A conspirar desde radio Colonia

La dictadura no sólo dejó una norma que regula los medios de comunicación en favor de los poderosos. También dejó mucha alienación, mucho medio pelo alegre, mucha colonización pedagógica con tinte progresista.
La alienación procesista, ignora la historia y la historia se la lleva puesta. El medio pelo tilingo repite la sanata del poder. El progresismo colonizado se regodea en categorías como bonapartismo, populismo o fascismo a la hora de referirse al peronismo. Todos aplauden cada vez que los gorilas en nombre del derecho, la república y la libertad bombardean la Plaza de Mayo.
Hoy tenemos una ley: de la democracia. Pero ya tuvimos una ley, la única, la primera: 14241. De un gobierno que llenó el país de democracia y justicia. De otro gobierno peronista. Que enfrentó a los Bemberg y expropió La Prensa para los obreros.
Bueno sería que lo recordáramos, en el aniversario del 16 de setiembre gorila, sobre todo aquellos peronistas que muchas veces se cuidan de evitar la crispación del poder que permanentemente promueve el compañero Kirchner.
Ahora que se vayan a conspirar desde radio Colonia.
[
Diego Fernández->diegoferna7@yahoo.com.ar]

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Rosana Galliano, un nombre que marcó a fuego la lista de nuestras víctimas mujeres en Argentina. Recibió cuatro tiros por la espalda. Una nueva entrega de Ricardo Ragendorfer.
Jóvenes echados de sus casas. Mujeres solas que la pelean como pueden. Una pareja que sale y vuelve de la calle según los vaivenes de la política. El “Operativo Limpieza” del macrismo en la Ciudad. Por Eduardo Silveyra
Belocopitt, Lorenzetti, medios de comunicación y cientos de miles de millones en disputa. El conflicto del gobierno con las clínicas y sanatorios. Los poderosos jugadores en pugna y la cinchada por la plata de las prestaciones. Por Gustavo Castro