Bolivia dEVOcrática

Evo Morales ganó el referéndum revocatorio que había impulsado la oposición con los dos tercios de los votos, superando ampliamente el 55% que lo había impuesto presidente. En esta edición de ZOOM, un informe de los resultados en cada departamento y el análisis de Pedro Brieger sobre los ganadores y perdedores de la consulta.

El referendo revocatorio celebrado el domingo pasado sorprendió a los analistas y políticos más pesimistas, que en los días previos anunciaban posibles interrupciones del acto electoral. Bolivia llegó al referendo con nerviosismo, y al comienzo del día se estuvo a la expectativa hasta que se supo el resultado preliminar de la voluntad popular.

Los conteos hasta el momento, con el 86% de mesas escrutadas, ratifican a Evo Morales Ayma en su cargo de presidente de la república y a Álvaro García Linera como vice con el 67,30% de los votos, según cifras parciales de la Corte Nacional Electoral. Según estas cifras estimativas, Evo ganó con los dos tercios de los votos, superando ampliamente el 55% que lo había impuesto presidente.

En los casos de las prefecturas los resultados dejaron un saldo de 3 prefectos revocados, dos opositores y un oficialista; y cinco más marcadamente ratificados. Frente a la pregunta “¿Usted está de acuerdo con la continuidad de las políticas, las acciones y la gestión del Prefecto del Departamento?”, los resultados fueron los siguientes.

En La Paz, con un 50% de las mesas reportadas, la cifra indica que casi un 43% votó por el sí y un 57% por el no. El prefecto José Luis Paredes, opositor a Evo, deberá dejar su cargo.

En Cochabamba el prefecto Mafred Reyes Villa obtuvo un NO del 53,54%, también con la mitad de las mesas escrutadas. Manfred, a secas, como es conocido en Bolivia, ya ha dicho que no son suficientes los votos y que no se va. Ya se había manifestado en contra del referendo, y su derrota electoral significa un golpe a los prefectos opositores de la Media Luna.

En Oruro el prefecto y militante del MAS Luis Alberto Aguilar espera que con la actualización de los datos la suerte le cambie, aunque el margen resulta muy amplio como para que así lo haga. Las cifras de la CNE dicen que el NO fue del 60% con el 43% de las mesas escrutadas hasta el momento. Las cifras privadas le dan 53% de los votos en su contra.

Los prefectos de Santa Cruz, Pando, Beni y Tarija fueron ratificados, y en el caso del cruceño Rubén Costas la celebración de sus 71 puntos porcentuales de apoyo se sintió como una manifestación de voluntad secesionista. En Pando, para sorpresa de muchos, el prefecto Leopoldo Fernández fue ratificado con el 58% contra todo pronóstico.

En Potosí, el prefecto Mario Virreira obtuvo un 75% de los votos, sumando 15% del electorado en dos años. Su aprobación fue la más alta de Bolivia.

Feliz domingo

Enhorabuena, los hechos desafortunados no alcanzaron ni los talones del peor pronóstico. A lo largo y ancho del país sucedieron hechos que merecen ser comentados. En el departamento de Yucumo, Beni, siendo las dos de la mañana unos delincuentes entraron a la casa de la responsable de la oficina electoral y después de amenazarla de muerte, robaron todo el material necesario para los comicios. Boletas, planillas y libros de registro tuvieron que ser reenviados por la mañana en un avión desde La Paz. Los vecinos del lugar concurrieron en masa a votar, a pesar del inconveniente.

En La Paz, la mañana también empezó movida. A las 9, el prefecto (finalmente revocado) José Luis Paredes se disponía a votar en un colegio de la ciudad satélite de El Alto. Una serie de rumores disparados por sus colaboradores indicaba que habían querido atentar contra su vida. Según decían, un hombre armado había querido acercarse para dispararle al prefecto. “Es nerviosismo de gente del MAS que no quiere que el prefecto circule por El Alto”, decía su principal colaborador, Alejandro Zapata, a los cronistas de la Agencia Boliviana de Noticias.

Sin embargo, entrada la tarde el ministro de Gobierno, Alfredo Rada, en conferencia de prensa desmintió la denuncia. «Las dos personas detenidas presuntamente funcionarios de Adunas fueron puesto en libertad porque no se les encontró armas ni existió acusación formal de atentado. Lamento que estas personas allegadas a José Luis Paredes realicen un manejo irresponsable de rumores con fines proselitistas para intentar manchar esta jornada democrática electoral», dijo.

