Asalto a mano armada

Mientras la diputada socialista chilena e hija del ex presidente Salvador Allende, Isabel Allende logra que el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón le confirme que, tras la muerte de Augusto Pinochet seguirá investigando a la esposa y al secretario personal del ex dictador por la supuesta apropiación indebida de cerca de 30 millones de dólares depositados en el Banco Riggs, en Estados Unidos, un peritaje estimó la fortuna de Augusto Pinochet en más de 13 millones de dólares, según una presentación de la defensa del fallecido dictador en la misma causa en Chile.

La cifra contrasta con los 27 millones de dólares estimados en un peritaje realizado por la Policía de Investigaciones, dinero que estaría repartido en diversas cuentas a nombre del ex dictador tanto en Chile como en el exterior.

El informe solicitado por la defensa fue elaborado por el perito judicial Gonzalo Marín con fecha 14 de septiembre de 2006 y en el se detalla que el patrimonio de Pinochet suma 4.959.916 dólares, cifra que tuvo pasivos bancarios por 1.997.165,22 dólares.

A esas cifras Marín añadió 8.825.702,81 dólares por ganancias que obtuvo de sus inversiones. La suma total da 15.782.983,92 millones de dólares, sin embargo, Marín restó casi dos millones de dólares que Pinochet mantenía como deudas, determinando una cifra final de 13.828.537 dólares.

La investigación por el origen de la fortuna del ex dictador adquirió relevancia en 2004, cuando se conocieron cuentas millonarias que mantenía en el banco Riggs de Estados Unidos.

Esta investigación se convirtió en uno de los casos más controvertidos que debió enfrentar Pinochet en los meses previos a su muerte y que se sumó a decenas de procesos por violaciones a los derechos humanos cometidos durante la dictadura (1973-1990).

Si bien la justicia anunció el sobreseimiento por muerte de Pinochet en los diversos casos en los que era investigado, el denominado caso Riggs tiene una arista especial y es que en él están involucrados los miembros más directos de su familia y algunos ex colaboradores.

Por este caso, por el que Pinochet fue desaforado e interrogado por el juez Carlos Cerda un mes antes de su muerte, continúan procesados como cómplices de fraude tributario la esposa de Pinochet, Lucía Hiriart, y su ex albacea Oscar Aitken.

En tanto, el juez español Baltasar Garzón, que en 1998 emitió una orden de detención contra el ex dictador que lo llevó a estar detenido en Londres, anunció que seguirá investigando sus cuentas secretas.

Sobre el Banco Riggs, Allende señaló que el procedimiento continuará contra la viuda de Pinochet, Lucía Hiriat, y contra su secretario personal. «Así como en Chile nos ha dolido que no se pudiera llegar a una sentencia condenatoria (contra Pinochet), espero que la justicia chilena y el juez Garzón desde aquí continúen con sus procedimientos».

A su juicio, sería «incomprensible que todo quedara en nada, y que la familia de Pinochet terminara con 30 millones de dólares que constituyen, claramente, un saqueo al patrimonio nacional chileno».

Allende señaló que «casi resulta irónico» que la propia detención de Pinochet en Londres y su posterior entrega a Chile desembocara en un cambio de postura por parte de los tribunales en el país trasandino, «que tenían que demostrar que era posible, teóricamente, hacer justicia en Chile».

A raíz de todo ello, recordó que Pinochet perdió su fuero, se abrieron contra él y sus presuntos cómplices unas 300 causas judiciales. «Obviamente los tribunales chilenos establecieron que existían serias presunciones contra Pinochet, aunque nunca se llegó a una sentencia condenatoria, lo lamento en nombre de las víctimas, por los familiares, por nosotros y por el propio Estado de Derecho».

Pero el caso Riggs demuestra el descaro de un dictador que en los últimos años de su vida no pudo evitar que se derrumbara el andamiaje que había construido para quedar como un genocida honesto. La investigación de las cuentas confirma el latrocinio de quienes se exhiben ante el mundo como convencidos y honestos defensores del mundo occidental. Ni más ni menos que una falacia imperdonable.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Conversamos con Natalia Kerbabian, arquitecta, artista y creadora de un proyecto donde ilustra casas y edificios significativos dentro de la Ciudad de Buenos Aires.
Tomando la teoría de Aristóteles, observamos si la instrumentalización de la OTAN por parte de EEUU es una excepción o parte de una reproducción histórica.
Repasamos la situación actual respecto al acceso de viviendas en la Ciudad de Buenos Aires, ¿funciona la Ley de Alquileres? ¿qué se debería hacer para facilitar esta coyuntura?