El búmerang catarí

Al bloquear a Catar, la familia Saud acató la demanda de Trump de romper con la Hermandad Musulmana, pero la aguda división de Levante amenaza su poder

La crisis desatada hace seis semanas entre Arabia Saudita, Egipto y los Emiratos Árabes Unidos, por un lado, y Catar, por el otro, se agrava día a día, generando una cadena de reacciones y desestabilizando a sus iniciadores. Acabando con el santuario catarí, la realeza saudí esperaba consolidar su hegemonía regional y asegurar que la sucesión venidera transcurra en paz, pero no dimensionó el alcance que tendría la crisis. Ésta es parte del tortuoso final de la guerra en Siria y de la subsecuente formación de nuevos alineamientos en Levante que Rusia y Estados Unidos intentan controlar. En el nudo entre las corrientes encontradas se encuentra hoy el pequeño emirato del Golfo.

 

Luego de que The Washington Post revelara el domingo que los Emiratos Árabes Unidos (EAU) habían organizado en mayo pasado el hackeo de los servicios electrónicos de la Agencia de Noticias de Catar (QNA, por su sigla en inglés), para atribuir al Emir, Sheik Tamim Bin Hamad al-Tani, posiciones favorables a Irán, la Hermandad Musulmana y Hamás, el conflicto del Golfo Pérsico se trasladó al interior del gobierno norteamericano. Mientras que el Presidente Donald Trump había respaldado a los sauditas, el Secretario de Estado Rex Tillerson pasó casi toda la semana pasada viajando infructuosamente entre las capitales del Golfo en busca de un compromiso. Los EAU han rechazado la acusación, que deslegitima el bloqueo total que dispusieron junto con Baréin, Saudiarabia y Egipto el pasado 5 de junio.

 

El hackeo se produjo el 24 de mayo, apenas Trump en Riad condenó a la Hermandad Musulmana. Emiratíes, bareiníes y sauditas se sintieron entonces autorizados para bloquear Catar. Como respuesta, salieron a luz los intensos contactos entre el embajador emiratí en EE.UU. y la Fundación para la Defensa de las Democracias, un lobby pro-israelí con sede en Washington.

 

También los ministros de Exteriores británico, francés y alemán recorren la zona tratando de mediar. Los europeos temen la ruptura de la coalición antiiraní en el Golfo y compiten entre sí para sacar provecho de los cambios en la región.

“Mientras que Moscú se mueve entre bambalinas, Washington está amarrado a ambos lados de la fractura”

Parece que la crisis detonó, porque en abril pasado Catar pagó a milicias suníes y chiítas en Irak y Siria un total de 900 millones de dólares, para rescatar a 26 rehenes cataríes y asegurar el traslado de civiles desde pueblos sunitas sitiados en Siria. Sin embargo, según la CNN, más importantes serían acusaciones mutuas de haber violado acuerdos secretos que los gobiernos de la región hicieron entre 2013 y 2014. Los bloqueadores acusan a Catar de estar apoyando a la Hermandad Musulmana en distintos países y a la TV catarí Al Jazeera de ser un órgano de agitación contra los regímenes regionales.

 

La Hermandad Musulmana fue refundada por la inteligencia británica en 1951 sobre la base de un grupo homónimo ya disuelto, para combatir al nacionalismo panárabe. Originariamente apelaba a métodos pacíficos, pero desde el surgimiento de Hamás en Gaza hace 30 años se radicalizó. Fuertemente reprimida en Egipto, la Hermandad tiene hoy sus bases principales en Turquía, Sudán y Catar, aunque sus milicianos combaten también en Libia, el Sahara, Yemen, Siria e Irak. Los sauditas los apoyaron intermitentemente, pero –presionados por Trump– ahora los combaten.