Paredes fue uno de los perdedores de la jornada, y recién reconoció la derrota cuando no tenía de dónde agarrarse. “Era difícil ganar porque aquí prima lo político antes que la gestión, pero me siento contento porque aumenté con más de 100 mil votos en relación a lo que obtuve en las elecciones (de 2005)”, se consoló Paredes antes de avisar que el domingo fue el día más gris de la historia boliviana. Con doble chance de perder, Paredes perderá su capital político, que le servía para sortear las investigaciones sobre malversación de fondos públicos y enriquecimiento ilícito que se están llevando a cabo en su contra.

En Cochabamba, el prefecto (revocado) Manfred Reyes Villa se había manifestado disconforme con la celebración del referendo, y había dicho que si era por él, no se hacía. Cuando supo los resultados que lo daban por revocado, dijo en rueda de prensa: «Yo sigo siendo el prefecto de Cochabamba, quiero ver que Evo Morales, en un retroceso de la democracia, ponga a dedo a un prefecto, sería un retroceso tremendo”. Según conteo rápido y el boca de urna de distintos medios, entre el 56 y el 63 por ciento votó en contra de su gestión. “Manfred” a secas, como es conocido en Bolivia este capitán de Ejército entrenado en la Escuela de las Américas, aseguró que seguirá pataleando todo lo que sea necesario.

En Santa Cruz de la Sierra el aire podía cortarse a cuchillo. El día jueves, en una conferencia, el alcalde de Santa Cruz Percy Fernández había dicho que las Fuerzas Armadas debían derrocar al gobierno de Evo Morales. A su lado, en ese momento, estaban el prefecto Rubén Costas y Branco Marinkovic, presidente del Comité Cívico de Santa Cruz, representantes del sector más reaccionario de la oposición.

Con ese precedente, denuncias de todo tipo llegaron a los medios. En la localidad de Santa Rosa de las Rocas, los delegados electorales indígenas fueron obligados a abandonar las mesas de votación y quienes se disponían a votar eran obligados a hacerlo de manera pública, marcando su boleta delante de los demás.

En la ciudad de Santa Cruz y el lindero barrio popular Plan 3000 se denunció la intervención ilegal de una policía paralela autodenominada “policía cruceñista”. El prefecto Rubén Costas reconoció la intervención de esa fuerza paralela al final del día. “La autonomía tiene retos impostergables, uno de ellos responde a atender necesidades de grandes sectores amenazados por la incapacidad del gobierno nacional. Enmarcados en el ordenamiento jurídico departamental hemos decidido implementar un organismo de seguridad nuestro, comprometido con la realidad de este pueblo y para coadyuvar en el cumplimiento de normas y leyes departamentales”. Así fue como los policías de Costas detuvieron a varios delegados y militantes del MAS, acusándolos de realizar actos de fraude; según el mismo Costas, fueron unos 400. Así violó el prefecto el auto de Buen Gobierno vigente, que obligaba a garantizar que la única fuerza autorizada a actuar el día del referendo era la Policía Nacional.

Costas fue ratificado por el 72 %, cifra que lo envalentonó a hacer duras declaraciones al final del día. «Este Gobierno insensible, totalitario, masista, incapaz, le niega el desarrollo al pueblo y sólo busca concentrar el poder y convertirnos en mendigo de él. Sigue siendo un pretexto de la dictadura masista el atender a los ancianos con el IDH (Impuesto Directo a los Hidrocarburos), la verdadera intención es destruir la autonomía departamental», dijo sin tener en cuenta que por una simple cuestión de cifras, muchos ciudadanos de Santa Cruz aprobaban tanto su gobierno como el de Evo. Quien manifestó su solidaridad con el campo argentino en más de una ocasión, también dijo sobre el IDH que «lo confiscado por el neopopulismo masista debe ser recuperado y eso no se negocia».

Haciendo una curiosa lectura de las cifras, Costas también dijo: “el triunfo rotundo del NO al Presidente y Vicepresidente, dado en más de la mitad del país, es una voz fuerte y unida de advertencia: estas tierras no son botín político de nadie, nuestra gente nunca fue sometida; no lo será jamás».

