Cuando los senderos se bifurcan

La salida a la pandemia requerirá de un Estado Desarrollador que evite el retorno a la lógica de la especulación, la usura, la explotación del trabajo y los recursos naturales.

La pandemia del Covid 19 aceleró  los tiempos de una crisis económica financiera, que venía arrastrándose desde el estallido de la burbuja especulativa de la Lehman Brother en crisis  en 2008/9. 

La economía global viene de tumbo en tumbo de hace  décadas, siendo este, seguramente el de mayor impacto en los últimos cuarenta años. 

 Los economistas  creen que la pandemia podría costar al mundo al menos $ 5 billones de dólares en producción perdida en los próximos dos años. Eso representa casi el  8% del PIB bianual 2020/21. El costo para la economía global, será mayor que al de las dos mayores recesiones de 2008/09 y 1974/75. 

Donde se sentirá fuertemente el impacto será en la tasa de desempleo en EEUU donde la contratación es muy flexible, lleva hoy alrededor de 16  millones de empleos perdidos, pudiendo pasar los 20 millones en los próximos meses. 

En el resto de los países centrales el impacto será fuerte pero no alcanzará los números de catástrofe de EEUU, ya que en general el empleo en esos países cuenta con una legislación protectora. 

En los países emergentes y del Tercer Mundo, el impacto más fuerte será en el precio de los commoditys, o sea de su producción primaria exportable (granos, carne, minerales, energía, etc). Con el agravante que estos productos vienen bajando su precio internacional desde la crisis del 2008. 

El FMI estima que estamos  “asistiendo a un colapso de los precios de los productos básicos y a un colapso del comercio mundial, el más grave de todos lo visto desde la década de 1930″, 

La caída pronosticada de la actividad rondara en entre el 1 y el 2 % en los países en desarrollo. 

Está ocurriendo además, un hecho preocupante, que poco se habla y que afectara aun más a estas economías. La volatilidad de los capitales golondrinas especulativos, característico de la economía neoliberal global, están abandonando rápidamente estos países yendo a los países centrales. Además se  está produciendo una fuga masiva de capitales hacia las guaridas fiscales. 

Esto llevara inexorablemente a muchos países emergentes al default de su deuda pública, con lo cual, de no tomarse medidas, esto acentuara la profundidad de la crisis.

Si bien el Banco Mundial y el FMI tienen o contarían con fondos importantes para salir en “ayuda” de estos países, las políticas tradicionales de estos organismos hacen peligrar cualquier atisbo de recuperación. Las políticas de ajuste económico que estos organismos imponen como condición a su aporte,  lo muestra la historia económica de lo últimos setenta años, solo hace echar nafta al fuego, agudizando las crisis estructurales.

Si bien han ido mutando su discurso en estos últimos meses, y hacia posiciones más heterodoxas y más humanitarias, está por verse cuales será su ayuda y los condicionamientos que imponen. 

También es justo reconocer que existen gurúes económicos que no concuerdan con estos escenarios pesimistas; en general no se minimiza el daño que esta situación está causando pero sostienen que aplicar las viejas recetas keynesianas permitirá salir rápidamente de la crisis. Inyectar dinero en la economía familiar, para que las familias consuman más y puedan  dar satisfacción a una demanda insatisfecha por la imposibilidad del libre tránsito en estos meses. El aumento del consumo hará que comience una expansión de la economía en su conjunto en pocos meses.

Este escenario no es descabellado, siempre y cuando, no ocurra lo que sucedió en la crisis del 2008, donde ingentes cantidades de dólares fueron volcados por los Estados para sostener la economía, pero fueron apropiados por la banca trasnacional, lo que les permitió volver a generar otras burbujas especulativas. Estas políticas de especulación global son la causa de no haber podido superar las consecuencias de la crisis del 2008, pero además son la causa de la actual crisis. El covid-19 nos muestra la gravedad de la crisis pero esta ya estaba antes que se desatara la pandemia.

El otro condicionante es  hasta donde la prolongación de esta situación afectara  la capacidad de producción de los países. Este párate global, si bien todos los pronósticos, transitorio, está generando una gran masa de deudas, que podrían sacar del mercado a muchas empresas muy endeudadas. Cuando comience la reactivación muchas empresas, sobre todo las pymes,  no podrán subirse al tren nuevamente 

Es probable que una política neo keynesiana pueda ser efectiva, pero solo si se regula la actividad financiera, se restringe la circulación de capitales especulativos y  se controlan fuertemente las guaridas fiscales. 

