Santa Fe: La provincia invencible en disputa

El tercer distrito con más electores del país concurrirá a elecciones primarias para definir sus candidatos. Boleta única, reparto de escaños legislativos, y un aparente mano a mano entre el peronismo y un gran frente opositor.

El próximo 16 de julio se desarrollarán las Elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) en la provincia de Santa Fe. En todo el territorio provincial se definirán las candidaturas para los comicios generales del 10 de septiembre, fecha en la cual la ciudadanía se volcará a las urnas para elegir gobernador, diputados provinciales, senadores departamentales, intendentes, presidentes comunales, y concejales. El duelo electoral que se avizora tiene múltiples particularidades que lo pondrán en los grandes focos de la política nacional.

Para entender la elección, primero hay que comprender ciertas cuestiones que explican el actual escenario. En primer lugar, en mayo del 2021 falleció por COVID el ex gobernador Miguel Lifschitz, quien detentaba un gran poder basado en su potencia electoral y su figura funcionaba como punto de acumulación que permitía la unidad del Frente Progresista y el rol del Partido Socialista como actor principal. En segundo lugar, la vetusta Constitución provincial (sancionada en el año 1962) no permite la reelección del gobernador, por lo cual quien sea electo para conducir los destinos de la provincia comenzará a sufrir el síndrome del pato rengo desde el primer día de gestión. En tercer lugar, el sistema de boleta única continúa teniendo sus defensores y detractores a ultranza. Mientras los primeros defienden los beneficios vinculados a mayor representatividad, control, y una eficacia del dinero público, sus detractores marcan que esto favorece la irrupción de candidatos mediáticos en la boleta (en detrimento de los partidos y alianzas). En cuarto lugar, Santa Fe se encamina a tener su primera elección local con la participación del voto joven, debido a que el Tribunal Electoral de Santa Fe dio lugar a un recurso de presentación y avaló que cerca de sesenta mil votantes que tienen entre 16 y 17 años se sumen al padrón electoral y puedan sufragar.

Para la elección de gobernador, las PASO santafesinas tendrán siete Frentes electorales, de los cuales sólo tres tendrán más de un candidato. En este sentido, y por orden según aparecen en la boleta única tras el correspondiente sorteo, aparece en primer lugar “Viva La Libertad” quien lleva de candidato a Edelvino Bodoira –un abogado de la ciudad de Rafaela—. Este Frente no tendrá interna y se encuentra integrado por un sector de liberales, militantes contra el aborto, evangelistas y algunos pequeños armados vecinales. Para resaltar es que si bien se intentan asociar a la figura de Javier Milei, no tienen ninguna relación directa con este último.

En segundo lugar, aparece la “Coalición Cívica-ARI” quien lleva como candidato a Eduardo Maradona, un empresario dedicado a la comercialización de materiales de construcción, revestimientos y sanitarios. La presentación de la Coalición Cívica por fuera del gran frente opositor obedece a un gran factor: la referente nacional Elisa Carrió lanzó unas declaraciones incendiarias al asegurar que su partido no formaría parte de “Unidos por Santa Fe” debido a que parte de la alta dirigencia tiene nexos con el narcotráfico, para después apuntar directamente a Maximiliano Pullaro, sin embargo, desde el sector opositor resaltan que el verdadero problema fue que no le aseguraban un puesto competitivo a Lucila Lehmann (referente santafesina del espacio de Carrió) en la boleta.

En tercer lugar, el Frente “Juntos Avancemos” que tiene al Partido Justicialista como columna vertebral tendrá una interna de cuatro candidatos. El primero de ellos es Eduardo Toniolli, referente del Movimiento Evita, que cuenta con el apoyo de Ciudad Futura, Patria Grande y de Unidad Popular. El segundo precandidato es Leandro Busatto, un santafesino de la escudería del “Chivo” Rossi quien buscará hacer pesar el apoyo del candidato a vicepresidente por Unión por la Patria. El tercer candidato es Marcos Cleri, referente de La Cámpora que basa su cartelería en la figura de Cristina Kirchner pero que no recibió –al menos públicamente— ningún mensaje de apoyo de la vicepresidenta. Cleri comparte fórmula con Alejandra Obeid, hija del recordado y fallecido ex gobernador Jorge “Turco” Obeid. Por último, se encuentra el candidato con mayor potencial electoral: Marcelo Lewandowski –quien es senador nacional desde el año 2021— que está acompañado por Silvina Frana, histórica dirigente de la capital provincial y actual ministra de Infraestructura, Servicios Públicos y Hábitat. La presentación de Lewandowski como precandidato estuvo cargada de suspenso, debido a que el senador nacional pretendía imponer sus condiciones para aceptar, mientras que el gobernador Perotti utilizaba a su delfín Mirabella como carta-candidato para intentar negociar lo menos posible El camino se despejó tras la aparición de jefes comunales del interior santafesino que empujaron el nombre del ex periodista deportivo para mantener viva la llama de la esperanza peronista. Asimismo, el massismo fue otro actor fundamental para destrabar su candidatura y resta saber si la designación de Sergio Massa como candidato a presidente tendrá algún efecto positivo en el tablero electoral santafesino.

