Análisis: los K se dieron cuenta que Duhalde solo quería ganar tiempo para decir que no. Pero ¿Está todo dicho?

Por Causa Popular.- Luego del mini aluvión de intendentes de su riñón que se pasaron a las filas kirchneristas, pareció que Eduardo Duhalde se quedaba sin muchas opciones, y no le iba a quedar otra camino que replegar sus fuerzas bajando a “Chiche” de la cabeza de la lista a senadores por la provincia de Buenos Aires. Finalmente, la esposa del ex presidente no entregó su candidatura ni el sello del PJ que en la provincia le pertenece. Contra todos los pronósticos la madre de todas las batallas se librará definitivamente en Octubre. Tanto Kirchner como Duhalde tomaron la decisión de pintarse la cara y definir la relación de fuerzas de su alianza de gobierno en cada rincón de la provincia más poblada, y de cuya estabilidad depende la gobernabilidad del país. Sus dos alfiles serán sus respectivas esposas. La tan mentada renovación de la política que pregonó Kirchner durante su primer año de gobierno no fue invitada a estas elecciones. Contrariamente a la “pureza” ideológica que parece presentar la polarización, la lista del gobierno está desbordada de viejos y mañosos duhaldistas que ven en Kirchner la posibilidad de continuar controlando sus negocios y con ellos su territorio.

Es una frase que se repetirá mucho de aquí hasta las elecciones de octubre: “La madre de todas las batallas se desarrollará finalmente en la provincia de Buenos Aires” -el principal distrito electoral del país, en cantidad de electores-, donde los principales referentes del oficialismo: el presidente Néstor Kirchner y su antecesor Eduardo Duhalde, buscarán la victoria a través de sus respectivas esposas, Cristina Fernández e Hilda “Chiche” González.

El guante lanzado por Kirchner, durante una reunión de última hora en la Casa de Gobierno, donde advirtió que le habían hecho perder el tiempo, “voy a salir a ganar y recorreré todos los rincones de la provincia…”, fue recogido por Duhalde, quien lanzó la lista de candidatos nacionales encabezados por “Chiche” y secundados por José María Díaz Bancalari.

De esta forma quedó confirmada la ruptura entre el kirchnerismo y el duhaldismo. El desenlace se produjo luego de que el ex presidente Eduardo Duhalde resolviera impulsar la candidatura a senadora de su esposa, “Chiche” para enfrentar en octubre a la primera dama, Cristina. Duhalde tomó esta decisión en el marco de una reunión en la sede del Consejo partidario que encabezó con sus referentes de las ocho secciones electorales de la provincia.

Según las crónicas periodísticas el que estiró más en el tiempo la posibilidad de un acuerdo fue el actual representante de la comisión permanente del Mercosur. En pleno juego de presiones, el kirchnerismo ya había anunciado el pasado miércoles 29 por la mañana que daba por “agotadas” las posibilidades de llegar a un acuerdo con el duhaldismo y confirmó para el 7 de julio el lanzamiento de Cristina Fernández como postulante a senadora por el Frente para la Victoria. En tanto, las huestes del ex presidente Eduardo Duhalde señalaron que las gestiones, aunque muy complicadas, todavía no estaban clausuradas.

El vocero del kirchnerismo fue, un aliado incondicional del gobernador Felipe Solá, el intendente de La Plata, Julio Alak, quien sostuvo que “se agotaron las últimas posibilidades de un acuerdo” entre kirchneristas y duhaldistas en torno de las listas de candidatos en la provincia de Buenos Aires. “Las diferencias son insalvables”, dramatizó el jefe comunal, luego de ratificar la realización del acto de lanzamiento de la primera dama en el Teatro Argentino de La Plata, su propio territorio.

Desde la vereda duhaldista, el diputado Daniel Basile y el intendente de Berazategui, Juan José Mussi, dejaron una puerta abierta a la posibilidad todavía de arribar a un entendimiento, aunque admitieron que el panorama estaba muy difícil. Basile admitió que son “escasas” las probabilidades de acordar una lista conjunta en la provincia de Buenos Aires, aunque para ese entonces reconoció que la eventual candidatura de Hilda “Chiche” González de Duhalde “es materia de negociaciones”.

“La mayor firmeza y las mayores posibilidades hasta que yo tenía conocimiento ayer, era de la presentación de Chiche en representación del Partido Justicialista de la Provincia, como candidata a senadora nacional”, sostuvo el legislador hiperduhaldista.

El intendente Mussi fue algo más contemporizador y, en un lenguaje llano, expresó: “Todavía existen posibilidades de un acuerdo. Aquí no se pudrió nada”. A pocas horas de que venza el plazo para la presentación de listas provinciales y luego de tensas gestiones, el miércoles por la mañana el escenario se mostraba confuso.

Las negociaciones vinculadas al armado electoral del PJ bonaerense quedaron trabadas como consecuencia de las diferencias entre la Casa Rosada y la tropa de Duhalde sobre el porcentaje y los nombres para la integración de las listas.

El martes por la noche ante algunas versiones que daban cuenta de un acuerdo en el porcentaje que cada sector llevaría en las listas provinciales y nacionales, el gobernador Felipe Solá se acercó a la Casa Rosada, el bunker donde se apostó la tropa kirchnerista. Es que las versiones daban cuenta de que la famosa relación 70/30, a favor de Kirchner en la nación y de Duhalde en la provincia, finalmente estaban cercanas a un acuerdo, dejando a Solá mal parado. Pero cuando llegó todo tenía otro color.

