Muerte y transfiguración de Angela Merkel

Cuando ya se anunciaba su fin de su largo mandato, la canciller contraatacó y sus movimientos parecen definir también el futuro inmediato de la economía alemana.

Luego de haberse acordado el pasado miércoles 7 la formación de una gran coalición de gobierno entre la Unión Demócrata Cristiana (CDU) de la canciller Angela Merkel, la Unión Socialcristiana de Baviera (CSU) y el Partido Socialdemócrata (SPD) en la que éste obtuvo los ministerios de Exteriores, Interior y Finanzas e importantes concesiones laborales y sociales, muchos analistas se apresuraron a pronosticar el comienzo del fin de la jefa del gobierno alemán que ya lleva 12 años en el cargo. Sin embargo, usando su táctica favorita de “delegar los conflictos”, Merkel desató en el SPD una batalla entre europeístas e innovadores que no sólo defenestró a dos líderes que podían hacerle sombra, sino que puso en la agenda política la redefinición del rol internacional de Alemania en el inicio de la cuarta revolución industrial.

 

El martes 13 el presidente del SPD, Martin Schultz, renunció al cargo con efecto inmediato y fue sucedido por el hasta entonces vicepresidente, el ministro-presidente de Hamburgo, Olaf Scholz. Originariamente estaba previsto que el cargo fuera asumido por la hasta entonces secretaria general, Andrea Nahles, pero, por respeto a los estatutos, el partido tendrá hasta su congreso, el 22 de abril, una cabeza doble: Scholz conducirá la formación interinamente junto con Nahles como presidenta del bloque parlamentario. Si bien el recurso estatutario puede leerse como resultado de los reparos que despierta la todavía ministra de Trabajo (2013-17) en el liderazgo partidario, también a ella le conviene no exponerse demasiado, mientras dura el referéndum por vía postal de los 540.000 afiliados sobre la participación o no en la gran coalición con los conservadores. Cuando éste acabe el próximo 4 de marzo, su resultado (cualquiera sea) definirá el rumbo del país y obligará a todos los actores a jugar sus cartas.

 

Al forzar la renuncia de Schulz (quien esperaba seguir en funciones hasta el congreso partidario y así influir en la formación del nuevo gabinete), el presidente socialdemócrata mandó también al geriátrico a su contrincante interno, el actual ministro de Relaciones Exteriores Sigmar Gabriel, quien el viernes 9 cometió el furcio en una entrevista de declarar que su hija de seis años estaba feliz de que abandonara el ministerio y así estuviera más tiempo con ella que “con ese señor con los pelos en la cara” (por la barba de Schulz). El agravio personal no está bien visto en la política alemana y el chiste fue el bienvenido pretexto para que su partido lo obligara a dejar disponible la cartera de Exteriores.

 

Es que debajo del conflicto personal entre los dos ex amigos se esconde el insoslayable debate sobre la orientación internacional de Alemania. Antes de ser elegido presidente del SPD en mayo pasado, Schulz había hecho una larga carrera en la política europea. Es un hombre de la burocracia de Bruselas que desde el ministerio habría contribuido a profundizar la integración y cohesión del bloque, pero con enormes transferencias de recursos hacia los países más atrasados de la UE, convalidando la política monetaria del Banco Central Europeo y retrasando la innovación tecnológica que Alemania necesita, para poder competir con EE.UU., mantenerse al ritmo de China y evitar el vaciamiento del bloque desde Londres.

 

Gabriel, por el contrario, está estrechamente ligado a Volkswagen, a más tardar desde su mandato como ministro-presidente de la Baja Sajonia (1999-2003), estado que posee el 18% de las acciones del gigante. Es un cuadro del complejo automotriz alemán, hoy severamente golpeado por las multas y sanciones en EE.UU. y obligado a reconvertirse hacia el transporte eléctrico después de la decisión china de septiembre pasado de abandonar los hidrocarburos. Ya ha dado el paso hacia la robotización y pactado con sus trabajadores la disminución de la semana de trabajo a 28 horas, para que éstos puedan consumir más, pero las exigencias externas apremian. Alemania necesita ganar autonomía frente a Estados Unidos sin pelearse con su protector, mostrarle a Francia que es mejor aliado que Gran Bretaña (con la que aquélla coquetea intensamente), recortar el poder de la burocracia europea, negociar con Rusia la división de áreas de influencia en Europa y convencer a los demás miembros de la Unión que con ella como locomotora viajan en el mejor de los trenes. La pelea por el liderazgo socialdemócrata sirvió para dejar libre el ministerio de Exteriores y que Merkel y Nahles lo cubran con alguien de consenso. Está claro por el acuerdo de coalición que lo ocupará un dirigente del SPD, pero es muy difícil que sea un europeísta.

 

Aunque con menos ruido, la situación dentro de la Unión tampoco es tranquila. CDU y CSU han perdido muchos votos a manos de los nacionalistas y su ala derecha desconfía de la gran coalición con los socialdemócratas, porque temen que deje a los votantes conservadores en manos de la AfD. Angela Merkel se hizo cargo de estos temores, cuando el lunes 12 declaró que en el nuevo gabinete no habría ministros de más de 60 años y que todas las corrientes del partido estarían representadas en él, pero habrá que esperar al congreso de la CDU, dentro de dos semanas, para saber en qué medida la Canciller vuelve a tener la confianza de sus bases. Significativamente, la composición del nuevo gobierno recién se anunciará después de la reunión y de conocerse el resultado del referéndum socialdemócrata.

 

Angela Merkel es una maestra del conflicto por delegación. Para evitar que su partido estalle, ha provocado una batalla dentro del SPD. Así gobierna desde 2005. Sin embargo, el crecimiento de la AfD y el giro del Partido Liberal (FDP) hacia la derecha han creado una situación crítica. Los partidos establecidos necesitan recuperar la confianza de la mayoría. Angela Merkel y Andrea Nahles están en condiciones de hacerlo y al mismo tiempo definir el nuevo rumbo internacional, pero para ello deben eliminar a algunos competidores. Las dos mujeres tienen caracteres opuestos, pero gracias a su colaboración forzada Alemania puede asegurarse su lugar entre las grandes potencias.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Exclusivo para Zoom, Jorge Dorio recorre la historia del ámbito salud. Haciendo hincapié en CABA, se pregunta sobre cómo este se vio afectado en la era macrista.
Las políticas encarecedoras y expulsivas en la Ciudad de Buenos Aires lo único que hacen es aumentar. En esta nota analizamos cual es la situación actual de la economía y vivienda de los ciudadanos y el rol que ocupa el Estado en su desempeño.
Gilda se hizo Santa porque así lo quiso el pueblo. A 25 años de su muerte, recorremos su vida y su impacto social, el cual sigue siendo vigente.