Costas se apuró a anunciar que la ilegal Asamblea Legislativa Cruceña aprobó elecciones para asambleístas, subgobernadores y corregidores. También anunció la creación de una agencia tributaria independiente. Muchos se quedaron esperando el lanzamiento de una moneda propia y un ministerio de relaciones exteriores, aunque el radicalismo de Costas (todavía) no llegó tan lejos.

Otros referentes de la derecha cruceña también hicieron lo suyo. El alcalde de Santa Cruz, Percy Fernández, el mismo que días atrás había llamado a los militares a derrocar a Evo, se lució en la plaza de la ciudad al decir: “El Gobierno Nacional no ha perdido, pero qué nos importa, porque en Santa Cruz hemos ganado, no pisa más, don Evo no ha perdido pero no va a poder seguir jodiendo la pava».

Otros prefectos también fueron ratificados en sus cargos pero reaccionaron de manera menos separatista. El prefecto de Tarija, Mario Cossío, dijo que este referendo era un paso más en el camino de la autonomía, pero también dijo estar contento porque se fortalecía la unión de los bolivianos. «Quiero invitar al Jefe de Estado a que se sume a esta autonomía, quiero invitarlo a que comprenda de que Bolivia quiere recorrer un camino alternativo democrático donde la gente participe, y quiero decirles a todos que nosotros asumimos con absoluta humildad este resultado», manifestó, y acto seguido expresó sus condolencias por Paredes y Manfred.

Otro ganador fue el prefecto Mario Virreira, que fue ratificado por el 75% de los votos, cifra similar a la que obtuvo Evo en la misma jurisdicción. Un alegre y ancho prefecto agradeció a la gente que lo reafirmó: “Seguiremos trabajando por nuestra gente y es hora de dejar de lado los intereses personales y de grupo. Esta tierra de Potosí está dando un ejemplo de tolerancia y de solidaridad. Hay que sacrificarse para seguir mejorando como autoridades».

El prefecto de Pando, Leopoldo Fernández, también se mostró conciliador aunque no aliado. Marcando lo que entiende por asunto central de disputa, Fernández dijo en rueda de prensa que él y Evo tienen “dos visiones de país distintas, una por la autonomía; y la otra, por el centralismo” y que por ese motivo tienen que llegar a acuerdos.

Hablando de visiones

Frente a una plaza de Armas repleta de seguidores y militantes del MAS con banderas whipalas, desde el balcón del Palacio Quemado Evo no perdió tiempo hablando de autonomía o centralismo, quizás porque esa no es su guerra.

«Lo que Bolivia ha expresado con su voto es consolidar este proceso de cambio. Estamos acá para seguir avanzando en la recuperación de los recursos naturales y para la consolidación de la nacionalización». Gritos de “te queremos Evo te queremos”, y “Evo se respeta, carajo”, daban los seguidores del presidente cada vez que él aseguraba que la revolución “cultural y democrática” será imparable.

A pesar de que muchos medios que estaban cubriendo la noticia hicieron incapie en el “Patria o muerte” de Evo, a muchos se les pasó que Evo llamó al diálogo por primera vez en bastante tiempo. “Respetaremos la legitimidad que tienen los prefectos ratificados para trabajar de manera conjunta”, aseguró, y agregó que de todas formas la prioridad es “empezar a terminar con la extrema pobreza de los bolivianos”.

En Santa Cruz la película era otra. El diario El Mundo salió con dos tapas. Una decía “Ganó Evo”, la otra decía “Ganó Rubén”. En ese ejemplar, el mismo Rubén – Costas- no hablaba de revolución ni mucho menos: instaba a conseguir una región autonómica a toda costa, «donde se pueda vivir sin el chicote (látigo) del fundamentalismo aimara», en clara y pública ignorancia de la historia universal del chicote y sus usuarios.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Evocamos a la jornada histórica del 17 de octubre en clave jurídica, contemplando lo que posterior a ella será la Constitución del 49 y sus derechos.
En estos días en que Buenos Aires insiste en volver a su pasado de soberbia y ajenidad, recordamos el 17 de octubre de 1945 y observamos como este todos los años trae a la maravillosa primavera del pueblo.
En la región más desigual del mundo, Latinoamérica, los Pandora Papers expusieron a tres presidentes y otras tantas figuras políticas. La riqueza que se escapa y las lagunas en el mapa de la evasión.