Según indicaron a la prensa fuentes de Balcarce 50, en una reunión realizada el martes por la anoche con los ministros Alberto Fernández, Aníbal Fernández y José Pampuro y Solá, entre otros, el presidente Néstor Kirchner habría manifestado su enojo por las desinteligencias que aún persistían entre ambos sectores y sacó a relucir el betún.

“Yo vine a cambiar la política y no me entendieron, es hora de decir basta. Pónganse a hacer las listas con los mejores hombres. No se olviden que soy un militante y que voy a recorrer lugar por lugar, pueblo por pueblo. Voy a salir a ganar”, habría afirmado Kirchner, según la fuente citada por una de las grandes agencias de noticias.

Alak, obediente confirmó al día siguiente, que el viernes el “Frente para la Victoria de la provincia de Buenos Aires va a formalizar la presentación de candidatos en los 134 distritos que tiene el territorio, tanto de concejales, como de diputados y senadores provinciales”. Para ese entonces el ultraduhaldista Mussi, su par de Berazategui, continuaba negando que se hayan frustrado las negociaciones por el armado de las nóminas. Para este intendente “las conversaciones” continuarían, pese al vencimiento para presentar candidaturas provinciales.

Pero la historia parece no tener fin. Ante la inminencia del cierre de listas, y la ruptura materializada, algunos trascendidos deban cuenta de un posible plan B pergeñado por la tropa duhaldista. Es que el pasado martes, luego de ratificar que no apelaría la decisión del juez electoral Manuel Blanco que fijó el 30 de junio como plazo para la presentación de listas de candidatos nacionales y provinciales, el duhaldismo confirmó que la idea es basarse en el decreto presidencial 451 que habilita la fecha del 7 de julio para poder cumplir con el trámite final.

Así lo aseguró Jorge Landeau, apoderado legal del justicialismo en la provincia de Buenos Aires. En opinión del duhaldismo, la determinación del juez Blanco contradice el decreto 451 firmado por el presidente Néstor Kirchner y también una acordada de la Cámara Nacional Electoral.

El decreto establece que el magistrado deberá pedir a la junta electoral de cada partido la lista de precandidatos, pero no pone fecha para tal fin, sino que sólo indica que se deberán presentar las listas definitivas 30 días antes de las internas, esto es el 7 de julio. La tropa duhaldista no ocultó su desconfianza de que Blanco haya optado para la unificación de la presentación de listas la fecha 30 de junio, día en que cerraban las listas provinciales.

La oficialización de la ruptura

Finalmente, a última hora del jueves 30 se conoció que la ruptura no tenía vuelta atrás. Así y todo, los sectores más conciliadores de los dos bandos, sacaron de la galera una última posibilidad que podría materializarse en agosto: una alianza electoral entre el PJ y el Frente Para La Victoria.

En las negociaciones quedó en evidencia que el ex presidente Eduardo Duhalde no estaba dispuesto a bajar la candidatura a senadora de su esposa, Hilda “Chiche” González, sin que su adversaria, Cristina Fernández de Kirchner, saliera siquiera a la cancha a pelear. Si bien la primera dama mide ahora mejor que la diputada en las encuestas, es una incógnita lo que sucederá cuando comience en forma anticipada la campaña electoral, donde Duhalde apuesta a revertir esa tendencia.

Para tal fin, el ex mandatario tiene pensado renunciar a sus tareas en el Mercosur -una de las seguras consecuencias de esta ruptura, ya que no contaría además, para tal fin, con el aval presidencial. Duhalde planearía recorrer con su esposa cada rincón de la provincia, en busca de posibles votos y adhesiones a partir de que cuenta con el sello del PJ.

De hecho, no es casualidad que el candidato elegido para secundar a “Chiche” Duhalde en la fórmula sea José María Díaz Bancalari: la candidatura del diputado garantiza el “puro aparato”, ya que preside el PJ bonaerense. Pero también esa postulación -como la de Jorge Villaverde encabezando la lista de diputados nacionales-, tendría un doble sentido, que aunque hoy imposible de acá a un mes no se puede descartar: un eventual acuerdo antes del 24 de agosto, cuando venzan todos los plazos para hacer alianzas.

Villaverde y, más aún, Díaz Bancalari, eran la fija para lograr el consenso si se rubricaba al final un acuerdo entre las partes. Lo dicho: a medida que las negociaciones se encaminaban a la ruptura, el duhaldismo hablaba, sin embargo, de posibilidad de acuerdo, nunca dijo cuándo.

La posibilidad de que sea en agosto más que una alternativa, es una esperanza de muchos peronistas bonaerenses. Entre ellos figuran los que corren el riesgo de que, al jugarse por el viejo caudillo bonaerense, pierdan el aluvión de votos que los que ya se cambiaron de bando esperan obtener detrás de la figura de Cristina.

A ellos se suman los que ahora ya están estampados en la lista presentada bajo el nombre de los Duhalde.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Jorge Dorio recorre la semana post-elecciones y con sus versos nos revela que, aunque la derrota aun no haya sucedido, el Frente de Todos debe no solo aliarse, sino empezar a actuar en vez de hablar.
En esta nota descomponemos los resultados de las elecciones del domingo pasado. Pensamos en los debates internos de las diferentes coaliciones y las estrategias que deberán ser llevadas a cabo.
A 66 años de la autodenominada Revolución Libertadora, leemos nuestro presente y encontramos sombras de la misma, la cual amenaza el futuro y la existencia de la sociedad argentina.