 

Cuando Riad y sus aliados decretaron el bloqueo, esperaban la pronta rendición de Doha, pero el activo apoyo turco, primero, y la apertura de Irán para los suministros a Catar, después, complicaron el conflicto. Aunque prudentemente, también Rusia interviene a favor de los civiles cataríes. Turquía, incluso, ha enviado mil militares a Doha. El pliego de 13 condiciones para levantar el bloqueo llevó, al contrario, a fortalecer la alianza turco-catarí y acercó a Ankara con Teherán.

 

Para hacer aún más compleja la relación de fuerzas en la región, el pasado miércoles 12 China informó que su primera base naval en el extranjero ha comenzado a funcionar en Yibutí. Se trata de una ex-colonia francesa situada enfrente de Yemen, en la conexión entre el Océano Índico y el Mar Rojo. Aunque sea para combatir a los piratas somalíes y asegurar el tráfico comercial con Europa, China se instala en Levante y al lado de una base de la Marina de EE.UU.

“El conflicto del Golfo Pérsico se trasladó al interior del gobierno norteamericano”

En su encuentro del 7 de julio pasado en Hamburgo Vladimir Putin y Donald Trump alcanzaron acuerdos aún desconocidos para regular sus conflictos, pero fueron inmediatamente torpedeados por sus adversarios internos y externos. La decisión de habilitar el estacionamiento de tropas norteamericanas en tres regiones del sur de Siria habría llevado al fin de la guerra en ese país, en tanto Estados Unidos habría dejado de cuestionar la ocupación rusa en Crimea, pero el pasado viernes 14 Benjamin Netanjahu rechazó el plan. Las nuevas sanciones adoptadas el martes 18 contra Irán y las altisonantes declaraciones antirrusas en el Congreso norteamericano tampoco contribuyen al aumento de la confianza mutua.

 

Al mismo tiempo, la detención el sábado 15 del hermano y asesor del presidente iraní Hasán Rohaní por delitos financieros es una advertencia de la inteligencia militar a los ayatolás, para que mantengan la distancia con los Hermanos Musulmanes, fuertes en Turquía, contra quienes combate Irán en Siria y Yemen.

 

Urgido por la búsqueda de éxitos exteriores, para asegurarse una calma asunción del trono saudita, el joven Mohamed bin Salmán (31 años), hijo del Rey Salmán y Ministro de Defensa, se equivocó por tercera vez en poco tiempo. Apoyó a los salafistas en Siria y fue derrotado, invadió Yemen en 2015 y está empantanado en una guerra sin fin. Ahora bloqueó a Catar, dividiendo Levante en dos bloques, fortaleciendo a Irán y aumentando la influencia de Rusia. No hay más margen de error.

 

Mientras que Moscú se mueve entre bambalinas, Washington está amarrado a ambos lados de la fractura. Teherán, a su vez, busca aprovechar la ruptura entre sus enemigos, pero está tironeado por el conflicto interno entre militares y ayatolás.

 

Si la crisis se prolonga, es previsible que Israel desempate provocando una guerra por delegación. Si turcos y sirios convergen sobre el norte de Siria, Tel Aviv podría empujar a la guerra a los kurdos en Siria, Irak y Turquía. El fin de la guerra en Siria preanuncia el comienzo de otra más abarcadora que puede acabar con la dinastía de Ibn Saud y aislar a Israel.

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

En el nuevo Afganistán salir a las calles implica quedar desprotegido por cualquier tipo de derecho civil. En esta nota analizamos lo que trae consigo la retirada de Estados Unidos del territorio afgano y el asentamiento del régimen de los talibanes.
Luego de las elecciones y los debates en el Frente de Todos, desde Revista Zoom desarmamos la política económica llevada a cabo por el gobierno y proyectamos hacía el futuro de corto plazo.
Jorge Dorio recorre la semana post-elecciones y con sus versos nos revela que, aunque la derrota aun no haya sucedido, el Frente de Todos debe no solo aliarse, sino empezar a actuar en vez de hablar.