Si no se modifican las estructuras que sostienen el andamiaje de lógica rentistica global, de acumulación financiera,  el dinero que se inyecte va a ser apropiado por la banca trasnacional y va generar otra ola especulativa, dejando que los pueblos, sobre todo los del Tercer Mundo, paguen los costos de esta nueva crisis. 

En el caso argentino, el Estado lanzó  una serie de medidas orientadas a inyectar dinero en el mercado y un amplio programa de apoyo para el sostén de la actividad económica. Por el momento el estado se hará cargo del pago de un porcentaje de sueldo de los trabajadores privados, una línea de créditos a tasa 0 para trabajadores autónomos y monotributistas. Esto se suma a medidas ya tomadas como el Ingreso Familiar de Emergencia o la Tarjeta Alimentaria para los sectores más vulnerables, créditos para pymes con destino a capital de trabajo y pago de salarios, etc.

Todas estas medidas implican un aumento en la emisión monetaria importante, ya que la recaudación de impuestos ha caído estrepitosamente  y en muchos casos se ha diferido su pago, así como cargas sociales, para después de junio. 

Indudablemente algunas de estas medidas son resistidas por el sistema bancario y aquellos sectores aliados a una estrategia de acumulación financiera global. Por ejemplo los bancos han puesto trabas al otorgamiento de créditos al sector pyme, al diferimiento en el pago de los saldo de las tarjeta de crédito, etc, los empresarios ms ricos del país se niegan a pagar un impuesto de emergencia sobre su patrimonio para solventar los efectos de la pandemia, grupos empresarios locales, aliados a los fondos buitres están saboteando el acuerdo por la reprogramación de la  deuda externa y una cohorte de economistas y periodistas están haciendo campaña defendiendo los intereses de estas minorías  

Igualmente dentro del mismo gobierno, sobre todo en el Banco Central hay una fuerte oposición a esta política de inyectar dinero en la economía, prima en muchos economistas, aun los que se precian de heterodoxos, un visión clásica, que la emisión genera por si sola inflación y que una emisión “exagerada” podría llevarnos a un híper inflación. Esto a priori parece más un prejuicio ideológico, ya que las posibilidades de una corrida de precios son pocas. Sobre todo en una economía prácticamente parada, donde no hay transacciones, donde hay exceso de stock, que debe ser liquidado rápidamente, y por ende donde no hay precios, salvo, relativamente, en el sector alimentario

Siguiendo en el caso argentino es necesario además ir por  un Estado muy fuerte que regule la actividad económica, con premios y castigos; una regulación del sector financiero, por ejemplo sería conveniente la reforma a las Leyes de Entidades Financieras y de Inversión Extranjera, dictadas por Videla – Martínez de Hoz  en 1976; avanzar en la des concentración de sectores de la economía, en especial el sector alimentario fuertemente oligopolizado en cuatro o cinco grupos empresarios; una reforma impositiva progresiva, donde sean los que más tienen quienes más paguen, etc. Es necesario que el Estado tenga un rol dinamizador de la economía, volver al estado empresario, que garantice no solo los servicios básicos de salud, educación y seguridad social, sino que sea un motor de un desarrollo industrial basado en las pymes, en síntesis un “estado desarrollador”.

Es fundamental  recuperar una cultura del trabajo y la producción de bienes y servicios. Sin esto, no hay salida, porque pasada la pandemia volveremos a la lógica de la especulación, la usura, la explotación del trabajo y los recursos naturales. Un modelo inviable, pero que asegura a sectores minoritarios fuertes ganancias y el control político y social de la sociedad. Hoy los vemos, como impúdicamente hacen campaña contra los intereses nacionales o tergiversan y sabotean las acciones del gobierno ante la pandemia, con la lógica de privilegiar sus negocios sobre la salud de sus connacionales. Para esos sectores la vida no vale nada, la de los demás por supuesto, solo vale para ellos maximizar su tasa de ganancia. 

COMPARTÍ ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Recibí nuestras novedades

Puede darse de baja en cualquier momento. Al registrarse, acepta nuestros Términos de servicio y Política de privacidad.

Últimos artículos

Exclusivo para Zoom, Jorge Dorio recorre la historia del ámbito salud. Haciendo hincapié en CABA, se pregunta sobre cómo este se vio afectado en la era macrista.
Las políticas encarecedoras y expulsivas en la Ciudad de Buenos Aires lo único que hacen es aumentar. En esta nota analizamos cual es la situación actual de la economía y vivienda de los ciudadanos y el rol que ocupa el Estado en su desempeño.
Gilda se hizo Santa porque así lo quiso el pueblo. A 25 años de su muerte, recorremos su vida y su impacto social, el cual sigue siendo vigente.