El cuarto frente inscripto es Escucharte, quien propone a Gustavo Marconato como gobernador, y llevan adelante una campaña alejada de las estructuras tradicionales, recorriendo pueblos y ciudades con una propuesta de candidatos independientes, que se encuentran fuera de la función pública y apelan a la co-construcción de la agenda con la ciudadanía.

En quinto lugar, la izquierda santafesina tendrá una interna entre sociólogos debido a que Carla Deiana –referente del Partido Obrero— y Octavio Crivaro –dirigente del Partido de los Trabajadores Socialistas— pugnan por la representatividad del sector de la izquierda obrera para las elecciones generales.

La sexta colocación es para el Partido Moderado, quien lleva a su fundador Walter Eiguren como candidato a gobernador. Eiguren es una figura prácticamente desconocida para el electorado pero se le recuerdan algunos intentos fallidos, como por ejemplo cuando intentó ser gobernador en el año 2007 bajo el patrocinio del ex presidente Menem y obteniendo poco más de cinco mil votos.

Por último, el gran frente opositor Unidos Para Cambiar Santa Fe, tiene como accionistas principales al PRO, la Unión Cívica Radical y al Partido Socialista. Maximiliano Pullaro, ex ministro de Seguridad provincial y actual dirigente de una línea interna radical, busca obtener la candidatura oficial para representar al espacio. Por otro lado, Carolina Losada, quien ganó las elecciones a senador nacional en el 2021, intenta quedarse con la nómina en vistas a las generales y ha desplegado una táctica agresiva contra quien considera su acérrimo rival. Es que en las últimas semanas, Losada ha iniciado un raid mediático acusando directamente a Pullaro de tener vínculos con el narcotráfico, aduciendo la cercanía que él mismo tenía con sectores ligados al narcotráfico. El núcleo de la ofensiva está en la figura de Druetta, a quien Pullaro ascendió y nombró como Jefe de Drogas Peligrosas y que hace pocos años terminó siendo condenado por la justicia por delitos vinculados al tráfico de estupefacientes. Asimismo, Losada empuja unos audios filtrados del ex ministro en donde parece arreglar concursos policiales y hasta lo acusó de que desde Nación debían ocultarle la información de allanamientos porque si Pullaro lo sabía “no encontraban nada”. Por otro lado, desde el sector del radical prefieren no contestar y se limitan a señalar encuestas que lo dan vencedor como el verdadero motivo de la “desesperación” de Carolina Losada. Por último, la ex intendenta de Rosario, Mónica Fein va en representación de la escudería socialista que lucha por su supervivencia, tras su derrota tanto a nivel municipal en Rosario como a nivel provincial contra Perotti, y el posterior fallecimiento de su conductor Miguel Lifschitz. La ex-intendenta de Rosario buscará hacerse fuerte en los dos grandes centros urbanos para mostrarse competitiva y apunta a una elección de tercios en la interna que le permita dar la sorpresa.

La pelea de pesos pesados no es exclusiva de la carrera por la gobernación. En diputados provinciales la cosa está que arde, esto se debe más que nada a la importancia política de quien detenta el control de la cámara pero también debido al mecanismo de reparto establecido por la normativa vigente. La cámara baja de Santa Fe se encuentra compuesta por cincuenta miembros, de los cuales 28 son para el partido que obtenga la mayoría simple de los votos en las elecciones, siendo los otros 22 distribuidos entre los demás partidos en proporción. Esto le otorga al ganador de la categoría un gran poder y una gran influencia no sólo sobre la cámara sino también sobre las acciones del gobierno.

