de Chile, se reunían de urgencia los presidentes de los países que conforman la UNASUR para rechazar cualquier intento de golpe civil o ruptura institucional y defender el gobierno constitucional de Evo Morales.

Corrientes y 9 de Julio, el Obelisco, la postal turística de Buenos Aires, dejó de ser tal por algunas horas para mostrar la Bolivia profunda, de mayoría aymará, quechua y guaraní.

Unas 30 organizaciones de la comunidad boliviana en Argentina concentraron juntos con organizaciones políticas y sociales para apoyar el proceso de cambios encabezado por Evo Morales —primer presidente indígena de Latinoamérica—. Casi en el mismo momento, en el mítico Palacio de la Moneda de Chile, se reunían de urgencia los presidentes de los países que conforman la UNASUR para rechazar cualquier intento de golpe civil o ruptura institucional y defender el gobierno constitucional de Evo Morales.

Por casualidad o causalidad, desde el jueves 11 de septiembre (fecha del golpe Estado encabezado en Chile por el dictador Augusto Pinochet en el año 1973 contra el presidente Salvador Allende) el departamento de Pando ha sido escenario del mayor asesinato que Bolivia ha vivido en los últimos 50 años: cada día se van encontrando cuerpos en medio de la selva o en las riberas de los ríos —hasta ahora aproximadamente 30 personas—. Varios de ellos llevan señales de cruel tortura, otros fueron disparados a mansalva, 45 personas resultaron heridas y más de cien personas están desaparecidas por el golpe cívico – prefectural.

Tan lejos, tan cerca

“Los bolivianos residentes en Argentina estamos apoyando al compañero y hermano Evo Morales. Juntos con entidades sociales que apoyan el proceso de cambio en Bolivia estamos aquí para repudiar el ataque de los sectores privilegiados, quienes por tantos años han humillado al pueblo boliviano; y creo que va ser la última vez que esto pase, ya que el esfuerzo que estamos haciendo es fruto de más de 500 años de lucha. Hemos esperados tantos años y todo Bolivia tiene que apoyar, no solamente los que estamos radicados en Argentina; también desde las entrañas de Bolivia tiene que aflorar el sentimiento de patriotismo para defender a Bolivia y a un hermano aymará”, sentencia Claudio Choque, un boliviano nacido en Potosí, quien llegó desde la ciudad de La Plata para participar del acto de apoyo al gobierno de Morales Ayma.

Radicado hace 55 años en Argentina, Choque afirma que es quechua pero que da todo su apoyo al “hermano Presidente aymará”. “Tenemos que dar ese apoyo y, a la vez, diversificar la unidad de todos los pueblos, no solamente de aimaras y quechuas, sino también estar unidos con los guaraníes y con los cambas —como decimos en Bolivia a los blancos— para que, en la diversidad, podamos vivir en hermandad con nuestra madre tierra la Pachamama, donde no somos dueños, sino partes de esta tierra que nos tiene que unir a todos”, expresó.

Los manifestantes enarbolaron pancartas con consignas como Fuera de Bolivia racistas y mercenarios: Branco Marinkovic-Philip Golberg y No a la autonomía de los terratenientes.

Al grito de “¡Bolivia unida, jamás será vencida!” y “¡Viva Bolivia, viva Evo!”, las largas filas de manifestantes de la colectividad boliviana, organizaciones políticas, grupos de derechos humanos y piqueteros expresaron su respaldo a la lucha del pueblo boliviano y a las acciones de los trabajadores y campesinos de ese país para enfrentar y aplastar a la derecha golpista de los departamentos secesionistas.

Opiniones de a pie

“No caben dudas que los ataques de la derecha están dirigidos a aquellos procesos que defienden los intereses del pueblo. Siempre con el aval de los Estados Unidos, que se acostumbró a tener gobiernos títeres en la región”, afirma la diputada Victoria Donda Pérez, del Movimiento Libres del Sur, al ser requerida por ZOOM. “Estamos hoy manifestándonos en un franco apoyo al pueblo y al gobierno boliviano, a ese gobierno que el pueblo refrendó con casi el 70% de los votos”, amplió la primera legisladora nacional hija de desaparecidos nacidos en cautiverio y recuperados.

Acompañada durante la marcha por sus compañeros del Movimiento, Victoria Donda señaló que ha presentado un proyecto de apoyo al gobierno de Bolivia y que está solicitando que el Congreso Nacional sesione especialmente para que todos los diputados ratifiquen su compromiso con la democracia en Latinoamérica.

La marcha tuvo su punto de finalización frente a la sede diplomática del país vecino, y contó con el apoyo masivo de la comunidad boliviana con sus vestimentas tradicionales, bailes y banderas multicolores al ritmo de quenas, charangos, sikus y tambores.

En nombre de la multisectorial, Hugo Yasky, titular de la Central de los Trabajadores Argentinos (CTA), leyó un documento suscripto por 60 organizaciones y 400 dirigentes políticos, sindicales, sociales y culturales de Argentina, de respaldo al gobierno de Morales. Dicho documento expresó el “rotundo respaldo al proceso constitucional y al presidente Evo Morales” y el “enérgico repudio a quienes apelan a la violencia y el racismo para desestabilizar”. Asimismo, la declaración resaltó la aplastante victoria obtenida en el reciente referendo revocatorio que ratificó a Morales con amplia mayoría de votos; además de abogar por la expulsión de Bolivia y de toda Latinoamérica de los representantes de Estados Unidos por su política de injerencia en los asuntos internos de los países de Suramérica.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

En esta nota descomponemos los resultados de las elecciones del domingo pasado. Pensamos en los debates internos de las diferentes coaliciones y las estrategias que deberán ser llevadas a cabo.
A 66 años de la autodenominada Revolución Libertadora, leemos nuestro presente y encontramos sombras de la misma, la cual amenaza el futuro y la existencia de la sociedad argentina.
El 8 de septiembre se concretó el «Dialogo de alto nivel sobre acción climática en las Américas». El mismo dejó algunos interrogantes para discernir.