Alto Paraná

En abril pasado, el abogado del municipio paraguayo de Ñacunday, Pablo Darío Aguayo Domínguez, denunció ante el Fiscal General del Estado la grave contaminación que produce la papelera Alto Paraná, ubicada en Puerto Segundo, Esperanza, Misiones, justo enfrente del puerto paraguayo de Paranambú, perteneciente a aquél municipio.

Puntualizó el letrado que desde su inauguración en 1978, dicha papelera causa grave contaminación tanto por aire como por agua, en este caso al verter al río gran cantidad de líquidos de desecho de color negro con mucha espuma y olor pestilente, los que han eliminado en ese canal -de veinte metros de ancho- toda fauna y flora e incluso carcomido sus barrancos.

Al respecto, Aguayo Domínguez recordó que, justo frente a la papelera, del lado paraguayo, comienza el Parque Nacional Ñacunday, que ha sido muy perjudicado por dicha contaminación, “por ejemplo en lo que hace al desove de los dorados y en la habitual anidación de las bandadas de golondrinas en las cuevas ubicadas detrás de las cataratas”.

Aguayo también denunció que un olor “extremadamente nauseabundo” es omnipresente en todas las condiciones climáticas en un radio que va de los 20 a los 30 Km. y que en ocasiones se percibe incluso a 70 Km.

Tras ofrecer una amplia variedad de fotos y videos acerca de lo denunciado, el abogado pidió al Fiscal General la urgente intervención de la Cancillería y el Ministerio Público guaraníes para que la Argentina cumpla “los acuerdos bilaterales y los convenios internacionales vigentes”.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

A 98 años de la masacre de Napalpí, conversamos con Federico Carniel, fiscal a cargo de impulsar la investigación sobre los funestos hechos que acontecieron en aquella localidad.
La práctica de la lectura nos abre nuevos caminos y viejas preguntas qué vuelven a ser reformuladas para siempre encontrar nuevas conclusiones.
En tiempos de crecimiento chino y de incertidumbre por el futuro, aquí va un intento por psicoanalizar al país más poderoso del siglo XX, el cual hoy se aferra a la preservación de un pasado tan idealizado como irrecuperable.