Por ello, el actual gobernador Perotti diagramó un esquema político que lo tiene como cabeza de una de las listas, con la que buscará vencer en las primarias y en las generales para poder erigirse como presidente de la Cámara de Diputados y desde allí poder administrar y mantener su poder político. Para cumplir con su cometido, deberá sortear el primer desafío que es vencer por amplío margen a sus rivales en la interna, para poder incluir la mayor cantidad de sus soldados fieles en la lista definitiva. Allí medirá fuerzas contra otras siete listas, siendo las encabezadas por la vicegobernadora Rodenas, el actual diputado “Cachi” Martínez, la representante del Movimiento Evita Lucila Deponti, y la actual concejala de Rosario Norma López, las que tienen aspiraciones para competirle de cerca al gobernador.

Asimismo, el frente opositor también tendrá una interna atractiva en cuanto a nombres. Es que encabezando dentro de las siete listas presentadas, se puede encontrar a José Corral (ex intendente de ciudad de Santa Fe), Dionisio Scarpín (actual senador nacional), Clara García (dirigente socialista), y Antonio Bonfatti (ex gobernador). Todos ellos buscarán encabezar la lista opositora para las elecciones generales y poder plantarse así (de vencer en las generales de septiembre) como máxima autoridad de la Cámara de Diputados con aspiraciones a construir una candidatura a gobernador/a para el año 2027.

En cuanto a la campaña, el factor Perotti se ha vuelto una suerte de línea de acción y discurso tanto para el oficialismo como la oposición. Desde la vereda de enfrente, se turnan para pegarle a la gestión actual y responsabilizarlo de los problemas que hay en la provincia, sobre todo la cuestión ligada a la narcocriminalidad en la ciudad de Rosario. Por otro lado, en la alianza oficialista, también son grandes los esfuerzos por despegarse de la imagen del actual gobernador, a quien le achacan haberse cerrado sobre sus seguidores y construir de un modo sectario. Sin embargo, quien se encuentra en un equilibrio estratégico es Marcelo Lewandowski, quien repite como un mantra “profundizar lo que está bien y cambiar lo que está mal” a la hora de ser consultado por la gestión de Perotti. Es que aquí sobrevuela el quid de la cuestión, ¿se puede prescindir de Perotti o es imprescindible? Es que más allá de que posee los “fierros” del Estado santafesino y eso supone una ventaja comparativa a la hora de encarar una campaña, no es menos importante la dicotomía de la opinión pública. Perotti posee una baja imagen en Rosario y aledaños mientras que conserva un buen nivel de aceptación en el centro-norte provincial, exactamente lo contrario al fenómeno Lewandowski. Por ello, el precandidato no reniega del gobernador y el gobernador pega su cara a la del senador nacional en la cartelería rosarina.

Las encuestas que se hacen públicas son difundidas desde los sectores “ganadores” y son desestimadas desde los bandos “perdedores”. En la escudería de “Unidos por Santa Fe” el optimismo es tal que dejan a entrever que la verdadera elección es la interna y confían en conseguir un amplío margen sobre el PJ. Del bando peronista apuntan a un aluvión de votos (con base en Rosario y arrastrado por los intendentes, jefes comunales y senadores del interior) que permita a Lewandowski ser el candidato individual más votado, para que sirva como plafón el resto de la campaña y que la brecha estrecha permita pescar en el electorado de centro que votó a una opción que quedó fuera de competencia. Lo cierto es que las PASO que se celebrarán el domingo 16 de julio, serán no sólo la forma de ordenar todos las candidaturas y frentes políticos, sino también un punto de partida para que cada candidato sepa donde está parado.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

La fenomenal caída de 2023, responsabilidades transversales con Perotti a la cabeza, boleta única, Llaryora, Kicillof, Lewandowski y la nueva conducción del PJ de la provincia de Santa Fe en la reconfiguración hacia adelante. ¿Y María Eugenia Bielsa?
Tras los cierres de institutos estatales cruciales para nuestro país, el columnista Eduardo Silveyra reflexiona sobre lo realizado desde el Instituto de Economía Familiar Campesina Indígena y las luchas campesinas y estatales.
Entrevista a fondo con Marcelo “el Turco” Saín, ex ministro de Seguridad de Santa Fe. Suplemento especial de Revista Zoom. Un panorama completo sobre la geografía narco de Rosario: poder, política, policía, Estado, clanes, y lazos de toda la trama. Por Carlos Benitez Gibbons.